Archivo

Posts Tagged ‘puta’

Papi: El Donador De Esperma

febrero 7, 2013 12 comentarios

dad-loveHola compañeros de la red cibernética, les habla el que le enseñó a los pollitos a decir “pío”, Merdócrata. En la noche de hoy quiero hacer un post bastante especial pues pienso que me iré un poco a la realidad que pasa muchas personas, mujeres e hijos que han vivido la mala experiencia de tener consigo a un donador de esperma como esposo y padre de sus hijos. Siempre he pensado que es una de las historias que más se vive en la realidad actual de nuestro Puerto Rico. Un cabrón enchula a esta muchacha o le cae super bien, ella sede a sus encantos, sale con él, el tipo es un hijo de puta, ella una dama, pero ella cree que el tipo es un tipo cool a pesar de sus defectos, una cosa lleva a la otra, chichan, se le vienen dentro, preñan y se juyen. Claro está, cada historia tiene sus ramificaciones y sus contradicciones menores pero más o menos ronda ahí.

Una buena bloguera llamada Ruca Zombie me dijo un día palabras sabias que deben de ser universal en cada mujer para poder llegar a ser feliz en una relación: “una mujer debe de ser una dama en la calle y una puta en la cama”, eso, compañeros, es muy cierto. Hay mujeres que simplemente no se cuidan y son putas en la calle y putas en la cama y se lo dejan meter del primer puto que les moje la crica. Peor aún también encontramos aquellas que son putas en la calle y damas en la cama y ven como tabú que le devores el culo después de cagar “porque está sucio”. Hey, hay de todo en la viña del Señor. Es fácil juzgar a la mujer por qué tan bellacas son y por el tamaño de los gajos que tienen.

¿Saben que sé medir el tamaño de la crica de una mujer por el tamaño de su frente?

Bueno, pero que pasa cuando el problema no es necesariamente la mujer. Cuando la mujer jugó fair and square, entiéndase, jugó su rol bien como amiga, como novia, como concubina, como madre. ¿Qué pasa cuando las cosas llegan a un punto donde esa mujer se desvive por su rol y tiene como recompensa un mamabicho como esposo? ¿Qué pasa cuando el hombre se encarga de cagarla y herir su relación? Sencillo, pasan los roces. El tipo llega tarde, busca lo que no se le ha perdido en otro lado, llega borracho, ajumado, jendido, en otras ocasiones hasta drogado, apunto de un over, con el corazón en la mano la mujer pensando cuándo es que regresará ese infeliz hijo de la gran puta, rogando a Dios que esté sano y salvo.

fergallo

El hombre es sucio por naturaleza, lo sé, soy uno de ellos, lo primero que veo en una mujer son las tetas y me fijo muy bien si tiene los pezones erectos, sigo por su culo (de mujer), imaginando cómo es que se le mete la poca tela del gistro entre los cachetes del culo. Yo personalmente, soy un asqueroso ser Copro-Humano. ¡Lo admito! Pero jamás podré decir que soy un asqueroso mal padre. Bueno, no puedo ser un mal padre porque yo de por sí no tengo hijos. No puedo. Es cierto. Las ventajas (o desventajas, según el caso) de ser Merdócrata es que la mierda apesta, hiede, enferma, ensucia, caga pero no preña. Mi leche es estética. Aún así entiendo que quisiera ser padre algún día. Así sea de hijos que no sean míos de una mujer que esté super dura y que llene su cuarto de tributos al Oscuro, adoptando un gato bellaco que trepe escrines cuando escuche el miau de una gatita, de alguna pentecostal o una Mujer Caballo… bueno, Mujer Caballo no, ese es un capítulo cerrado en mi vida. Pero entienden el mensaje, Merdócrata desea ser padre así sea postizo. ¡Me desvivo por ello! Mostrar blasfemias a mis hijastritos, enseñarles a ligar nalgas en Canton Mall a lo Manny Colón, o enseñarles el valor del culo (de mujer) y ante todo, tratar a las damas con amor.

¡Amor mamabichos! Ese es el detelle. Una mujer que quiere de verdad no quiere por los chavos que ganas, por cómo sean tus looks aunque vistas de camisas compradas en Walmart, aunque tengas el carro puerco y sucio, o con una barba tan hija de puta que no te bese porue tus pelitos le raspan. Welebicho, ella te ama por lo que eres. Ella te ama porque eres proveedor, porque eres fiel porque eres atento y ante todo, porque eres padre.

Dicen que madre solo hay una. Yo digo que padre solo hay uno. Un papá provee, protege, ama a sus hijos ante todas las cosas. ¿Tu eres de esos? ¿Eres de los míos, que pensamos así? ¿O qué? Yo digo que los peores padres del mundo deben de venir de un pueblo salvaje de Puerto Rico, sin civilización ni temor a Dios. No sé. Creo que los del pueblo de Cidra son los más mierda. No sé, me huele que allí hay de esos tipos de padres que prefieren tomarse fotos con alguna gallina antes de fotos con los hijos. Apuesto que prefieren chingarse una yegua entre un bonche de panas antes de brindarle amor a la madre de sus retoños. De esa calaña de hijos de puta que prefieren mecanear un carro antes de mecanear su relación con sus nenes. No sé, me huele a que Cidra a de ser un pueblo mierda. No me sorprende.

fuddwomanCabrón, hablando claro, tu que estás divorciado, hijo de puta, te pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que vistes a tus hijos? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste te amo, no en un Twitter o Facebook, cabrón, pero a la cara, de frente, con el corazón de la mano? ¿Qué pasa junkie? ¿Acaso preferiste la bolsa de perico antes de dormir acurrucando a tu hijo? ¿Cuánto cuesta tu amor de padre? ¿Cuántos gramos de cocaína sirvió para borrar tu responsabilidad? ¿Cuándo preferiste oler perico que la mierda que cagaba tu hijo? TU HIJO.

Si eres padre, cabrón, aunque estés divorciado de esa buena mujer o de esa puta de mierda, recuerda que te divorciaste de tu ex pero no de tus hijos. Si te hace sentir mejor, muestra a ella que estaba bien equivocada cuando el juez te clavó con la pensión. Preocúpate, paga, responde, procura a tus hijos. Quizás algún día en tu lecho de muerte sea esos hijos tuyos aquellos quien te dará un beso y te dirán adiós, y te acompañen a ese sendero donde nadie despierta.

Ama cabrón, ama.

Recuerda, hasta los animales quieren a sus crías. El único animal que odia a sus crías eres tu, cabrón.

Muérete

Bellaqueo Pentecostal

enero 13, 2013 12 comentarios

Yo no soy un hombre tan religioso que digamos. A lo único que le he rendido culto a esta vida es al culo (de mujer) y a ver maratones de Baywatch en donde mi bicho aún late por los silicones de Pamela Anderson en su largo bikini rojo y ajustado. Pero en cuestión a la religión, nada, nada en verdad. La religión me importa un bicho honestamente pero las religiosas si me importan. Bueno, en Puerto Rico yo estimo que más del 70% de las mujeres son cristianas, no importa la denominación. Tienen fe en algo, así que, pues, hay que conformarse con lo que hay. Yo personalmente me gusta la mujer religiosa. Honestamente me gusta jugar “safe” entientiéndase que si ando con una atea creo que me van a pegar cuernos hasta en la punta del bicho. Las considero muy liberales y que selo dejan meter de cualquiera. No, eso conmigo no va. Yo quiero que la peste a webo que tenga mi mujer sea única y exclusivamente mía. Es por eso que trato que cada vez que le siembro el ñame por la tota a alguna hembra y exclaman “¡Ay Dios mío!, que rico Merdo’” yo siento una paz interior y una seguridad que ni les cuento. No obstante aunque no lo crean hay mujeres cristianas que dan mucha lata. ¿Y saben cuáles son las peores? ¡Las pentecostales!

Si welebicho, como bien te imaginas, en este primer post del 2013 les voy a hablar mi experiencia saliendo con una pentecostal. Oh Dios mío, mujeres pentecostales. Son de las experiencias más horribles que he tenido en mi vida. Yo siempre he sido de esos tipo que como bien les dije le gusta ir  a la segura con su elección con las mujeres. Yo en ese momento cuando quería salir me pasó lo inconsedible el cual es querer una mujer para poder “afincarme” en mi vida pues pensaba que yo ya era lo suficiente maduro como para estar de picaflor incando con mi matraquita cada corbejo que me encontraba a mi paso. Los jangueos al Ocho de Blanco me dejaron de ser atractivos, tirarme putas que van a Shannan’s a pasarla cabrón no me llamaba la atención y colarme en los Senior Prom de estudiantes del Colegio Marista no causan ningún rush de adrenalina como pasaba antes. No… yo quería algo que llenara mi corazón. Era una sensación de sentirse vacío. Podía chichar con la que quiera pero era algo más que eso. Quería sentirme querido, amado y ante todo respetado. Es por eso que quise un cambio en mi vida y me volví Pentecostal.

Claro, la decisión de ser pentecostal no fue fácil para mí. Yo una basura, un escombro humano social y bloguero de mierda, tasador de culo (de mujer) y amante de la necrofilia pensando dar un paso tan enorme en mi vida. Uff, les digo, no fue fácil. Pero luego de pensarlo con detenimiento y de intoxicar mi mente con Pastillas McCoy con alcohol me digne de valor y dar mi primer paso. Fui a una iglesia allá en el pueblo fantasma de Adjuntas. Se llamaba Iglesia De Dios Pentecostal M.I., obviamente lejos de donde resido pues aunque quería mi corazón lleno de amor no quería tampoco que la gente se burlara de mí por mi decisión abrupta. Mi arme de valor y me adentré al tempo. Lo que vi no me sorprendía. Un montón de mujeres con cabello largo hasta mitad de cintura, maridos con sus manos alzadas y diciendo ¡Aleluya! y ¡Alabado sea Dios! cada vez que el reverendo hacía una pausa, bebes llorando y un pastor entrado en años el cual tenía un ligero parecido físico a un Jim Jones versión hispana.

Nervioso me acerco al púlpito activado y veo como me miran como de reojo. No sé por qué. Yo creo que fue por el hecho de entrar en camisilla, gorra de Cerveza Corona y enseñando mis piernas peludas;  quizás sea que tenga mierda en vez de cabeza en mi cuerpo humanoide… que se yo, ni puta idea. Gente vociferaba pero yo seguía mi camino hacia un ladito para poder sentarme y poder no solamente llenar mis oídos del mensaje de Dios sino para poder ligar culo (de mujer). Miro por atrás y siempre que veo un espacio libre una persona pone la mano en el asiento desaprobando mi estancia a su lado. Estaba molesto, frustrado, como es que mi oportunidad para recapacitar y ser un hombre de bien estaba siendo frutado por personas que no me brindan la esperanza de lograrlo así que me di media vuelta y me fui hasta que llegando a la puerta una mano me aguanta.

El que persevera triunfa” , seguido por una guiñaíta. Era una chica hermosa. Blanca, de cabello lacio castaño oscuro, ojos color marrón verdoso como la mierda de un bebé que come guisantes de Gerber; tetas redonditas aunque un tanto pequeñas que parecía que te las puedes comer en una gondola de Sam’s como muestra. Era, sin lugar a dudas, una chica bonita. Yo le dije “¿Belleza como te llamas?” y ella respondió bajo el nombre de Valeria. Valeria, jum, un lindo nombre como para tener una relación seria en donde chichar sea parte de hacer el amor y vivir una vida adulta responsable. Yo le respondí que mi nombre era Merdócrata y que era bloguero en la Internet. Me haló hacia afuera fuera de la iglesia al área del estacionamiento y me dijo “¿Bloguero? “,  y me agarra el bicho por encima del pantalón. “No hay nada que me paren los pezones más que un bloguero. Tu rostro me moja, ¿sabes?” me toma la mano y me lo pone por debajo de sus pantaletas. No me sorprendía para nada. Soy feo pero tripioso y tengo una cosa que siempre que hablo de frente a una jeva puedo oler sus excreciones vaginales. Sentía esa tota peluda y mojada, latranca me palpitaba pero no, la paré en seco. Y le dije “Puta, farisea de mierda. No oses tentarme que yo solo quiero mujeres para en serio. Soy pentecostal.” Ella me mira con cara de sorprendida pero luego sonríe y me dice unas palabras dulces “el verdadero pentecostal no va a la iglesia, el verdadero pentecostal lleva a Dios en su corazón. Usted Merdócrata, sabe diferenciar los placeres carnales. Me encantas. Ningún hombre ha hecho algo así por mí. Valorar su fe antes de mi cuerpo.” Luego de eso, conversamos un poco sobre fe, mi colección de juegos de Super Nintendo y mi afinidad por la pizza de Little Caesars nuestra amistad creció. Nos unimos salimos. Fueron 3 meses de sana experiencia amorosa. Nos cogimos las manos, reíamos, íbamos al coro de la iglesia y llevábamos la palabra a los niños, en fin, no le rocé ni un muslo hasta que un día me dijo:

Merdócrata, métemelo por el culo.”

Vaya sorpresa la mía cuando me avientan semejante bomba. La tiré en la cama de mi apartamento y le rasgué su falda mahón (pentecostal al fin) y le metí hasta el Juan Bautista por el intestino delgado y grueso. Qué les digo, nada me enciende más que una mujer me ofrezca su culo en sacrificio y no sé, pero Abraham iba a sacrificar a su hijo en nombre de Dios y como dicen que Dios obra en caminos misteriosos quién no podría decirme si esto no era una prueba de fe. Pues sacrifiqué mi paz sexual y destruí ese esfinter. Me vine y saqué mi maceta dándome cuenta que esa mujer me cagó el bicho y yo satisfecho pensé que lejos de haber tenido sexo acabé haciendo el amor. Ella me lo mama para limpiarmelo como toda una dama y me besa y me dice “Descanza mi vida que me daré un bañito. Creo que me esbarataste el culito, jijiji”, muy tierna mi Valeria. Yo estaba exhausto. Estaba enamorado. Me sentía en una nube de esas en donde jugaban los Care Bears. Mi vida era hermosa y completa. Fue un momento glorioso. Pero como bien dijo Hector Lavoe, todo tiene su final. Escuché un mensaje de texto que le llegaba a Valeria. Limpio la pantalla del semen con granitos de maíz sin digerir que la cubrían y veo un texto de un tal Líder con un archivo adjunto titulado El que levanta entre los muertos. Pensé lo más sensato: Que era el Líder de los Jóvenes, un joven educado de buena familia y de un buen billete que dejó su vida de jodedor y tetuarse los brazos y piernas para entregar su corazón al Señor. Su profesión era dudosa pero siempre se encarga de dirigir el coro y dar un mensajito de Amor y esperanza bíblico, así que abrí el archivo. Vaya mi sorpresa que salía un tronco de bicho enorme, venoso y escrito en Sharpie el nombre Valeria. ¡Vaya decepción! No lo podía creer. Meses echados a la borda. No me había pasado una mierda así desde tuve Sexo Satánico.

Dejé que el tiempo pasara. Quise negar lo que había pasado y realmente me dediqué a buscar explicaciones donde no había. Negar lo innegable a de ser algo horrible. En mi sano juicio buscaría la venganza perfecta. Haría que lo que le hice a Baby Rasta fuera solo una broma de bully de elemental comparado a lo que le esperaba a esta aleluya de mierda pero no me animaba. Por lo menos no hasta que cerraba los ojos en la noche y solo pensaba en mi amada Valeria abierta de piernas con un saxofón insertado en el culo y viniéndose en la pinga del Líder Juvenil, el flamante músico de coro pentecostal. La verdad es que más peso el odio que el amor así aprendí a hacerme el pendejo. A besar y no sentir nada más que labios en mi boca, a verla meando con la puerta abierta y lograr que el bicho no se me parase. Vivía indiferente. La indiferencia la convertí en odio. El odio lo quise convertir en complot. Así que me digne de valor y quise planear algo para escarmentar a la perra así que comencé a seguirla. Aprendí sus rutinas y donde se metía. Yo no soy pendejo.

Una tarde soleada de finales de siglo 20 me entregué a la maldad. Armado de un bidón de gasolina cortesía de Gulf y unos fósforos de las estrellitas rojas me dirigí a Adjuntas lleno de cólera y me llevaba al que sea de por medio. Luego de 3 iguanas muertas y esquivar animales de ganado llegué a la casa del susodicho. El olor de gasolina me tenia espumando saliva pero más las ganas de vengarme de esa maldita zorra. Me bajé del auto y comencé mi ruta de odio digna de la Santa Inquisición con mi bidón de gasolina y un bulto el cual abrí con intenciones macabras. Me visto subo las escaleras y el eco de jadeos y gemidos me carcomen la mente. Pateo la puerta y veo a  mi chica en cuatro patas con el Líder dándole pa bajo.

merdosatan

¡Ajá! ¡Así te quería ver zorra!“, le dije.

“AAAHHH es el Diablo!”

“Si puta es el Diablo con cara de mierda y vengo a llevarte a ti y al bicho de este cabrón al infierno”

“No, no es lo que tu crees Merdo’, yo te amo”.

“Tu lo que amas es el bicho y hoy le mamarás el bicho a Satán”

Prendí un fósforo y con el contacto de la gasolina la casa comenzó a prender en fuego. Los gritos de agonía y desesperación de dos seres humanos ardiendo en candela eran música para mis oídos mientras yo me reía de lo lindo de mis más honorables acciones pues de una vez y por todas me había dado a respetar. De ahí para lante supe que mujeres sucias hay de toda denominación y que jamás y nunca me dejaré de joder de una pentecostal más. La mujer que ande con Merdócrata tendrá que respetarme como lo que soy: una basura cibernética.

merdofuego

Ahora cada vez que veo una mujer con falda mahón tiene mi desprecio sexual, aunque me pregunto, ¿Cómo será bellaquearle a una Testigo de Jehová?

Mujer Bellaca <3's Cabrón Feliz

agosto 23, 2012 22 comentarios

Yo no sé qué piensan ustedes, público analfabestia que me lee pero yo creo que no hay nada más humillante en esta vida que ser un cabrón feliz. Un cabrón feliz es la máxima expresión de un hombre siendo todo un mamao el cual justifica  los cuernos que le pega una su mujer. Es todo algo inverosímil. Es difícil de creer como es que un hombre, que por naturaleza somos los que mandamos y vamos, los que tenemos los pantalones de la casa , somos completamente humillados por una criatura que sangra por la chocha cada ventipico de días y no se muere. Una criatura que tiene ese defecto biológico no debería, de ninguna manera, sorprendernos con un cuerno. No señor. Eso como que no encaja. Pero las mujeres son medias cabronas. De una mujer no puedes jamás y nunca dejarte llevar pues todas son un saco de trucos y rotos ricos para uno introducir el pene. That’s it.  Ah y eso lo digo con respeto a las chicas que leen este blog que se que son muchas. Dios, Jehova, Yavéh, Alá fue el que las creo de esa manera, defectuosas y llenas de pecado. Nosotros los hombres que estamos hechos a imagn y semejanza de Dios tenemos la ventaja de ser un tanto más “infalibles” en nuestras acciones y por más alocadas que sean siempre serán justificadas.

En un hombre el cuerno no existe. Yo nunca he conocido un hombre que pegue cuernos. He conocido hombres que se sienten desmoralizados y abusados por sus respectivas mujeres las cuales no le cocinan caliente, no le soban la tranca de vez en cuando y no les deja ni tan si quiera un besito en el prepucio. Mujeres frías que tratan al marido como mierda causando que el hombre e sienta triste y miserable lo cual entonces tiene que buscar amor y algún sitio. A veces tan cabronas se vuelven las chicas que el hombre queda tan traumatizado que preferiría probar culo (de hombre) y aventurarse al amor con gente del mismo sexo dándole el visto bueno a 8 pulgadas de pinga gruesa que entra por el esfinter y hace cosquillas en el intestino grueso. Hombres echados a perder por la infame acción de una mujer que se dedica a destruir una relación de tantos sacrificios en donde ese macho cabrío gasta dinero y tiempo para darle lo mejor a esa puta malagradecida.

Como mencionamos anteriormente un hombre no pega cuernos, simplemente busca amor donde no le dan. Necesita llenar ese corazón de afecto y sentimientos bonitos. La serpiente, perdón, la mujer, es una criatura que hay que estar, miren, siempre, jum, con el ojo hechado, porque uno nunca sabe cuando te jode. Insaciables, ninfómanas, solo pensando en chichar y gastar tu dinero, las muy cabronas pueden llegar a joderte a tal punto que pueden descojonar tu mente, incluso lograr pegarte los cuernos y tu, como buen mamao, justificar los mismos. Usted no puede ser tan mamao. Si, que son lindas; si, que son chichables;  eso es cierto pero jamás, pero jamás caigas en la trampa. Mi perrita es bonita y no por eso dejaría que me meara la alfombra. Tienes que estar atento a las señales y protegerte y para eso estoy aquí, buen amigo, para convencerte para que no seas un mamao, un cabrón feliz. Para que no seas el chiste de la oficina, el toro de la GOYA, el cuernú policía del Cuartel de Bayamón, el cabrón finguero de la Coca Cola, yo, Merdócrata, un hombre con no solo un bicho enorme sino con un cerebro prodigioso te ayudará a identificar si eres un cabrón feliz y de esa manera poder salvar a tiempo tu estatus de hombre. Porque el hombre completo no es cabrón, es hombre, mas ná.

Primero que todo hay múltiples casos de  nos ayuda a identificar al cabrón feliz. ¿No han conocido ustedes alguna vez alguna mujer que sea super puta en Facebook por ejemplo? ¿Tu sabes, esas chamacas que lo primero que buscan es querer salir y janguear con uno sin saber un bicho de ti? Tu quizás como hombre te importe un bicho porque tu sabes, tienes el pingo como avión y la crica la vez como una Twin Tower y te quieres llevar todo de por medio. ¡Eso está excelente! Ahora bien, tienes que estar atento porque cómo es que una chamaca te está sacando a salir así de la nada, sin conocerte un chispito, tener una conversación extensa ni nada. Los hombres somos más satos y tenemos el permiso divino para hacer eso pero que esa dinámica venga de una mujer pues, jum, no se, me huele a mi rostro. Yo no confío. Muchas mujeres se hacen de rogar y si le dices simplemente un amague de salir contigo te dicen que “algún día“, “hay que ver“, o “¡prefiero dejarme hacer un fistin por Freddy Krugger!“, bueno, a menos así pasa con migo. Cuando toda esta mierda sucede ¡Ten cuidado¡ Yo siempre he pensado que es porque está loca por desquitarse de su marido. Las mujeres son tan buenas como ellas quieran que sean pero no son para nada tan fáciles de conseguir a menos que tu seas un tipo super labioso, pero que venga de ellas la bellaquera de primera instancia, chacho, mucho ojo.

Me da pena y mucho el hombre que sucumbe ante esto. A mi me ha tocado vivir cosas similares y he visto cabronas que gustan tirar maíz a gente. Hey, se que aquí hay una cabrona que lee las mierdas que pongo que es loca haciendo eso y yo se quién es y ella sabe quién es y le gusta bregar en esa cabronería. Hey, cada cual con lo suyo pero no joda al hombre. Yo me salvé de esa cabronería porque soy un tipo con un bicho no solo enorme sino que con una mente sumamente privilegiada. La cabrona flirtea como el diablo y loca con que uno la saque a pasear sabiendo que su marido es policía y yo como que coño, cabrona, respeta a tu macho que el pobre hombre anda quemándose las pestañas 24/7 cuidando a la gente de los delincuentes como Baby Rasta que hay por ahí. Pero ella no escarmentaba, ni pal carajo. Un día la confronté o mejor dicho la confrontamos entre varios y ella se fue de culo diciendo que ella no le es infiel al marido, que ella no es así. Yo no sé, viste, ero si la mujer mía le bellaquea a otro macho yo lo considero una infidelidad. ¿O acaso hay que esperar a que un tipo le meta el bicho a tu mujer para que sea entonces infiel? No mi hermano. No rayemos en lo ridículo. Usted mujer jode estando casada y con tan solo bellaquearle a otro usted está faltandole el respeto a su marido, más cuando usted está casada y juró lealtad y fidelidad a ese cabrón hasta que la muerte lo separe.

Aquí, como diría “Mi Pana Gillito”, una seteadora de blogueros por ejemplo:

 

 

adivinen quien la defiende

 

 

¿Pero saben que es lo más que me jode de todo esto? El toro marido que la defiende y le hace frente a nosotros, los cabrones que la tiramos al medio. ¿Yo como que cabrón, te ando haciendo un favor y me estás pagando de esa manera? Es en esos momentos donde pierdo fe en la humanidad. Entonces me pregunto si existen personas que realmente nacieron para coger cuernos. Mi respuesta es no sé. Pero si sé que hay profesiones en donde si no te cuidas puedes terminar viendo más cuernos que en las Fiestas de San Fermín. He aquí una lista de los mismos:

  1. Policía: Jodido día y noche resolviendo crímenes, librando las calles del mal o hablando mierda en una patrulla con el  compañero tuyo de trabajo lejos de tu casa tu mujer bellaquea en Facebook y le hecha maíz  a basuras de la internet como yo.
  2. Soldado: Igual que el policía pero peor porque el cornú anda miles de millas cogiendo tiros o varado en un portaaviones con la foto de su mujer en mano mientras ella coge pinga por ese culo.
  3. Guardia de Seguridad: ¿Rompiendo noche y haciendo horas extra para llevar el sustento a la casa? No te preocupes por comprar leche porque el vecino se la provee de gratis.
  4. Misionero: No es una profesión pero si estás metido en la iglesia y haces el rol de misionero por muchos países del mundo yo solo te digo que mientras tu te pones a orar con el prójimo, el prójimo pone a oral a tu mujer.
  5. Piloto de avión: Mano, tu estas piloteando un avión de cuchocientas toneladas haciendo escalas en sabrá Dios cuantos países sin darte de cuenta que la mujer tuya hace escalas en cada bicho del vecindario.
  6. Estudiante de Leyes: ¿Estudiando para la revalida de abogado? ¿Dónde está tu chica? El juez le anda metiendo con el mallete por esa crica.
  7. Luchador: Viajas por toda la isla cogiendo cantazos de hombres en ropa interior mientras que a tu mujer le andan aplicando la figura 4 en El Bambú.
  8. Galán de Lechonera: ¿Crees que eres el único cabrón que le pega cuernos a una mujer con una cuarentona en tu Chinchorro de preferencia? Sorry my friend. Mientras te bajas el Frangelico otros te bajan la mujer, cuernú.
  9. Mecánico: Cuando le dedicas más tiempo a tu mierda de Datsun que a tu mujer, de seguro que aparece un cabrón que le hace cambio de aceite y filtro.
  10. Bloguero: Honestamente, es la estaca de amarrar al más cuernú. Todos son cuernús menos yo, claro.

Hey mi gente solo mencioné a 10 pero hay un montón que pueden cualificar para esta mierda. Yo solo le digo a usted que si la mujer suya le anda pegando cuerno, por favor, sea precavido. Si eso está pasando mándela pal carajo pero al memento. No se ponga a pensar usted en los bellos momentos y en justificar los cuernos que le pegó su mujer. Usted luciría como el más toribio de su vecindario. A cualquiera le puede pasar tener a una pareja infiel, pero, lo que no puedo dar es un macho que de una justificación a su estatus de cabrón. Simplemente no puedo.

¡Mamabicho! No defiendas a tu mujer. Tu mujer se supone que te mime y te rose al menos una vez en semana la pinga y que cada día 15 de cobro te de el culo (de mujer). Ley natural de vida. Se supone que te bellaquee ella no que le bellaquee a otro. Pero si tu estas dispuesto a ser coronado porque tu entiendes que ella simplemente cometió un error o porque TU fuiste el que causaste esta cabronería, entonces y con honestidad te digo, que no debes vivir en este plano existencial. Agarra tu revolver, colócale una bala en el chamber y pinta te rojo y materia gris la sala de tu casa no sin antes anotar en un papel con lágrimas lo muy poco hombres que fuiste y que amas a tu mujer tan cabrón que prefieres matarte y dejar que otro se la chiche mientras disfruta parte del testamento, bienes y dinero mientras tu descompones siete pies bajo tierra, no sin antes pedirle al forense que por favor cosa la boca de tu cadáver para no gritar cuando los gusanos te coman el culo.

Es el consejo de su amigo inexistente; Merdócrata. Mándala al carajo o muérete, pelabicho

**Gracias a Manolo El Gallo y ciertos individuos que ayudaron a destapar seteadoras para este post.**

Mujer Cafronda: Escombro Humano 2

enero 16, 2012 13 comentarios

Esta es la Segunda Parte de un post que hice meses largos atrás titulado “Escombro Humano” y estoy encojonadamente pompiado y deseo escribir un blog. Que se joda. Me importa un bicho. La noche de hoy está dedicada a estas putas de la vida, cabronas, idiotas, mamabichas que creen que pueden y no pueden un carajo. Esas mujeres que creen que lucen bien haciendo el ridículo y mostrando su cara al mundo por lo que son realmente: escorias humanas. La escoria humana es una de las descripciones que van más de la mano de lo que se conoce como una Mujer Cafronda. Así es como titularé el post de este blog. Mujeres cafrondas, diablo, quién carajo no conoce una mujer cafronda. ¿ Ustedes conocen mujeres cafrondas? Yo si conozco una mujer cafronda; bueno, realmente conozco varias. Unas destacan más que otras claro está pero siguen siendo lo mismo: cafrondas nevertheless.

La mujer cafre es una mujer que es una escombro social. Estúpida, engreída. Una total attention hore en búsqueda de que alguien se le pegue haciendo las cosas más estúpidas del mundo: desde decir que es buena mamando, que si es la más que fuma, bebe, chunquea en público para lucir la más cool y radical… en fin, una perdedora. Es esta pendeja que nos hace quedar mal cuando la sacamos a pasear, digo, si es que eres bravo para sacarla a pasear. Humillante, engreída. Mis amigos, son de las cosas más malas que te puedes conseguir en especial si estás involucrado con alguna de ellas de alguna manera u otra.

¿Ustedes no les ha pasado que han salido con una persona, esperado hace tiempo por ese jangueo que llevamos días planificando y que de momento, llega de invitado esta basura de cafronda de la nada. Ya tu sabes, tu haces buche. Lo primero que pasa por tu mente es un “ay Dios mío, no la cagues no la cagues”. Crees que vas a quedar triunfante. Que tu jangueo con tu novia o esos panas está cool y perfecto hasta que de momento la muy cabrona hace lo que hace. Empieza a querer llamar la atención. Bellaqueándole a los tipos dela barra, buscando peleas con otras mujeres, te cela o cela a uno de tus amigos, se pone estúpida, engreída. ¡Tu tienes que sacar la cara! Tu querías disfrutar y lo haces es disfrutar… si, disfrutar de una puta taquicardia. Imagínate. No puedes desquitarte haciendo nada, ni haciendo poco, solo cagarte en tu madre y en la hora en que planificaste el jangueo. Físicamente no puedes hacer nada, digo, a menos que seas un Steven Seagal de la vida y le partas el brazo a esa cabrona… pero como tu eres de esos sujetos buena gente, así como yo, tu amigo inexistente, El Merdo, pues tu sabes, a aguantar como macho. Tu mente da vueltas, te mareas de pensamientos impuros, cabrones, dolorosos y macabros.

Tienes que entonces tomar una decisión si seguir entre ese círculo de amistades y por círculo de amistades incluyo también los amorosos. Porque créeme, también este topo de pendejases puede afectar a parejas que tengan sea el hombre o la mujer una amiga que sea así de cafronda. Les digo, que ha menos que ustedes no se tomen un momento para poder reflexionar sobre lo que está pasando su relación se puede ir a la mierda. Yo no quisiera en el caso personal que una relación que yo estuviera cultivando por meses se vaya a la mierda por los comentarios, incoherencias y estupidez de una tercera a mi relación. Pero de que pasa, pasa. Es por eso que le sigo a ustedes que es mejor cuidarse. ¿Pero cómo te puedes cuidar de que una Mujer Cafre te joda lo que tu tanto tiempo cosechaste? He aquí unos tips para que vayas a la fuckin segura, o al menos para que puedas lidiar con esta puta situación:

  1. Aclara desde el primer momento que la conoces a tu pareja/amistades que esta mujer no te agrada.
  2. No le dejes pasar ni una falta de respeto.
  3. No luzcas intimidado por sus acciones al contrario atácalas de lleno.
  4. Si esa persona se quiere apuntar una sobre ti no seas pendejo, tira pa lante, welebicho.
  5. Ataca fuego con fuego. Se más cafre que ella al menos una vez en la vida  frente a ella.
  6. Que la mujer tuya no le ría las gracias. No es agradable. No es justo.
  7. Coge a la muy pendeja en un aparte y dile la que hay “no me agradas, biatch!”
  8. No pierdas la cordura en un toma y dame con la attention hore cafronda esa, o sea no bajes a su nivel a menos que estés obligado a hacerlo.
  9. En un círculo de amor solo caben tu, tu pareja y sus hijos si es que tiene. Si ese tercero quiere influir en su relación párala en seco.
  10. Si tu pareja está de acuerdo más con ella que en salvar el amor, cariño o relación que ustedes tienen, entonces, a la mierda con todo.
  11. Porque soy un hijo de puta, agrego un número 11; Que si la jeva te bota porque la cafronda vale más que tu vete, pero VETE EN UN BLAZE OF GLORY. ¡Que se joda el mundo!

Lo que quiero es dejarle claro a todos los hombres que me leen, es más puñeta, hasta a todas las mujeres que me leen también que se joda, que deben de ser bien precavidos con las amistades que presentan. Yo siempre he creído que uno tiene derecho a ser feliz no importa como pero el ser infelíz nada ni nadie y no hay nada que te joda más en la vida que ver a una persona que no sepa valorar lo que tiene de encima. Si tu eres un cabrón de ser humano como yo que soy un escombro de las redes sociales, pues, no hay problema, te debe de importar un bicho lo que pase. Pero si eres un hombre o una mujer sensata, que realmente atesoras a esa persona que amas, hazle un favor. Valóralo. Aprovecha cada momento de cariño que te da. No la desperdicies porque tienes que soportar a una persona que no contribuye en nada a tu relación. Habla con esa cafronda o cafrondo y dile que reflexione sobre sus actitudes. Que para todo hay un momento. Que tu relación se merece un grado de respeto. Y si tu, cabrona, eres la cafronda, coño, aplícate, que eso no se hace. El ser una tierra en esta vida se paga en esta vida. Fuck it. Te joderás como quiera.

Vale la pena que la felicidad de tu relación sea interrumpida por los amigos de la estupidez, bajeza y charrería. Pues adelante, be my guest. Recuerda, quedarse sol@ no es cool en especial cuando tienes buenos individuos interesados en darte felicidad.

Dile no a la mujer cafre, dile no al escombro humano.

Ups, creo que violé a mi novia

diciembre 7, 2011 11 comentarios

Violé a mi novia, estoy cabrón. Bueno, no es que realmente la violé déjame aclarar antes que estos hijos de puta que me leen empiecen a mandarme reportes a los de la policía de Puerto Rico. Digamos que esto es una violación con consentimiento. Yo les explico cabrones. Lo que pasa es que como ustedes bien saben yo soy un tipo con unas ganas terribles de mojar el nugget o sea para los que me leen de otras partes del mundo, lo que me da ganas siempre de hacer es el de empujar mi tranca en la vagina de mujeres que estén ricas y poderosas. ¿Y si son feas? Se lo meto por igual. Como dice cierta amiga mía “todo roto saca leche“. Ese es mi moto pero en este caso estaba yo bien bellaco y no puedo esconderlo más. Les digo,esta tipa que les voy a hablar estaba hiper rica. Esto sucedió varios días atrás.

¿Recuerdan que hace tiempo (como una semana) que no me aparezco por estos lares? Es que realmente lo que estaba haciendo era dándole felpa a una hembra que conozco que me tiene el bicho hecho pretzel. Una cabrona que si me dejo tentar me hace de ella. O sea, esa es una hembra que anda segregando sus feromonas, me las metió por la nariz y el bicho mío la sigue como si Pedro a Jesús de Nazaret. Estaba bien acalorado y tuve una noche pésima. Mucho trabajo. Eso me encojona tanto… Pero la verdad es que cuando tengo a esta hembra de frente a mi se me olvida todo ese estrés laboral. Solo pienso en cómo emburrarle la pinga a esta jeba y darle pinga, pero darle pinga como si quisiera que la chocha de esta cabrona entrara en combustión. ¡Que decir! Soy un bellaco malo, lo reconozco.

Lo más que me gusta de ser Merdócrata es que soy un tipo bien cool y cheverón y que tengo ese don de poner bellacas a las mujeres con solo ellas mirarme el bicho mío. A mí se me marca con el pantalón. Estoy más que cabrón. La cosa es que a la muchacha a la cual le quería dar manquenque era una cabrona que tenía esos gustos únicos y especiales. Yo no soy pendejo. Yo sé descifrar a las mujeres. Ella estaba loca por que yo le diera maceta. Desde que llegué a su casa, me baje del carro y me senté en su sala. Ella se me ponía a hablar de mierdas ahí. cosas que no le gustaba del empleo y de su trabajo. Pero yo no soy pendejo, ella solo quería ver la sabrosa combinación letal mía de bolas y pinga dentro de su tostón.

Es entonces cuando me decidí, inenté jugar un juego nuevo. A mi me gusta el foreplay. Ese juego sexual que tienen sus parejas antes, durante y después que chichan sirve para que la relación sexual sea más excitante y duradera. Bueno pues no me voy a quedar atrás. Me quedé solo con esta chica. Estaba vestidita con una ropa un poco provocativa, media roquerita, ponka, gótica, no sé que carajo es ella. Solo se que siempre viste de puto negro. Su torso dibujaba bien sus cocos bravos, su falda corta dibujaba el escaso trasero que tiene y sus piernas uff, es como la puta Melina León de las jebas. Si te gusta las mujeres con piernas cabronas y cocos de ensueño esta jeba es la que tienes que buscar.

Me la lleve a la cama la abrazé, le rompí los botones de su vestimenta, le arranqué el brasiel y mordisquié de sus tetas mientras con mi mano derecha empecé a buscar su totita y rebuscar como si se me ubiera perido un billete de $100 dólares por ese tajo tan pecaminoso. Estaba bellaco, pero creo que ella lo estuvo más. Lo sé porque se mojó rápido. Si se moja es porque está bellaca. Si está bellaca quiere bicho. Pero yo soy listo. Yo prefiero comer chocha y culo (de mujer) so que empece mi rutina de sexo oral. Pasar mi lengua por esa jaiba, mire mi hermano, no hay cosa más rica que eso. Jugos vaginales que brotan como un manantial mientras que como un dato extra rebusco con mi lengua a ver si llego a lamer ese culito (de mujer). ¡Dulce tentación! 20 minutos de comerle la pájara a una trmenda hembra. Esa mujer me agarra de mi cabeza hecha mierda y me dice “1Métemelo papi!” pero yo soy sendo mamao, soy un hombre de verdad. Lo que hago es que le meto 2 dedos hasta el ocho de basto por la pandorquita rica esa recogidita que tiene. La masturbo como todo un capitán, pero ella se desespera, y me pide que selo meta… ¡Métemelo Merdo! de puta mételo! Y yo de cabrón nada de nada. Le decía que se tenía que aguantar como si fuera una zorra y que tenía que suplicarme bicho por cabrona. Una mierda así dije.

Estaba encomendado a satanás al sexo desenfrenado, pero quería tener el poder de ese bellaqueo. Quería que ella me suplicara pinga. Que se rebajara hasta lo más baja. Que la tratara como puta. Y fuck yeah, logré lo que un hombre más quiere en esta vida. Que una mujer suplicara porque le de maceta. Llegó un punto que ella forcejeaba conmigo, y me quería agarrar la pinga para que yo se lo empujara y yo esquivando sus manos. Era increíble. Forcejear con el bicho mío. Ella lo agarraba yo me zafaba, yo le apretaba los brazo ella mordía mi cuerpo. Bellaquera abstracta. Es como una violación en rewind en donde la mujer opta porque por favor, se lo metan de ahora pa’ ahora. Que lo necesita ¡YA! Dito, yo soy tan cabrón. Pero luego me dio un sentimiento al ver sus ojitos de cordero degollado. Su boquita luego decía con una voz tierna, “¿Pero por qué no me lo metes?” :(

Se me reguindó del corazón y el pene le tuve que meter. Eso si se lo dí con una furia tan cabrona que hasta ardor ella me confesó que sintió. Mucha fricción. Tanta frición que no sé como es que no se me desintegró el bicho. Se lo metí duro, duro duro duro duro, mientras le cuestionaba quién manda. Me sentí como el rey del puto mundo cuando ella decía que yo. Eso me puso tan bellaco que me vine como un mamao. Pero que clase de venida compai.

Viole a mi novia. Si. La violé sin meterle el bicho para nada. La violé porque no quise consentir su idea pecaminosa de que se lo metiera. Soy tan irresistible que pienso de momento como bicho es que un ser medio mierda medio humano puede llegar a unos resultados tan cabrones como eso. Luego caigo en cuenta de lo más obvio. Soy Merdócrata y de cricas yo si sé.

Que Dios los bendiga.

Categorías:Vitácora Etiquetas: , , , , ,

Paella de Mierda, Olé

noviembre 4, 2011 15 comentarios

Les quiero contar una historia que me pasó en la vida real y que si no me creen me importa un bicho porque así soy yo, Merdócrata, el que no perdona y le importa culo lo que ustedes piensen. Hace unos post atrás les hablé a ustedes de mis aventuras a principios de los noventas y la vaina que me pasó en ese año 1992. Pues mi historia de hoy va igualmente a esa etapa de mi vida de principios de los noventas, más específicamente 1992, donde yo simplemente la pasaba cabrón. Por lo contrario que pasa con los mierdas que me leen en este blog que deben de tener 13 o 14 años o una pendejá así, yo en esa época era un muchacho bastante jodedor. Tu sabes, yo estaba en na’. Me importaba bicho todo lo que pasase en mi vida en especial lo que es la vida amorosa. El amor, pensaba yo en la época, no era otra cosa más que un riesgo que no quería experimentar y es por eso que me dediqué a pichar  al amor. Bellaqueo es lo que quería y en lo que me distingo. Digo, no tenía nada que perder. Era un hombre soltero so que era una arma sin inscribir y andaba seguro de vaciar el peine. Era un sujeto dispuesto a hacer lo que fuese por tal de echar un polvo. Para muchos, quizás eso no es lomás importante de la vida pero para mí la crica si. Me volvi inmune al amor y vulnerable al bellaco. Yo no valía nada. Me volví aventurero.

Luego de ese fracaso que tuve con esa chica con quien quería salir y tenerle pánico a tener unos futuros hijos anormales y una pensión vitalicia, huí de esa relación y me juquié con otros menesteres. Botaba el dinero en lo que fuera. Me encantaba los casinos, ir al cine, la playa, chichar, e ir a la iglesia, pero perdería más sexo desenfrenado que la Salvación Eterna. Cualquier distracción era buena a la hora de hechar un polvo. Me recuerdo que una vez que yo estaba en un hotel de San Juan, si no me equivoco era el Cerromar, estaba jugando Blackjack versus una puta extranjera de nacionalidad creo que argentina. Estaba rica y super chichable y con ella tuve una conversación amena y luego de 6 horas rompiéndole el culo mentalmente junto a 2 horas de rompiéndole el culo literalmente en mi habitación, llegué a la conclusión de que tenía que salir de esta mierda de isla 100 x 35 lleno de corvejos y que merecía expandir mi mundo. Es entonces cuando me hice de la idea de planificar, junto a unos panas, la idea de sacar un dinerito para irnos de viaje para nada más ni nada menos que a La Madre Patria, España.

Soy un tierra. Y como tierra al fin necesitaba de la compañía de panitas igual de tierras que yo y como Mel Gibson no estaba disponible me llevé a mi buen amigo Escarabajo, mi hermano de toda la vida el cual siendo un labioso y comía hasta cartón mojau se apuntó al viaje para España. El resto de los cabrones que me dijeron que venían conmigo se rajaron a última hora tal y como pasa con los charros traicioneros y de poca palabra que me rodean. Pero a la mierda, con Escarabajo me conformo, que se joda. Anyway, nos fuimos un viernes y llegamos al otro día prácticamente al aeropuerto El Prat en Barcelona. Cogimos el día completo para descansar cosa de que por la noche pudiéramos vacilar y efectivamente eso hicimos.

Conectamos con par de jebitas , tu sabes, quizás no era la cabronería que pensábamos de principio pero que carajo, chocha es chocha ¡y cómo gozamos, mi gente! Escarabajo conectó  con esta tipa que tenía un bebe y el marido era fan del futbol y pero el era un cleca y Escarabajo le dio tremendo gol de pinga en esa jaiba que aún desconozco si tiene un hijo bastardo en Barcelona de esa cabrona. Yo, el Merdo’ estaba entretenido dándole cerceza a un perro chiquito. Nada como ver un perro borracho tratándose de oler el culo el mismo en círculos. La doña comenzó luego de tant bellaquera a hablarnos sobre una hija que tenía llamada Amanda. Si, me acuerdo bien, Amanda y que era un ser humano especial, tan especial como su matrimonio y cosas así. Yo suponía que si su matrimonio era tan importante como su hija, entonces, esa hija tiene que ser tremenda mierda.

Pero que se joda, pa’ lo que yo traje, me dije yo, pues indagué un poco sobre la cochofle de hija que tenía la espanolita esta. Me contó que ella se dedicaba a promociones, que era toda una publicista y jodiendas así. tu sabes, la vendió como si fuera la última Coca-Cola del Desierto así que asumí que eso tenía que estar cabrón. La puta esta llamó a su hija a su trabajo, le dijo que tenía visita y dijo que uno de ellos era muy guapo, supongo que se refería a mí por supuesto, so que aguanté con ganas férreas ver esa hembra. Le dije a Escarabajo que prefería esperar a la muchacha en las escaleras de su casa y que con mi labia me la quería follar tu sabes, sea como sea esa tipa. A veces pasa que cuando uno está bellaco esa mierda de que sea linda o fea simplemente sobra. Le dí la orden de que se clavara esa doña mientras que yo esperaría a la chica y que me la quería llevar donde fuera. La doña me da una ligera descripción de la muchacha: ojos verdes aceituna, blanca, pelo castaño lasio, bajita, pequeña cicatriz cerca de la ceja izquierda. Yo en mi mente me estaba preparando y sí que lo estaba. Esperé media hora hasta que llegara esa chica y cuando me la presentan formalmente luego de yo tasarla… ¡Ay Dios mio! Esa voz tan delicadita, qué femenina. Esta mujer era divina. Ese acento me ponía bellaco también. Cocos pequeños pero firmes, cintura pequeña, trasero firme. ¿Qué más se puede pedir? ¡Que se acueste conmigo, obvio! Esta mujer era una mujer conversadora pero que a su vez me reflejaba cierto tipo de ignorancia de la vida. Supongo, porque ella tenía como unos 22 años pero de capacidad como de 15 tu sabes, mente de pollo para temas en particular el cual contrasta con la profesión que tiene. ¡Presa fácil! Le tiré par de fresquerías de las mías y creo que eso más la cosa de que era un sujeto exótico causó que una cosa llevara a la otra y luego de 13 cervezas de esas nacionalizadas españolas que compramos Escarabajo y yo para vacilar, en donde ella me demostró que tenía hígado para no ajumarse y yo demostré que era un welebicho que no sabía beber, esa mujer me agarra el bicho y me invita a su cuarto.

¿A su cuarto? Jum, pensé yo, tu sabes, eso me evita el tiempo y dinero que tenía que gastar para poder echar ese polvo, aunque la verdad, es que para esos tiempos todo se hacía en pesetas españolas . Aunque bueno, que se joda. La cosa es que yo me preparaba para salir a bellaquear afuera y que las cosas se tardarían un poco más en lo que la muy puta cayera en cuenta de que chingar conmigo le beneficia a ella. Pero hey, no desaproveché la oportunidad y sí, me decidí en meter mano. Entré a su habitación y era muy hermosa. Echar un polvo ahí, era definitivamente echar un polvo de ensueño. Le di la espalda a ella y la buena hembra me abraza. Se siente fenomenal. Siento sus duros pezones rozando y espalda que aún estaba cubierta de mis ropas. Ella se me acerca al oído y me susurra al oído un “Veamos esa polla”. La muy cuero mete la mano por mis pantalones y se adentra hacia mis calzoncillos Fruit Of The Loom blancos y agarra mi miembro erecto, se me pone de frente y me ha hecho uno de los sexos orales más ricos que he recibido en mi puta vida. Me lamía la tranca, mordisqueaba la cabeza del bicho, me chupa las bolas y la pinga a ní me latía.

La tiré contra la cama, le rasgué sus ropas, mordisquié sus pezones que estaban ya expuestos desde que los rozó con mi cuerpo. ¿Su color? Chocolate. Sabían bueno, pero no tan bueno como esa comía de chocha que le dí rápido que le quité su ropa interior. Su vagina estaba algo peluda pero sexy. No daba asco. Le abrí sus gajos y comencé a lamer. Divina tentación, sabía tan rica ella. Muy mojada y exitada. En búsqueda de bicho caribeño. Esa mujer me pedía a gritos que por favor se lo metiera pero yo soy un cabrón con eso. Me gusta verla sufrir.  Me lo imploró, ¡me lo suplicó! Yo decidí cuando era necesario acabar esa comía de chocha y me puse frente a frente con ella y le decía lo muy pura que era y ahí es cuando comienzo a espetarle en cámara lenta el bicho mío y siento como sus calientes fluídos vaginales calientes rodean mi virilidad. Le doy felpa de todas las formas y colores: en posición de misionero, que me cabalgue, la pongo en cuatro, se lo meto de ladito. La cabrona es insaciable pero Roma no se hizo en 1 día. Le di bicho, bicho, bicho y más bicho hasta que no pudo ella más que se vino y yo también. Si, como si fuera una puta venida sincronizada. Nuestros orgasmos llegaron juntos: yo solté un chorro de mi semen acto en calcio y ella palpitaciones vaginales que casi me tuerce la pinga. Coño, que ricura. Luego de varias palabras sucias, abofetearle esas nalgas y romperle el intestino a pingazo limpio a la muy puta nos quedamos muy agotados y nos quedamos dormidos. ¿Cuánto tiempo? Ni idea. No más de 3 horas pasaron y aún siento su suave aroma. Pero luego. TUM TUM TUM TUM  unos ruidos provenientes de detrás de la pared aparecen. Ese era El Escarabajo que le estaba dando y no consejos a la cabrona madre de la muchacha que me acabo de tirar. Se me estaba parando el bicho porque nada me pone más bellaco qu una mujer gimiendo y gritando “rómpeme el culo hijo de puta” so que imagínense. Sentí esos deseos de sobarme la tranca y NOOOOOOOOOO!!!!1!

¡Me cago en tu muertos! Me cagué!!1 No solo me cagué sino que senda cagada que dí. Una cagada licuada. ¡Cagué blandito! Churras. Diarreas. Ustedes pongan el nombre y justamente con esa tremenda belleza en la cama. Dios sabe cómo me paniquie. ¡¿Qué hacer!? Ponte a pensar. Es una dama que te lleva a su propio cuarto, tremenda mami y con ese cuerpo cabrón y que de pareja se gaste a este cabrón que es intolerante a la cerveza que durmiendo botó hasta el verde de las tripas. Yo junté mis manos y pedí a Dios dos cosas. Que la puta esta no se levantara y que limpiara esta mierda por fe.Pues Dios me concedió uno de los milagros que es el que la tipa no se levantara y lo otro Dios me troleó. Se burló de mí. Me dio un Santo Cágate en Mi Madre. Algo tenía que hacer. Me tenía que armar de valor. Pensé. Fueron los 10 minutos más largos de mi vida. ¿Qué podía hacer para resolver este dilema. ¡Eureka! Me arme de valor y tome toda la mierda que pude en mi mano y raspé con mis uñas todo lo circundante a mi hueco anal y recuperé todo ese excremento, culpable de mis preocupaciones y… Dios mío… no sé si decirlo… bueno, qué carajos, se lo embarré en el culo a esa jeva que no cagaba. Le unté mierda, pero que mucha mierda, y como si fuera un episodio de CSI hizo una recreación cabrona y unte de mierda hasta las sabanas que ella tenía encima. Mis manos estaban embadurnadas de mi maloliente excremento pero yo soy un cabrón y mi orgullo de hombre vale más que la vida de cualquier mujer. Abrí la ventana de su habitación. Bajé por las escaleras de emergencias no sin antes dar una última mirada a esa escena tan nauseabunda, pero a la vez tan bella. Era como ver un ángel caído del cielo y cagado durante el trayecto. Se me estaba empinando el bicho. Pero tuve que decirle adiós a esa buena mujer.

Ahora me pongo a reflexionar y podría llegar a muchas conclusiones. Puedo llegar a pensar de que es ahí en donde dejé de ser el hombre maravilloso con las mujeres. Dejé de ser aquel que se entregaba al amor al máximo. Pero fue el momento de aquel hombre que decidió ver a la mujer como una cabrona que pare hijos, cocina y chicha. No sé que hacer. Esto marcó mi vida como Merdócrata. Mi corazón ahora palpita con menos tensiones que antes porque por fin pude sacarme algo del pecho. Esta pesadilla sexual que realmente pasó y que me atormentó por los próximos 20 años. Solo pregunto una cosa.

¿Dónde estás amada mía? ¿Dónde está mi amor de ultramar? No más me consuela que cada 2 veces al día, un retorcijón le tuerza la tripa y cada vez que cague un brazo de nene, el ruido del mojón callendo al agua le recuerde por siempre mi nombre…

 

…Merdócrata

… Merdócrata

… Merdócrata

Adictos al Culo

octubre 2, 2011 21 comentarios

Hola mis amigos y todos esos hijos de mil putas que me leen les habla pues obviamente el Merdócrata, tu sabe, caballero por exelencia y paladín de ua buena metía de bicho siempre. Como bien saben soy un tipo que gusta mucho hablar de la crítica social y religión y a duras penas hablo de sexo so que tenía que darle un espacio a toda esa mierda y dedicarme a hablar así sea por hoy, al menos, de bellaquera. Pero este post no es de bellaquera para que las mujeres se mojen y me manden sus cricas rebozadas a mi correo electrónico (merdocrata@gmail.com) sino para hacer un servicio público como de esos que siempre me ofrezco a dar por aquí. Porque soy fiel creyente que debo de siempre aplicar mi experiencia personal y alto niveles de conocimiento sexual y humano para el disfrute de usted. De esa manera a la hora de que usted meta mano con una mujer no termine con un embarazo no deseado o con el bicho amputado.

Primero que todo para poder ubicarnos bien tenemos que estar cociente de lo que es el culo y donde se ubica. El culo (el tira peo o bota mierda dependiendo de que parte de Perú o parte de nuestra isla eres) es una herramienta de placer que también sirve para botar la mierda de tu sistema. Su ubicación es en la espalda baja, entre medio de las nalgas y en el caso de las mujeres, a una uña de la chocha. Si abres tu trasero, exploras con tu dedo anular y sientes un orificio pequeño, ese, mi amigo, ese es el culo. Quería dejarlo claro pues no quería empezar el post con la gente perdida sin saber lo que es un culo. Bueno, siguiendo a lo nuestro, el culo es un instrumento de placer puesto que está ubicado en una zona en donde todo lo que le rodea produce bellaquera. De la cintura pa’ bajo, todo lo que hay en el cuerpo humano sirve para pararle el bicho o mojar la jaiba a cualquiera. Es la zona roja de nosotros como especie.

Si las tetas son cerros de pasión; el monte de venus, un bosque de olores sabrosos y la vagina una mariposa de alas abiertas, el culo es algo así como un túnel oscuro en donde esconden un cadáver en alto estado de descomposición, pero que a su vez, ayuda al ambiente, puesto que de ese nauseabundo cadáver obtenemos el abono en el cual crecerá esa hermosa flor el cual llamaremos SEXO ANAL. Entiéndase, que dentro de una macabra escena tenemos algo eco-friendly y nosotros, los amantes de una buena comía de culo (de mujer) atesoramos. Porque siempre hay que tener esa visión clara de que el culo es como una segunda tota y que nosotros, como hombres que somos estamos siempre dispuesto a destrozar explorar.

¿Pero qué hace que un culo sea un buen culo? Esa pregunta me lo hace todo el mundo mientras camino en la calle y yo siempre respondo con lo siguiente: Cada culo es especial. Me refiero a lo siguiente. El culo es algo que aunque parezca genérico, un huequito que parece un eclipse solar, la realidad es que tiene su personalidad. Yep, el culo tiene su propia identidad. De la misma forma que todos los chinos aunque se parezcan no son realmentem real, real realmente iguales, los culos son igual. Unos peluditos y otros razuraditos. El hueco anal es una jodienda que posee su estilo.  Unos más abiertos que otros, otros más apretaditos. Pero todos igual de placenteros. Siempre es bueno verlo. Causa sonrisa. Te alegra el día. Porque un culo es simple. Es como ese nene huérfano o perrito que quisieras adoptar y no quieres abrazar por miedo a enamorarte de él. El culo es amigable y fiel. Te llena de vida. Te da paz.

El culo es político. El culo es comunista porque equitativamente todo el mundo tiene uno no importa su condición económica o social. El culo es capitalista porque con una buena cifra de ceros te consigues uno. Es como la carta de Declaración de Independencia de los Estados Unidos “todos son creados iguales”, aunque no todos se comportan igual. El culo está en todas. Omnipresente. Donde quieras que busques está en todas partes. Es como Barbie, tiene múltiples funciones. El culo critica. Aprueba y desaprueba. Con un peo finito te sonríes, con un peno fuerte como trueno te molestas, con un peo regulado te cagas la nariz.

Son tantas las cualidades del culo que lo aprendes a atesorar. Lo aprendes a querer. Lo aprendes a Amar. Y cuando llegas a amar entonces es cuando tienes que ser precavido. Porque el amor al culo es como cualquier tipo de adicción y cosas tomadas en exceso. Te joderás. De la misma forma que un hombre que ama a su mujer tanto que se tira la maroma de golpearla y degollarla porque si no es de él no es de nadie la gente se cela bien cabrón con el chiquito. Si eres el primero en darle por el joyete a tu mujer tu rápido sientes que ese hueco tiene dueño y que ese dueño no necesariamente es el cuerpo que lo tiene sino que tu sientes que es de tu pertenencia. Ese culo te corresponde porque fuiste aquel que logró entrar por las puertas de ese intestino. Tu pinga habitó ese colon y te niegas a que otro hijo de puta sea inquilino de ese lugar. Se puede comprender. Amas ese culo. Le dedicaste atención y cariño. Lo mereces.

¿Pero qué sucede cuando te vuelves tan adicto a lo que es culo? Puedes de-sensibilizarte. Puedes llegar a cometer errores atroces. Al punto tal de que, Dios perdone, llegues a pensar que culo es culo y meterselo a tu mujer es igual que meterselo a una gallina, una perrita, a tu jefe. Meterselo a una jeva o a un macho te dará lo mismo y entonces te meterás en serio lío. Si eres mujer se supone que el culo debes de dar, por agradecimiento a un buen almuerzo, o por una quincena bien gana, o por amor, so que es natural en ti dar culo pero cuando usted hombre siente la necesidad de dar tu propio culo para sentir placer es entonces cuando andas contra-natura. Las mujeres pueden coger por culo, el hombre no. A menos que seas maricón y eso es lo que te guste (cosa que respeto), un hombre que pida a su mujer que por favor lo calce con un plátano maduro o mínimo, el dedo gordo del pie necesita ayuda. Así empieza. Luego notarás que se pierde de tu casa, mujer, tus pinta labios, polvos de la cara, tus pantaletas y jodiendas y cuando te des cuenta tendrás una puta más puta que tu y te digo, honestamente, las putas no quieren competencia. La sangre va a correr.

¿Qué me dices de aquellos que tienen una joyita de hembra que tienen el culito tan apretadito que tienes miedo de que tenga un colapso anal y que todas sus viceras le salgan de un estornudo si se lo llega a emburrar por completo? ¡Uff divina sensación! Es como tener un culito “Collector’s Edition” en donde si abres el paquete le pierdes el valor. Quieres espetar tu miembro ahí, claro, se comprende, amas a esa jeva pero mientras metes ella está apretadita y toda la pendejá. Entonces reflexionas y te dices a ti mismo, ¡Hey un momento! Ese culito no quiere maltrato, lo que quiere es cariñito. Unas pasaditas de lengua, una caricia y que le digas “te quiero”.

Le dices “Te quiero” porque ese culito viene de una mujer especial. La que atesoras y deseas con todo tu ser. Porque ese ser divino analizó y entregó lo suyo, su huequito anal porque te siente, te ve como hombre y ella te ve a ti como su mujer. Porque aquí es más que una adicción al culo. Es dar el culo por amor. Cuando se lo tocas, cuando lo frotas con tu miembro y ella vira su carita y te dice “Te deseo”. Te la comes a besos, sus pezones se erectan y su vagina fluye como manantial en primavera. Es en ese momento cuando el bicho se te pone como tizón y te dices a tí mismo. “En hora buena, Merdócrata. Eres todo un hombre.” Me palpita el bicho, late mi corazón.

~ A la memoria de un culito especial ~

Dos welebichos pelando camarones

septiembre 18, 2011 20 comentarios

Estaba bellaco pero como no tenía mujer en ese momento me tuve que casquetear y luego de acabar de dejar un lechazo a presión impregnado en el techo de mi habitación llamo a mi buen amigo El Escabajo porque estaba cansado y ensorrado (No se si les pasa pero hacerse una puñeta en la madrugada me sirve como relajante muscular y somnífero para dormir mejor) y quedé en buscarlo por la mañanita para irnos de jangueo por ahí. Éramos unos cabrones desempleados y con ganas de ver culo so que fui a su residencia. Su casa era y siempre ha sido muy peculiar. Parqueo mi carro en un bache y me encuentro un lugar hecho mierda, casa de madera, techo de zinc, un perro comiendo del rollón de las gallinas, tu sabes, la gente de Maunabo son pobres y eso, y le pego 3 bozinazos.

“¡Cabrón avanza!” – Me bajé del carro encojonao’ porque no hay nada que me tuerza el bicho más que alguien me haga esperar. Sale El Escarabajo con su pecho pelú poniéndose un camisa de Pantera o una mierda de esas que se ponen los roqueros a mitad y se monta en mi carro. Me saluda, esquivo su reflejo en su calva asicalá y hablamos de la misma mierda que habla cualquier pana hombruno: que si metí el bicho en algún roto, que si las mujeres son unas cabronas, que cagué un brazo de nene luego de ir a Harry’s Taco y cosas así. Ya tu sabes. Same shit.

El Escarabajo es un tipo antojado. Es un cabrón que no ha trabajado desde hace no se cuando… digo, es un tipo que se las ingenia y está cabrón. Es de esas personas que enchula con la pinga a sus damitas. Con par de palabras lindas y una agarrá de tetas logra que le paguen un Baconator a la más santurrona de las mujeres. Así es él. Bellaqueo por comida. Nada mal. Estábamos tripeando un poco y riéndonos de la gente que escribe en twitter y facebook Roberto Arango en un abrir y cerrar de culo hasta que un sonido infernal salió de mi estómago.

GrRRrruiiuuMm

“¿Qué bicho fue eso?” – Me cuestionó El Escarabajo con cara de pendejéz. No le pude negar lo que era. Estaba esmayao’ pero bien cabrón. Pa’ mi que ese polvo que eche con la mano me hizo quemar algunas calorías y mi estómago me pidió con urgencia algo nutritivo para rellenar esa tripa que estaba al punto del colapso. “Yo conozco un chino buffet nuevo que abrieron en Bayamón. Cerca del Drive-Inn Plaza” – me responde Escarabajo y yo le meto una galleta con los ojos viraos pa’ trás como el puto Undertaker, “DIRÍGEME HIJO DE P#T@!” – exclamé con pasión. Mi buen amigo me remonta a un lugar escondido, misterioso pero apetitoso. Nos bajamos del carro con un guille cabrón…

Bellacos & Hambrientos

Entramos a ese lugar y no lo podíamos creer. Era pequeño pero tan acogedor. Adornado completamente con un ambiente cantones teníamos orgasmos mentales de pensar lo cabrón que lo íbamos a pasar comiendo en este lugar tan escondido dentro de ese bosque de cemento y brea conocido como Bayamón.

Nos acercamos al caunter y no vimos a nadie para que nos atendiera. Pensamos que el servicio era una mierda hasta que escuchamos una voz finita e infantil y una pequeña carita se asomaba. Era un nene chino como de unos 7 años de edad. Nos quedamos estupefactos, pero igual estábamos hambrientos y pedimos la comida: Dos Buffet. Le extendí al nene mi tarjeta de crédito para que me cobrara por los dos servicios (en ese momento Escarabajo no chingaba so que no tenía dinero encima) y pasó la tarjeta y me mandó a firmar el recibo y yo estupefacto. Ese nene es todo un negociante. Sacó unos platos, unos vasos de refresco y haciendo malabares como si fuera parte del staff del Circo Monumental de Pekín nos dejó los platos sobre la mesa.

Yo estaba sorprendido. El cabrón de Escarabajo tenía un parálisis facial. Asombrado. Nuestro concepto de lo que es un niño de 7 años es algo así como un cabrón de 4 pies que habla incoherencia y apesta a mierda. Fó. Pero este nene no. Este nene era especial. Lo invitamos a hablar puesto que no había mucha clientela porque fuimos de los primeros en entrar y apenas estaban colocando bandejas de comida en el buffet. El niño nos dice su nombre con un español con acento pero entendible. No me acuerdo su nombre… rimaba con Pepper Pollo o una mierda así. Le hice conversación sobre tantas cosas que uff… ¿Cómo puedes trabajar tan pequeño? ¿Qué edad tienes? ¿Va a la escuela? etc. etc, la idea era simplemente ver a ese nene interactuar con nosotros. Por alguna extraña razón la comunidad china en Puerto Rico son un poco tímidos a la hora de establecer una conversación que no sea el del cajero gritando la orden en un micrófono a los cocineros. Ese nene era otra cosa. Nos fascinaba. Fue tan cortes, tan gentil, que casi se me sale una lágrima hombruna, porque, tu sabes, tengo sentimientos, you know…

Luego tuvo un sentimiento como que de golpearlo con un tenedor. No podía vivir pensando que había alguien tan joven y tan feliz en esta vida. La sonrisa de un niño siempre me a causado retortijones en el estómago y yo andaba esmayao’ so que le hice el aguaje al nene como de que teníamos ganas de comer. Y como que luego de 5 minutos entendió. Nos paramos y nos servimos como un par de cabrones. Tu sabes lo básico. Mi primer plato fue de Lo Mein con corn nuggets, 2 Egg Roll (1 de cerdo otro de vegetales), pastelillitos de guayaba y mozarella sticks. El de Escarabajo fue unas sopitas de esas color marrón que parece carne de perro hervida. Olía bien al menos. Pero nos sentimos amariconados de cierta manera.

Uno trata de hablar de mujeres y tirarlas al medio por cafrondas y cosas así pero no hay gasolina hombruna si no se alimenta el líbido. Para hablar malo de un desamor hay que estar entregado a la bellaquera y decidimos buscarnos ambos dos platos llenos de suculentos y ricos camarones. Pero cabrón, estos no son camarones cualquiera. Estos son camarones que aún posee el casco, la coraza, la mierda esa de pellejito que tienes que pelarlo tu mismo. Eso hicimos. Lo trajimos a la mesa. Es entonces donde fluye las ideas para poder desacreditar esos desamores que tanto nos jodieron la existencia. Ustedes chicas tienen que comprender que nosotros funcionamos distintos a ustedes. Ustedes pueden coger un teléfono y hablar de como a Pedrito no se le paró el bicho en una cita, etcétera y pueden hacer el daño rápido pero nosotros, uff, nosotros podemos hablar mierda pero para decirlo con pasión hay que decirlo en la melancolía o en la bellaquera total. Yo no estaba con ánimos de llorar ni de guindarme de las pelotas por un amor que no me correspondió. ¡Bicho con eso! Yo quería vanagloriarme como hombre. Hacerle honor a la tranca que me guinda entre las piernas. Nos soltamos Escarabajo y yo y él me confesó que tan puta y sucia era un ex amor de él número 34, que no le gustaba cagar pa dentro y que era no se, aspirante a algo de medicina, ya ni me acuerdo. Una incrédula presumida que roncaba de ser mierda y no llega a a peo. Yo, uff, yo me estaba desahogando contando la historia de La Mujer Caballo y de otras cabronas que pasaron sin pena ni gloria por la puñalada fálica del Merdócrata.

¡Cosa cabrona! ¡Cómo pelamos! ¡Cómo destruimos! Lo necesitaba. Soy un bellaco herido de muerte y quería sacarme de encima esa penumbra que tenía encima. Las mujeres pueden ser los seres más hermosos y más crueles del mundo. Yo no quería que me jodieran. No pasará eso nunca. Lo que el alcohol no suelta los camarones lo aflojan. Confiesas qué tan mierda puede ser una mujer en la cama. Qué tan puta puede ser. Qué tan perra y diabólica su alma es… Chacho no puedo ni describir. Solo puedo decir que de mis desamores no quedaron ni el roto ni la peste. ¿Pero saben qué? Me sirvió de medicina. Pude aliviar mi alma. Estaba en paz. Los camarones son un elixir que ayuda a sincerar a las personas. De la misma forma las pone hiper-bellacas. Me levanto para una ronda más de crustáceos. ¡Espera un momento! Recibo un mensaje de texto. Una chica de Cayey que me gusta y me retuerce la tranca.

Se me para el bicho y derribo mi Pepsi Cola (con el bicho).

Toda la mierda que hablé de las mujeres se me fue pal carajo.

Salgo afuera.

- “Hola. ¿Cómo estás?”

Escucho su preciosa voz.

…Vuelvo a ser el bellaco de siempre

La Vida Perra del Blogiante

agosto 31, 2011 15 comentarios

Yo estaba echando gasolina por la mañanita tu sabes, porque iba a ir a “trabajar” y con la pelambrera que me caracteriza le metí $6.00 en el tanque. Me estaba distrayendo con el letardo que siempre hay cuando solamente falta 20 centavos para poder completar de fuletear ese carro que tengo y absorvida completamente en esa monotonía vi que al lado de mi carro había como 6 perros satos y pulgosos jodiendo uno con los otros. Entre ellos destaco una perra que estaba obviamente preñá. Se que lo está por el tamaño de sus tetas que rozaba el suelo. De momento vi como otra perra jugueteando le empezó a mordisquear las tetas a esa perra que estaba preñá. Esa escena no se me fue de la mente, tanto es así que lo he utilizado como introducción a este post de mierda. ¿Qué puedo decir? ¡Me chocó!

Entonces reflexioné en mi trabajo. No pude dejar de olvidar esa perra siendo mordisqueada en las tetas por otra perra que juguetona mamaba de la leche de la futura madre. Me dije a mí mismo “¿Cuándo será el momento que me toque mamar de la teta de la vida?”. Cabizbajo frente a mi computadora en mi bella oficina adornada de clips, papeles tirados, tinta de printer y un periódico destripado no encuentro más nada que hacer con mi vida, me importa un bicho todo, acceso Facebook y me dedico a ver todas las cabronas que me han agregado a mi cuenta y me pongo a ver sus galerías de foto para tazar qué tan grande tienen ellas las tetas. La sensación de imaginarme esos pezones que esconden esos bikinis y esas ropas de mujeres profesionales o britoleras (según la cuenta que acceda en el momento) me pone el bicho a dar fuete a mi pinga pidiendo “pon pal cielo”.

Tanta bellaquera no la puedo controlar. Si me hago una paja tengo que hacerla con proeza.

Pero de momento desconsuelo…

Me pongo a leer un blog de un cabrón que aprecio mucho llamado El Blogiante y leo un post de él en donde se sincera super cabrón por el hecho de que  él vive un dilema sobre que todo el mundo le gusta estar etiquetando las personas y que a él lo tildaron de Ivan Drago o una mierda así porque el tipo anda aborrecido siempre. Nada, accedan al enlace para que sepan de qué bicho hablo.

Pregunto. ¿Acaso no será la vida una perra y nosotros somos la otra perra que buscamos mamar de la teta de ella, así sea jugando?

Puede ser que sí. Yo creo que todos nosotros tenemos esa idea de que tenemos que vivirnos la vida porque sabemos de antemano que la nuestra es muy rápida. Algunos le importa un culo la vida al punto que hacen de todo hiriendo a terceros y muriendo en un residencial con tantos tiros en el pecho y cara que haría que la muerte de Robocop cuando era humano fuera auspiciada por Nickelodeon.

Pero también existen los que reflexionamos y nos recogemos a buen vivir. Nosotros los servidores públicos anónimos que ayudamos al prójimo en nuestro tiempo libre y que luego nos sentamos frente a la computadora durante el día para postear blogs sobre nuestros desamores y diarios reflexivos que enriquecen al ser humano en cuerpo y espíritu.

Soy un hombre sensible y siempre me importa el bienestar de los demás. Aunque tampoco soy hipócrita adoro el sufrimiento de aquellos que hicieron mal a nuestra sociedad y que ahora por ironías de la vida o por karma, están pagando el infierno aquí en la tierra (saludos al culo de Arango).

¿Pero seré yo quién yo creo que soy? ¿Seré ese híbrido de mierda y hombre simpaticón y buena gente que siento que soy?

Yo creo que la personalidad del ser humano no se debe de juzgar por un uno sino por un tres. ¿De qué carajo hablo? Fácil. Porque nuestro mundo ni nuestro comportamiento es juzgado por nosotros solamente sino por múltiples punto de vista y aquí les dejo una explicación

¿Quién yo soy?: Se trata de quién yo creo que yo soy. Cuando uno se para a hablar con una persona en el trabajo cuando eres nuevo o cuando eres universitario y te introduces con el corillo y les dices a ellos tu forma de ser. Dices que eres dinámico, capaz, hábil… ¡eres la ostia! Y la mierda es que te lo crees.

¿Cómo me ven?: Aquí se habla de mi percepción sobre cómo creo que los demás me ven a mí como individuo. Si creo yo que me ven como una persona fría y calculadora (saludos Blogiante) a pesar de que yo piense que soy un individuo mucho más complejo.

Lo que perciben de mi: Más que una interrogante, aquí trata lo que ellos ven de mí. Aquí es como ellos como individuos perciben a este servidor. Ellos juzgan y llegan a sus conclusiones. Esas conclusiones solo ellos la saben y yo posiblemente jamás lo sepa.

Por ende lo que quiero hacer entender es que uno jamás es lo que uno cree que es. Como cuando uno habla en una grabación y juras y perjuras que tu no hablas igual a lo que salió en esa grabación. ¿Por qué? Porque simplemente no estás en la misma posición. Todos nosotros vivimos tomando posiciones. Analizamos y juzgamos a nuestros semejantes. Aceptamos y discriminamos a quienes nos afectan como individuos. Somos seres complejos que deseamos entender y entendemos un carajo.

Pero la gente siempre busca por donde buscarle significado a las cosas donde no hay. Yo no puedo demandar ue me comprendan cuando lo que yo le mercadeo al mundo es una ilusión. Yo soy uno de esos pocos que me mercadeo tal y como soy. La gente cierra los ojos mientras me lee y piensa que este hombre con cabeza de mojón está desnudo frente a una computadora pensando en hablar nuevamente de cricas y culo en un post. ¿Yo no soy así… todo el tiempo. ¿Pero si es así como me ven los demás? Me importa un bicho. ¿Por qué? Porque después que yo me conozca a mí mismo me importa un carajo lo que piensen los demás de mí. Las redes sociales piensan que soy un bellaco con mucho tiempo libre frente a una computadora y la verdad es… bueno, que soy un bellaco frente a una computadora. Pero el mensaje no es ese, el mensaje aquí es, vuelvo y repito, no te preocupes por lo que piensen otros sino por lo que tu ves de ti mismo. Si eres una escoria de ser humano y tienes problemas en aceptar lo que eres esos son otros veinte pesos. Claro. Pero como la vida es karma pura, ya verás que todos aquellos que pensaban mierda de ti y te juzgaron a la ligera posiblemente son los primeros en que serán juzgados a la primera a la hora de tener un buen trabajo, conseguir una jebita, a la hora de chichar y quedarse arrollao’, etc. No hay peor arma que el karma. El karma es una perra a la que le mordisqueo las tetas.

Somos complejos… somos absurdos

…somos una perra preñá

¡Bésame, no seas puta!

agosto 8, 2011 34 comentarios

Yo soy un tipo fogoso a la hora de tener sexo. Yo tengo unos estándares cabrones y formas distintas pero a la vez interesantes para poder demostrar amor. Yo me entrego en cuerpo y alma a la hora del sexo. El chichar me gusta. Es más que un hobbie, es un “algo” que me hace ser lo que soy. Echar un  polvo es algo tan placentero… uff, no sé. Me relaja. Me quita tensiones e incertidumbres. Meterlo en un hueco vaginal, sentir esa penca mojaíta y el frote de mi bicho deslizándose en las paredes vaginales me regocija tan cabrón. Es una sensación que solo el que ha dado felpa ha de conocer. Es algo simpático, rico, hermoso y si no te cuidas hasta vicio le coges. Pero seamos honesto, sarna con gusto no pica. ¿De cuándo acá está malo ser adicto a la penca?  Yo no sé. ¿Y si es la penca de la mujer que amas/quieres/deseas?  Tampoco sé. No obstante, a pesar de que la chocha es algo placentero yo estoy consiente de que hay otras cosas que también conllevan a la realización de un polvo perfecto. A eso le llamo besar.

Besar es uno de los actos más sencillos y a su vez más placenteros que hay cuando se tiene sexo. Hay muchas formas de besar y lugares donde besar. A mi me gusta que me besen la boca y que me den un french kiss en la cabeza del bicho, tu sabes, para el romanticismo y la pendejá. Siento que cuando te besas le dices tantas cosas a esa persona especial que con simplemente una metida de bicho no puedes lograr decir. Por ejemplo. Yo con el bicho yo lo que digo mientras chicho es “¡Te quiero partir como avellana, cabrona!”; cuando beso lo que digo es “¡Te quiero partir como avellana, mi amor!”. Tu sabes. Todo es cuestión de semántica.

Muchos hombres que pasan por alto el besar y logra que mujeres los pelen por brutos y mujeres desconocen lo importante que es besar a sus parejas y que nos hacen sentir mal. Nuestro corazón hombruno late porque siempre hemos sido criaturas apasionadas. Yo no recuerdo la última vez que yo haya sabido de un hombre que haya pegado cuerno o que trate a su mujer como mierda. En Puerto Rico eso no pasa mucho, creo que en Perú si. Pero la mierda es que sí se de mujeres, como por ejemplo la triple hija-de-puta de “La Mujer Caballo” , que no le gustaba besarme. Nos bañábamos juntos y le pedí un beso y la cabrona me decía que no, que ella no besaba en el sexo. Ya ustedes saben cómo es que acabó esa maldita relación. La tildé de puta y es con razón. Solo las putas son las que dicen que no quieren que las besen en la boca. No sé realmente por qué. Será que les da un remordimiento en la conciencia todo el bicho que han mamado en una vida. ¿No? Quizás sea que le tienen miedo al mal aliento luego de tragar leche de hombre. No lo sé. Solo sé que lucen como cohetes el tomar esa mala decisión de no besarme.

Que puta y qué sucia eres mujer. Nosotros queremos ser delicados contigo. Deseando llenar esas expectativas que una mujer siempre busca y no encuentra en un hombre. Eso de ser un hombre que sea un tigre en la cama y un Don Juan en el romance. Queremos aplicar ambas para que tengas un hombre perfecto que llene por completo tus expectativas. ¿Cómo nos pagas? Nos giras la cara. Eres una desagradable, una rata tetona…. una rata con buen culo… no sé pero igual eres una rata. Besa. Puta. Besa. ¿Se te va a caer algo? ¿ Sientes que se te va a cerrar la chocha por siempre si compartes un poco de lengua y un poco de saliva conmigo?

¿Qué pasa puta? ¿Olvidaste lo que es tener un hombre apasionado? ¿Te acostumbraste a los “has-been”? ¿Sólo te dejas besar de aquel que tenga una cuenta de banco grande o que mejor dicho su papi tenga una cuenta de banco grande? ¿Por qué no me besas? Tienes los estándares altos ahora? No tenías los estándares altos cuando mamabas del bicho mío en el estacionamiento de Canton Mall. ¿Por qué ahora si? ¡Oh ahora eres linda y fina! Bueno, lo de linda te lo dejo pero lo de puta te afinca. ¿Por qué temes besarme?

Ahora te vas a joder. Bicho con furia te voy a meter. Cabrona. Te joderás.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.114 seguidores