Canibalismo: El sabor de la carne humana

Para muchos ha de ser todo un tabú, pero no es para menos puesto que para nosotros al menos en esta parte del mundo, ha de ser totalmente chocante que seamos parte de un acto canibal. Pero no podemos alejarnos a la realidad, el canibalismo existe y siempre ha existido en nuestro mundo. Algunos con un enfoque religioso, quizás con un enfoque oscurantita, hasta los que tienen que ver con sobrevivencia y enfermizos. La ingestión de la carne humana no es algo nuevo ante la sociedad. Existe. De hecho, existe y de diversas maneras. Empesemos.

Primero que todo no podemos empezar como brutos. Hay que saber qué carajo es canibalismo. Sencillo, la acción de comer un individuo de tu misma especie. Mamarse un bicho o comerse un buen culo no te hace canibal. ¿Ok? Bueno. ¿Pero solo le limita a seres humanos? Nop. Hay otras criaturas en nuestro medio ambiente que hacen ese tipo de práctica como por ejemplo los grillos mormones y gran parte del reino acuático. De hecho, por mucho tiempo se pensaba que esto se practicaba solo porque había una condición extrema de hambre pero, aunque es cierto que el hambre puede llevar a esto (recordemos lo que le pasó al equipo Uruguayo de rugby que se estrellaron en un avión en Los Andes en 1972) y otras vainas que no necesariamente se tiene que llegar a ese punto para que un animal llegue a consumir a otro de su misma especie.

¿Pero qué con los seres humanos? ¡Ah ahora es que estamos hablando! Los seres humanos estamos en ná. De hecho, hay una población extensa humana que es canibal y no se lo han planteado. ¿Recuerda usted el día que usted fue a una Iglesia (Católica) y usted consumió el “cuerpo de cristo”? Yep, bueno, es un canibalismo figurativo; eso junto al padre que bebe de la sangre de Cristo. Es un concepto un poco morboso. Estás alimentándote de un ser humano, pero no de un ser humano cualquiera sino DEL HIJO DE TU DIOS!!! WTF. Pero anyway, lo que sea por uno ganarse el cielo, I guess.

La carne humana se consume desde que el mundo es mundo. En tiempos inhóspitos hace milenios atrás cuando la Tierra pasaba por transformaciones climáticas y el alimento escaseaba los seres humanos consumían inclusive a sus propios hijos cuando el hambre picaba. De hecho, imagínese la escena. Un frío bien hijo de puta y uno cruzando el Estrecho de Bering y sin provisiones ni nada para cazar, tu mujer a punto de parir, un bebé tierno se asoma por la vagina de tu mujer, ella lo pare y al final le dan muerte y se lo comen. Bon Apetit. No es que sea morboso pero me gusta ser claro a la hora de darle a ustedes la descripción.

También existe el auto-canibalismo que es el proceso de uno ingerirse a sí mismo. La cosa cabrona es que nosotros indirectamente somos parte de ello cuando las celulas muertas de nuestra lengua y de nuestra boca mueren y nosotros las tragamos. Fo que rico, que se yo, pues no sé  a que sabe. ¿Saliva? Supongo. Pero eso que menciono ahora es mierda porque es involuntario. Pero eso sí, hay gente que han sido sus propios victimarios en el canibalismo y se han cansumido a ellos mismos. Hay de todo, pero quiero traer a colación al artista chileno radicado en Dinamarca, Marco Evaristti  como parte de su “shock art” hiso una cena para 12 en donce cocinó pasta agnolotti con albondiguitas y las putas albondiguitas contenían ¡Adiivinen! Puñeta, la grasa que el se sacó de una puta liposucción un año atrás. Pal’ carajo. Y pa joder, le dio de comer a esas 12 personas y también enlató de esas albondiguitas y las vendió como parte de su arte. Cosa cabrona. Aquí una fotito y un videito.

¿Pero qué tal si nos vamos a lo más morboso y nos enfocamos a los criminalmente insanos que tuvieron notoriedad en lo que a canibalismo se refiere?

La Familia Mauerova

Estos mierdas miembros de un culto y caníbales en la República Checa tuvieron el descaro de comer trozito a trozito al nene de su familia . Disfrutaban de la piel de nene y le obligaban a cortarse pedazitos de él y a comer de su propia carne. Digno de una puta película de terror. Les recomiendo que lean sobre ellos. Es algo más complejo pero no me sobra tiempo para abundar.  Es como una versión real de Texas Chainsaw Massacre. Más info aquí

Andrei Chikatilo

Este estaba en ná. Ustedes los morbosos de los crímenes raros han de saber un poco más de él. Para resumir, el tipo era un Ucraniano con la morbosa idea de matar mujeres y niños y se los comía. Conocido como El Descuartizador de Rostov hiso mobilizar a la KGB  y sus crímenes eran con fines solamente sexuales. ¡Le ponía bellaco eso! Más info aquí

Armin Meiwes

Este tipo tenía una bellaquera encima y dejó un mensaje en internet el cuál decía algo así como “busco tipo pa figarlo y comermelo” y otro cabrón igual de bellaco llamado Bernd Brandes el cual le pidió que por favor le demostrara su amor hacia él comiéndoselo. No sin antes anestesiarle el bicho, cortárselo y comérselo entre ambos. ¿Luego qué paso? Bueno, lo apuñalo lo picó en cantitos, lo destripo, lo guindó, puso pedazos de su carne en el congelador y consumió no sin antes grabar el todo ese proceso en video. Eso le da un significado especial a eso de “¡Quiero comerte a besos!”. Más info aquí.

Como pueden ver hay mucha gente entregada a la maldad y que están en nada  a la hora de llenar esos placeres. Los mencionados son solo vagos ejemplos de varios individuos que han participado de este macabro ritual como por ejemplo Ed GeinAlbert Fish e Issei Sagawa (que hasta en películas porno sale). Pero la interrogante que muchos tendrán es ¿A qué sabe la carne humana?, Bueno, para eso mejor recurrir a la respuesta del mismísimo Armin Meiwes que dió en una entrevista al canal alemán RTL:

“Yo sasoné el steak de Bend con sal, pimienta ajo y nuez moscada. Lo acompañé con croquetas, col de bruselas y salsa de pimiento verde”, – añade, “El primer bocado fue, por supuesto, una sensación peculiar, indefinible, al principio, porque yo lo había anhelado desde hace 30 años, esa conexión interna se perfecciona a través de esta carne. La sabor de la carne es como el cerdo, un poco más amargo, fuerte. Su sabor es muy bueno. “

…Yo prefiero mi Baconator Triple de Wendys