Solo quiero chichar

Me estaba haciendo la puñeta con una lija 400 pues estaba bellaco viendo la última edición del shopper de SEARS. Estaba bellaco bien cabrón y tenía el bicho como punta de lápiz a punto de coger el College Board. Estoy en ná y recibo una llamada a mi celular. Lo tenía en el baño y me tropiezo con el filo de la mesa de noche y casi me lleva el tío peluca. Me cagué en la ostia y busqué el celular.

“¡Hola! ¿Cómo estás?”  dijo la voz preciosa de esa mujer. Yo le doy cháchara porque soy un tipo cortés y no como los welebichos que leen mi blog y dialogamos. Hablamos de todo. Amor, fidelidad, lealtad y por último salió el tema del sexo. Una cosa llegó a la otra y eso es lo que me motivo a escribir este post.

Las personas son criaturas extrañas las cuales están compuestas de deseos y gustos. Unos les gusta el cornflei con leche, otros les gusta la leche en el culo; otros desean  güineitos en escabeche y otros que le hagan escabeche el güineo. Entiéndase que somos unas criaturas de gustos. Pero creo que más que de gustos, lo somos también de deseos. Me pueden criticar por lo que sea pero que se joda, yo soy de los que piensa que los seres humanos somos mucho más animales de lo que nosotros queremos reconocer.

Seguimos aún nuestro instinto. Somos gente que valoramos lo que nos dice la mente, el corazón y sobre todo la pinga o la tota. Hablemos de pinga y tota. ¿Sabías que un hombre en sus 60’s, 70’s y por ahi pueden aun preñar? O sea que el bicho aun le funciona. ¿Sabías que una mujer aún se le moja la pájara después de vieja? Le puedes meter figa luego de su menopausea. Entiéndase que no hay excusa pa’ dejar de chichar. Pero lamentablemente nosotros como sociedad tenemos la mala maña de ver el amor y el sexo bajo distintos prismas. Me explico:

Amor: Aceptación. La sociedad lo ve como uno de los pilares que mueven a la familia puertorriqueña y la del resto del mundo. Amor de padre, de hijo, de amigo, de enamorados. Es tan diverso y se acepta. Se mercadeo como algo lindo y bello que todos debemos experimentar.

Sexo: Tabú. La sociedad lo ve y lo toma con pinzas. Meter pinga es malo y se debe de tratar aparte. Es un acto natural que se debe de cuidar y mientras menos se hable mejor. Tan diverso como el amor (y hasta más). No queremos que nuestro medio ambiente se contamine con feromonas, sangre y semen.

Esa es la mierda que pasa. Amor es bueno siempre y cuando no se trate del sexo. El sexo es el tabú más grande que tenemos que afrontar todos nosotros, digo, por lo menos el puertorriqueño general. Me da hasta gracia porque a veces nos queremos vender como si fueramos un país de vanguardia en donde el alcohol, y la joda es lo que nos define como pueblo pero cuando se habla de poner a una hembra a cagar a dentro y dejarla como brocheta entonces la gente te mira feo.

¿Por qué? ¿Por qué tenerle miedo al sexo?

El sexo es bueno en todas las formas. Desde una buena paja hecha por la chica de uno hasta par de nalgadas con par de jalones de pelo incluído mientras la tienes en 20 uñas dándole felpa. Cada cual tiene su forma de chichar y pasarla cabrón y de hecho, de eso es lo que quiero hablar hoy. Sobre el chichar. Pero no solo chichar por chichar sino la chichaera sin compromiso. ¿Alguno de aquí ha vivido la experiencia de lo que es hechar un polvo sin tener la mente en que tiene que responderle a alguien en particular? Entiéndanme, no hablo de pegarle cuernos a tu mujer o a tu macho con otro tipo y no sentirte puta culpable. Hablo más bien de un fucking buddy o fucking partner. Ese tipo de relación en donde tienes una amistad con cierta persona y que andan en la clara: “nuestra relación es estrictamente sexual”.

¿Quién en su juventud no hubira querido eso? Tener una mujer que esté dura y que solo quiere que la calzes hasta el 8 de bastos. Digo, ha de estar cabrón. Pero tal y como me contó una persona la cual conozco, esas relaciones a veces traen cola. Me explico. Gente que quieren hechar un polvo expresso. Tu sabes, es como llamar a Pizza Hut y pedir una casqueta pa tu palitroque. Pasándola cabrón, lo sé. Pero qué sucede si quedas con la persona, te hace la puñeta y luego te confieza que te ama. WTF. Eso no es lo que te esperabas. Le diste el breik de que te cogiera la pinga y te lo hiciera un puto acordeón y ahora te vino con la mierda de que te ha aprendido a querer y que quiere que le des una oportunidad. Ea’ puñeta. Y cuando eso pasa, entonces ya todo se jodió.

Comenzar relaciones con fucking buddies está cabrón por el hecho de que lo que te ha unido a esa persona solamente fue el tamaño de su maseta o los gajos de la chica. Ah, y que es tremendo ser humano. Pero that’s it!!! ¿Por qué ir a otra cosa más? ¿Por qué recurrir a romper la magia del sexo desenfrenado para luego andar en búsqueda de un compromiso? Digo, yo se que existe gente que gustan de relaciones serias y eso lo respeto, quién sabe, quizás quién les escribe tras este blog sea uno de ellos, pero esa gente está en la clara. Relaciones serias con personas serias. Fine. Finito. Eso está bien, ¿pero cómo es que una persona que lo que quiere es mojar el nugget con otra persona decide acabar toda esa aventura lechera solo por probar suerte?

Los que quieren una relación de fuck buddy no buscan de compromiso alguno. Puñeta, por algo es que se llama Fuck Buddy. No te quiere. No te ama. No siente nada por ti que no sea una atracción completamente sexual. Carnal. ¿Por qué lo estás jodiendo? El tipo quizás tuvo una mala experiencia con el amor y lo que quiere es tener algo sin compromiso. Olvidarse de lo que es sencillamente tener una novia y seguir pa’ lante. Júntele eso si es que sus rompimiento tuvo que ver con un cuerno o una mierda así. O sea, el fuck buddy en su mayoría a vivido experiencias no muy gratas con el sexo opuesto (a menos que seas gay) y lo que quiere es tener una oportunidad de disfrutar de uno de los mejores plaseres de la vida sin la nececidad de levantarse de la cama viendole la cara a una persona por los próximos 60 o 70 años de su vida, digo, si es que permanecen casados.

Amigo que me lees, no pierdas tu tiempo. Si quieres una mujer pa’ una relación para en serio entonces deja claro eso desde el día uno. Eso no significa que no vas a chichar. Quizás chiches. Puede que no de la primera pero eso no significa que serás un miserable en la cama ni mucho menos. Pero si quieres que te correspondan en el amor, pues háblale claro. Dile que le gustas, que es una chica especial, y wele rico… que tiene unos cocos bravos y que te para el bicho mientras hablas por teléfono sobre cosas insignificantes e importantes pero que le dá sentido a la vida. Se honesto. Ve con calma. Rilax y quizás la pases cabrón ahí y de paso tienes una mujer para poder afincarte.

Pero si lo que quieres es una mordidita de tetillas y estás como tornillo pidiendo rosca y con ganas de empalar un buen culo entonces entrégate al sexo sin compromiso. Mantén esa relación especial entre tu pareja y tu y no te tires de pecho a otras cosas que simplemente no vale la pena. Ella se sentirá mal si cambias de pareser. Ella quiere daga, tu quieres tota. Es un win-win situation. ¿Por qué joderlo? Disfruta del sexo, te lo mereses. No seas mamabicho; espabílate si comienzas a sentir algo más que atracción hacia esa pareja. Si tu corazón late demasiado mientras chichas, grapa tu pandorca, martíllate la punta del bicho y repítete a tí mismo

… “Solo quiero chichar”