Archivo de la etiqueta: año nuevo

Los números de 2013

merdonewyear1Saludos a todos y cada uno de ustedes sickfucks que siguen a su amigo inexistente Merdócrata Bloguero por todo este tiempo. Luego de un año 2013 llenos de contratiempos donde admito que dejé el blog en un segundo plano debido a situaciones personales vinculadas a la industria de la pornográfica y a que me importaba un bicho escribir mensual , quincenal o semanal. Pero por dicen que lo importante no es la cantidad sino la calidad, cosa que mis escritos no tienen ni de una ni de la otra, pero a la mierda, así soy yo, Merdócrata. ¡Completamente impredecible! Lo que si puedo decirle a todos y cada uno de ustedes es que agradezco su support en este hermoso proyecto de vida que tengo dentro de mi blog pues puede demostrarle al mundo que tan basura soy. Si no fuera por ustedes esta mierda que escribo sería las memorias de un sujeto y para ese sujeto solamente. Gracias a la magia del Internet no solo yo sé que soy un escombro social sino que toda la comunidad del ciberespacio puede presenciarlo y dar fe lo soy y a mucha honra.

¿Qué espera de mí en este 2014? No sé. Lo de siempre sexo desenfrenado, historias de superación sexual, crónicas de una vida desenfrenada llevada el desperdicio, obvio lo que me caracteriza. ¿Y sobre la página? No sé. Quizás un poco de feng shui en el blog para atraer muchas visitas y energía positiva. Lo que sea para mantener este blog activo.

Mientras tanto…

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 23.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 9 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

El hombre real: Un Puerco Bello

Primero que todo quiero empezar hablándoles diciendo que muchas gracias por su apoyo al blog de su buen amigo inexistente, Merdócrata. Nunca supe que hablar mierda sobre mi vida y tratar a las mujeres como objetos sexuales y eso me iba a traer tanto triunfo en la vida. Desde el fondo de mi corazón, siendo lo que soy yo, un ser híbrido entre miera y hombre, gracias. ¡Gracias Pueblo de Puerto Rico! ¡Gracias Internet! Me han demostrado qué tan basura todos y cada uno de ustedes han sido, son, y han de ser. De veras gracias. Dejando la lambonería a un lado quisiera hablarle a ustedes de un tema muy particular pues esta es la primera Navidad que tengo con ustedes y creo que es pertinente traerlo a colación en especial.

Ustedes saben que durante el período navideño nosotros tenemos una fokin mala maña de decir estupideces para queda bien con la gente que nos importa y no me refiero solamente a nuestra familia, que se joda la familia, me refiero a las personas que realmente amamos por ejemplo las mujeres y toda esas mierdas con vagina. Y nosotros los hombres por pendejos nos da por decirle a ellas que este diciembre y lo que queda de enero, las octavitas y esa mierda estaremos atentos a velar por nuestro peso y comer menos. ¿Velar por nuestro peso? ¿Comer menos?

Nosotros somos hombres, no mariquitas. Un hombre de verdad no necesita de jamás y nunca velar por nuestro peso.  Me refiero, a que vamos, los hombres de verdad no nos importará como nos vemos. Cuando una cabrona de estas se moleste por como nos vemos entonces es hora de darle un giro de 180 grados ponerla en 4 patas y darle por culo antes de mandarla a la mierda. La verdad es hija de Dios y hermana mía. Los hombres nacimos para ser puercos. Un hombre tiene que importarle un bicho lo que dicen los demás en especial su mujer. ¿La mujer tuya te conoció siendo un puerco, gordo y sebao? Entonces que se acostumbre. A poco ella le gustaría que le estuviésemos jodiendo por estar una puta hora completa tratándose de ver “ricas” aunque sean unas putas vampiros chupa sangre, chupa pinga y chupa dinero. ¿Verdad?

Ellas no tienen resoluciones de año nuevo y en las navidades quieren siempre verse bellas y entonces demandan de sus maridos, esposos, chillos o concubinos que se vean radiantes. El hombre radiante se ve al natural. ¿Cómo es un hombre al natural? Lechón, barbú, lechón, barbú y lechón, ah y también barbú. ¡El pelo en el pecho es completamente obligatorio! Si tu mujer quiere que te veas lindo y radiante entonces que acepte lo que está con ella: UN HOMBRE.

¿Y si quieren que te afeites y toda esa mierda porque quieren que te veas bello? Muéstrele el dedo del medio, mírala a los ojos y dile un buen “fuck you”, yo siempre lo hago. Yo no tengo barba porque tengo mierda por rostro pero tengo el bicho como un puto nido de comegén. Pelú con cojones. Oloroso. Oloroso a hombre. A las jebas mías las pone bellaca. ¡Ninguna se queja! Ni se quejará.  De hecho la Biblia dice en Timoteo, 2:11-12:

«La mujer aprenderá en silencio, con toda sumisión. No le permito enseñar a la mujer, ni que domine al marido, sino que permanezca en silencio.»

 

Pero si jode que una mujer demande que te veas bien más jode un hombre que se deje influenciar por eso y le haga caso a su mujer. A tí cabrón mi descarga. Cabrón, aprende a ser lo que eres. Eres hombre. ¿Quieres una vaginita? Cortate la pinguita y con un cuchillo hazte un tajo entre las patas, pedazo de mierda. Digo, si lo que te gusta es cagar pa’ dentro pues te lo respeto. Yo soy el primero en defender el derecho de los maricones. Pero si tu dices ser hombre entonces demuéstralo dándole pichón a esa parga. Sé cómodo. ¿Acaso han visto a Osvaldo Ríos, educador de mujeres por excelencia, lloriqueándole a una mujer pidiéndole cacao? Claro que no, porque ese macho completo sabe cómo tratar a su mujer, con cariñitos de correas de cuero y almuerzos de sanwiches de nudillos.

No estoy diciendo que a la mujer se le debe de pegar, nada de eso, tu sabes. Solo digo que cuando se es hombre hay que tener las prioridades claras en la vida. Primero hombre, luego el carro, luego el perro, luego una cagada en el baño, luego un Baconator triple carne de Wendy’s, luego otra cagada, otra limpiada de culo y entones tu mujer. Digo, esto se los digo para que no digan que solo lo que escribo aquí es mierda y verborrea cibernética. Lo hago porque los amo mucho, en serio, como un cáncer en el bicho.

En resumen, cuando la mujer lo tilde de puerco, sucio y abandonado dígale que se vaya al carajo, que el ser hombre le da a usted un poder bien cabrón, el poder de ser todo un lechón, absurdo y obseno. Alabe su vida de mierda, vea porno, paguese unas putas y viva, viva ese honor de tener ese apéndice colgándole entre las piernas.

Usted tiene bicho, ¡usted es Hombre!