Etiquetado: bebé Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • merdocrata™ 5:27 pm el October 27, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: , asesinato, bebé, , , boca, , chicha, , , embarazada, , , , mordida, , , , prepucio, , , , , ,   

    Sexo Satánico 

    Allá para el siglo 20 como para el año 1997 yo era un tipo que estaba en ná. Dolido por pasadas experiencias y sobreviviente de vivencias en donde aprendí a ser mezquino con las mujeres para poder desarrollar una coraza que me hiciera a prueba de pelos de crica, me puse a vivir la vida al máximo. ¿Cómo? Intente muchas cosas. Tratar a las mujeres como mierda, objetos, instrumentos de satisfacción etcétera, tu sabes, cosas que un buen hombre hace para poder cumplir con su cuota masculina. Ser macho es cosa seria para mí. No soy una persona muy sentimental en lo que se refiere a las artes del querer. Rara vez amo; de hecho lo evito. ¿Por qué? Bueno, entiendo que el amor es algo que complica las cosas en una relación. De hecho. Qué carajos. Ni relación es lo que quiero, o a menos quería durante esa época noventosa. No. Quería ser libre. ¡Oh si! Lejos de responsabilidades y de cabronerías que me afectaran mi mente. Yo… pues, hablando claro, yo quería chichar. Pero aunque yo solo quería chichar, como dije anteriormente, había algo que me preocupaba. Yo era y de hecho sigo siendo un tipo con cierto tipo de “necesidades especiales” y siempre deseo, mientras sea posible, disfrutar de los placeres de la vida. Los míos, personalmente, son muy peculiares. Me gusta atacar sexualmente a mis parejas mientras duermen, comerles las totas sorpresivamente, abofetearles en la cara con el trapo de bicho mío, y meterles el dedo en el culo como muestra de afecto. ¡Pero yo quería más! Soy un dinámico en el sexo.

    Quería comer culo (de mujer), devorarle la crica a un jeva, chuparle las tetas a la mujer más mezquina de Trujillo Alto, soy un depredador sexual de fetiches nauseabundos y devorador de almas de mujeres en pena gozosas de buena maseta. No puedo lidiar con tanta presión. El bicho lo tengo hecho un pretzel de tan bellaco que estaba, cuestionando, lleno de interrogantes sobre cómo satisfacer estas necesidades biológicas que tanto alteraban mi cuerpo y alma. Entonces no pude más. Tomé las llaves del carro y escapé; bueno, escapé de mi hogar pero no de mi mente fresca, nauseabunda y ninfómana que solo piensa en los más grandes placeres que un hombre tan enfermizo como yo pueda tener. Conduciendo en mi vehículo de motor reflexiono al respecto. Llego a una calle sin salida y paro en seco. Vi algo que me deja perplejo. Bajo una caja de cartón veo una pequeña perra, chichuahua, media sata, pequeña, con las tetas inflamadas y unos perritos mamando del sabroso néctar que emana de su madre. Me di de cuenta de una cosa. ¡Eureka! Quiero chichar con perras mujeres embarazadas.

    Es entonces cuando me doy a la tarea de visitar chicas de todo el país, en especial mujeres preñadas de áreas olvidadas de Dios como Adjuntas, Aguas Buenas y Maunabo, pueblos en donde aún los machos chingan y preñan a sus jevas solo para tener mano de obra para poder recoger el tabaco, tu sabes, tierra de nadie. Tenía tantas ganas de chichar y tantas mujeres con ganas de ser agradecidas de un pingazo de su amigo inexistente Merdócrata que… Dios mío, el cielo era el límite. Fui a tanta barra de mala muerte veía, interactuando con tantas barrigonas como me fue posible, sea pagándole tragos y pagándole cigarrillos Marlboro pero luego de tantas citas a ciegas con mujeres y de muchos intentos infructuosos logré dar con una que se dignó en abrir su corazón. Su nombre era María, ella era del pueblo de Trujillo Alto, un pueblo en Puerto Rico en donde la gente sabe que existe en el mapa pero jamás han pisado suelo en él. Dentro del Área Metro pero perdido en tiempo y espacio en donde la gente aún cortan caña de azúcar en temporada de zafra y tabaco creo que era un lugar idóneo para poder hacer mi fechoría sexual.

    María era una mujer de mediana estatura, ojos verdes  y redondos, blanca, pelo rubio de farmacia y con un hedor a mentol penetrante. Cierren los ojos e imagínenla. Sus tetas eran medianas pero respingadas, buen culo, piernas gorditas y una panza descomunal producto de sus casi 9 meses de gestación. Todo un personaje. Cualquiera que la ve de frente pensaría que es de parcela. ¡La típica mujer boricua! Me le acerqué con sigilo y le dije “vaya grilla que dura estás, te daría un pingazo en este momento”. Eso a mi me funciona con todas las jevas. La tipa se viró, pude oler sus jugos vaginales y me responde “wau, solo un macho muy seguro de lo que quiere puede hablarme de esa manera”, y me agarró la pinga y se puso de rodillas y me lo empezó a mamar como si nada. El cajero se puso nervioso y se marchó. ¡Perfecto! No me agrada que hombres se masturben mientras le meto mi pingasaurio rex a una jeva y así fue. Ella me desnudo, mi maceta estaba encendida, ella con su ropa aún, luciendo unos mahones rotos, con su camisa del perrito de Taco Bell bien afuego y esa mirada que decía “dame esa pinga, welebicho” me puso tan excitado y tan caliente que la cogí del pelo, le metí una galleta y la reventé contra la puerta de cristal de la nevera donde estaba los jugos Snapple.

    La chica calló inconsciente en el suelo y en su frente se dibujaba un puntito rojo. Me estuvo curioso. Pero pronto es punto rojo se transformo en ríos de líquido rojo y viscoso. El tiempo se congela. Algo no andaba bien… Heme aquí, asustado, helado, paralizado ante la escena que tengo frente a mis ojos. Una mujer embarazada bañada en un charco color carmesí de sangre y yo como un welebicho sin saber qué hacer. Muchas fueron las ideas que pasaron por mi mente en ese instante. Ir preso, el culo devorado por O.G. Black o cualquier pingudo afrocaribeño, ser la puta de alguien, sobrevivir, pena de muerte, dejar de escribir mierdas por internet… pensamientos que ponen a una a reflexionar en una escena del crimen en donde no tienes ni puta idea qué hacer. Acerqué mi rostro de mierda a su pecho, quería escuchar su corazón, nada de nada, revisé sus ojos, dilatados y perdidos, no parpadeaba… ¡mierda!

    Comienzo a frikearme, lloro, mira a todos lados mi pongo de rodillas frente al cadáver de la futura madre irresponsable y me llevo mis manos ensangrentadas a la cara… Las veo. Veo la sangre, puedo sentir hasta el sabor metálico de la misma, se me eriza la piel y casualmente se me para el bicho. Sí, se me ha parado el mamerro viendo la escena. No sé por qué culos pasó pero la pinga me azotaba el ombligo. Estaba bien bellaco. No podía creer que esta escena tan macabra se volviera una sumamente cachonda. Yo desnudo frente al cuerpo inerte de una embarazada. ¿Qué podía hacer ? Lo más sensato: le rompí lo que le quedaba de ropa, le baje los mahones mierdas que tenía, le arranqué su fokin camisa. Le bajo las pantaletas y le inserto el miembro con furia. Saboreo sus pezones prietos por el embarazo, mordisqueo su ombligo brotado y sigo atornillando mi bicho en ese bollo mojado en glóbulos blancos y rojos. Pero de momento…

    ¡¡¡¡AAAAYYYYYYYYYYY!!!!!1!! Tremendo pinchazo siento en la cabeza del bicho. Saqué la tranca rápido como una bala y vaya sorpresa la mía cuando veo que tengo guindando del miembro un bebé 9 mesinos. ¡El muy cabrón estaba furioso! Me mordía la maseta y yo no sabía qué hacer. Gritaba adolorido, pero tenía que hacer buche. “¡Estás en una escena del crimen, cabrón!” me decía en la mente. Tuve un forsejeo con ese escuincle que seguro estaba rabioso porque yo, accidetalmente maté a su mami. “Socio mala mía, no era mi intención”, le decía al cabronsito para que soltera mi virilidad. Recurrí a la fuerza. Le metí puños, picadas de ojo pero nada de nada. Me revolqué en las góndolas, resbalé, caí, me espeté una lata de habichuelas coloradas GOYA en el medio de la espalda. Pensé de momento que quedé parapléjico pero la visión breve de estar en silla de ruedas y hacer programas para cabrones de 10 años para abajo me hizo obtener fuerzas, así que cojí al bebé de sus pequeñas piernas y lo halé bien cabrón y pude ver cómo es que se desgarraba el prepucio de mi trapo de bicho gracias al mordisco del hijo de puta y el tirón.

    Sangre en mi pinga… terror… un bebe llorando, botando espuma en la boca, con los ojos rojos de cólera .Observé detenidamente su rostro y tenía como que dos cuernitos brotándole de la frente. No sé, quizás eran chichones de los puños que le metí o algo así. La cosa es que el cabrón abre su boca y me dice “Merdo, hijos de puta, el bicho o tu alma”.” ¡El bicho! Por supuesto”, grité yo. Huy que susto, puñeta. Comenzaron como que no sé, a brotarle unas alitas por la espalda y yo como que pal carajo, fui corriendo al baño de la gasolinera e hice lo más sensato: metí al bebé demoniaco entre la bacineta y la tapa del inodoro y comencé a cerrar y abrir la tapa del inodoro fuertemente. El gritaba. Le estaba aplastando el cráneo con furia. Esto estaba más feo que una cagada en Dios en Viernes Santo. Se cagaba en mi madre, blasfemaba, decía cosas hirientes, que lo tenía chiquito, que el apocalipsis se acerca, que Luis Fortuño regresará al poder. No pude más. Puse mi culo frente a su boca nauseabunda y cagué un mojón kilométrico. Vi como se le llenaba la boca de mierda y como la tráquea  se le cerraba y poco a poco dejaba de patalear; no perdí tiempo, lo eché en los orines rancios y flochié el inodoro.

    Escuché el sonido de las sirenas. La policía se acerca. Un hombre desnudo al lado de un cadáver y con el mamerro parado es evidencia fara que le echen 40 años a perpetua y me largué no sin antes graparme el pellejito del prepucio y me fui a la fuga. Rápido encendí mi radio y puse la estación de la policía. Buscaban un sospechoso, humano, cabeza de mierda. ¡Ea puñeta! Descrito de arriba abajo así que hice lo más sensato y me dirigí hacia el Comité del Partido Nuevo Progresista más cercano y solo fue así como logré que perdiera la policía la pista.

    Hoy por hoy mis gustos en las mujeres han cambiado constantemente y me he dedicado a escribir blogs y adoro contar mis vivencias, pero si de algo he aprendido. Les digo, el amor de una madre es fuerte pero más amor le tengo al bicho mío. Ahora cada vez que veo a una perra preñada solo puedo pensar en 2 cosas: en como se me para el bicho y en esa noche donde violé un cadáver y un bebé enviado por Satán me mordió el bicho.

    Experiencias que contar…

     
    • Jazz 7:53 pm el octubre 28, 2012 Permalink | Responder

      cabron tu deberias hacer peliculas de torture porn y snuff, nos harias feliz

      • merdocrata™ 8:57 pm el octubre 28, 2012 Permalink | Responder

        gracias escoria de mierda, tus palabras me motivan a seguir siendo la basura de ser “humano” que soy.

    • cindyjohanne 8:43 pm el octubre 30, 2012 Permalink | Responder

      ok no me hagas caso (/_~)

    • MiSs.Fr3aK.666 8:01 pm el octubre 31, 2012 Permalink | Responder

      [me he reido kon kojones y me pregunto xrke no haz skrito 1 kbron libro]

      • merdocrata™ 6:00 pm el noviembre 1, 2012 Permalink | Responder

        Debería hacer un compendio de vivencias que sirva como manual de instrucciones para basuras del ciberespacio. Gracias por el consejo.

    • Magdiel (@magdiel787) 5:00 pm el noviembre 2, 2012 Permalink | Responder

      Mind fuck

    • Corinne Von River 6:22 pm el noviembre 2, 2012 Permalink | Responder

      No se ni q opinar, tu eres tan basura q metes con cualquiera … A veces me pregunto si también cometerías incesto …

      • merdocrata™ 9:15 am el noviembre 4, 2012 Permalink | Responder

        Yo no tengo padre, madre, hijos, hermanos, etcétera. Lo más cercano a un incesto sería hacer un barbarismo y metérmelo yo mismo

    • Karen 9:36 am el noviembre 4, 2012 Permalink | Responder

      ahahahahahaha el bebé me mato de la risa muy buen blog, mis condolencias a tu pipi ojala y no este endemoniao XD

  • merdocrata™ 12:11 pm el June 28, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: Abraham Lincoln, Abraham Lincoln: Vampire Hunter, bebé, bebés, bochorno, , Caribbean CInemas, , , , filme, , , , , , , puercos, , teatro, vergüenza   

    Bebes que la cagan en el cine 

    Puñeta, yo no sé que carajo pasa en Puerto Rico y los cines. No se si esto es una mierda que pasa universal o que solo pasa en mi cabrona isla pero tengo que desahogarme. Sí, tengo que desahogarme porque este tipo de mierda no pueden ser tolerada por nadie que se haga pasar como un verdadero fan del cine. Digo y para ser un fanático del cine no hay que ser un Guillermo del Toro de la vida y hacer películas para tener una opinión o algo así, sino que miren, cualquier persona que disfrute de echar culo por 1 hora y media para ver unos actores haciendo su papel e irse uno en un viaje. Tu sabes. Pues tengo algo que contarle porque me lo tengo que sacar del pecho porque esto a la verdad que esto esta cabrón. Mira pa ya. En el día de ayer yo tenía ganas de irme de cine. Yo cuando digo irme de cine es que quiero hacer un maratón de películas por toda una semana. Pues esa mierda es lo que hice. Me levanté, me hice una puñeta (solo una porque estaba ajoradito y con calor) y me dirigí al cine más cercano con ganas de ver una película que estaba loco por ver hace tiempo atrás. Esa película era nada más ni nada menos que Abraham Lincoln: Vampire Hunter.

    Yo tenía una vaga idea sobre lo que trataba en la película. El cabrón de Abraham Lincoln se dedica a matar vampiros porque uno mató a su madre en una pelea de gallos. La película está buena, claro está, si la pueden ver sin un puto bebé cabrón al lado tuyo. Odio a los bebés en los cines. Mano que hostia. Si odio a los bebés que llevan a los cines más odios a los hijos de la gran puta que se los lleva con ellos pensando que es una excelente idea. Coño, es lo más cabrón que te puede pasar como seguidor del cine. Es por esto que este post se lo voy a dedicar a todas esas madres que debieron abortar a sus hediondas criaturas y sellarse las cricas con pega de carpintero. Sí, a esas malditas que a cuentas de su sentido común nos jode la fabulosa experiencia de ver una película con calma, y tranquilidad.

    ¿Qué? ¿Te sientes aludida? ¿Sientes que estoy siendo injusto con lo que digo? Pues aquí te dejo una lista que tienes que tener presente, fucking puta para que sientas vergüenza de tus malos hábitos cinematográficos:

    1. El cine no es un nersery: Entiéndelo perra, cuando uno va al cine uno va con ganas de disfrutar del entretenimiento del séptimo arte. Si tienes que ejercer tu rol de madre quédate en tu casa atendiendo a tu bastardo hijo.
    2. Los niños no son graciosos: Cabrones cuando llevas a tus hijos al cine, a nadie le importa un carajo las cosas que hacen ellos y ante todo, no son para nada graciosos. Cuando tu nene habla deseo encajarle un puño personalmente.
    3. Niños puercos: Nada como sentarte en el asiento donde un niño de mierda dejo estacionado unos nachos con queso justo en el medio de la silla. Cuantas veces he sentido el culo como si hubiera cagado una tortilla sin freír; eso, sin contar la opinión de la gente que se mofa de ti por tu bella mancha amarillenta que tienes adherida al culo
    4. Botadera de dinero: ¿Para qué carajos traes al cine a un bebé de 6 meses a ver Shrek parte 7? Cabrona coño si el cabrón no sabe ni en donde diablo está parao’. El solo quiere hacer dos cosas cagar en un pañal y mamar teta. ¿Qué caso trae llevarlo al cine? Eso esta peor que los papás que se llevan a sus fukin hijos de 3 años  a World Disney. Deben de darles por culo por igual.
    5. R de padres Retrasados: Solo un padre retrasado tiene la cualidad tan particular de llevar a sus nenes a ver películas tan aptas para los nenes como por ejemplo The Exorcism of Emily Rose ó Friday The 13th. A veces hasta veo a los mismos cabronsitos cuando son expuestos a estos filmes llorando e implorado de que por favor los saquen de ahí.

    ¿Ven? Son cosas sencillas que si usted como padre pudiera tener un poquito de buena fe se ahorraría la vergüenza de que un día, se de con migo y encuentre a su bebé, boca abajo ahogado en un vaso grande de Pepsi Cola.

     

    Ya se, ya vendrán gente furiosa a opinar sobre que no todo el mundo tiene dinero para tener a alguien que le cuide a los nenes y defendiendo el salir en familia y eso, pero mi importa un bicho. Lo que yo digo es la absoluta verdad. La experiencia del cine es una individual en donde cada cual interpreta si la película es todo un éxito o una soberana mierda. Pero eso decisión la tomamos nosotros por los méritos del filme y no por la cabronería que vivimos mientras vemos el filme. Cabrón o cabrona que me lees, se consiente de que no todos vemos a tus hijos como una alegría de la vida, yo veo a los tuyos, honestamente tan agradables como una enema de cactus. Deja tu nene en tu casa, en casa de tu abuela, con una amiguita, con Ana Cacho o con el cristal trepao’ en el estacionamiento del Caribbean Cinemas si así lo deseas; pero por favor, no lo lleves al cine.

    Esto fue un post pequeño pero que se joda. Lo tenía que hacer porque me jode y me rejode ser parte de un país en donde la gente aún piensa que un bebé annoying es un bebé cómico.

    Mierda… Lorenzito se portaba bien.

     
    • Sancocho Prieto 12:53 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

      100% de acuerdo. “…a todas esas madres que debieron abortar a sus hediondas criaturas y sellarse las cricas con pega de carpintero”, BRUTAL!!!!!!

      • merdocrata™ 1:05 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

        Hay gente que no le gustó ese comentario pues entienden que “la cagué con ello”. Hey, pero que bueno es saber que no todo el mundo piensa así. Ahora puedo dormir tranquilo sin tener que revolcarme en la cama 😀

    • Heidy Marie (@MsConciencia) 12:55 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

      Yo le tengo un odio cabrón a los bebés llorones…y a los nenes que joden con cojones…peor, cuando se ponen como anormales con las garroteras. Recuerdo que, cuando fui a ver Watchmen hace años, habían nenes chiquitos CON LOS PADRES viendo esa película llena de violencia sangre y sexo calientito…¡cabrones padres de mierda, fucking irresponsables!! Después se preguntan por qué la nena tiene barriga a ls=os 10, 12 años y el nene es un cabroncito soplapote bully vende droga… Como que en Puerto Rico hay mucho burro morón…

      • merdocrata™ 1:14 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

        Usted sabe que la gente le gusta hecharle culpa a las cosas que pasan por lo que ven en la TV pero ellos son los primeros en exponer a sus hijos en los cines en ver estas películas. Si quieren hacerlo en el hogar que se joda porque yo me crié viendo peliculas de Viernes 13 y no he matado a nadie… >_> <_<

    • cindyjohanne 1:01 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

      de acuerdo solo en parte …. te safaste cuando dijiste eso de abortar bebes…. eso estuvo cruel y de mal gusto pero en eso de sellarse la crica me hiciste reir un monton ( solo tu puedes hacer que salga coraje y risa a la vez)

      • merdocrata™ 1:16 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

        Así me gusta que hablen mierda y bondad de mi. Uno tiene que aprender siempre a reconocer eso de que uno tiene que tomar todo lo que se dice dependiendo de quién venga. Solo así podrás sobrevivir a blogs basuras como este.

    • culito de pan 2:30 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

      Esto parece un post de Manny Colon. Estoy de acuerdo contigo eso de llevar bebes al cine jode y punto. Yo entiendo que todo el mundo tiene una madre, suegra, amiga o conocida q hasta por 10 trapo de pesos te puede velar a tu hijo por hora y media. Lo unico q no me gusto fue el tono q le diste al escrito acuerdate
      q los ninos no tienen l culpa de l
      os padres imbéciles q le tocaron.

    • Rámesis 7:43 pm el junio 28, 2012 Permalink | Responder

      Como joden

    • Ley La Terrorista 4:33 pm el julio 1, 2012 Permalink | Responder

      Amen maldita sea!

    • Darko 9:24 pm el julio 1, 2012 Permalink | Responder

      Maldita sea. Me cago en la madre. Malditos padres irresponsables. Y si se dijera que sus hijos son unas criaturas de amor y paz pero son unos cabroncitos que se pasan dándole patás a los asientos, llorando y gritando. Ayer fui a ver Ted y habían niños… yo no me explico qué hace un padre llevando a su hijo a ver una película de un osito que fuma pasto todo el día y se tira muchas mujeres. ¿Qué? ¿Pensaron que por haber un osito la película era para niños? ¡Cabrones, el tipo que hace Family Guy NO lo hace para niños!, entonces, ¿por qué haría una película para niños? Después están quejándose de como los jóvenes de hoy en día están siendo consumidos por las drogas, el alcohol y los crímenes. Se atreven a quejarse de la criminalidad en la isla pero están criando futuras generaciones de criminales. Cabrones…

    • el que te raja 6:51 pm el julio 23, 2012 Permalink | Responder

      Merdo por que tu crees que paso la massacre de 12 en colorado u.s… ese tipo no estaba loko ni nada por el estilo, simplemente el lluego a ver la pelicula de batman y ahi emesaron a joder los nene de una mal paria… pa que fue eso… el tipo se fue del cine,lluego a su casa,busco un AR15, una escopeta y dos 9mm … volvio para el cine y al nene que le puso los nachos en el asiento se fue primero con la escopeta…. y por ahi sigio matando a esas cueros que le gustan traer niños al cine… no traigan baby

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar