Archivo de la etiqueta: caco

Manual Para El Joven Bellaco

Todo hombre es basura por naturaleza. Negar lo mismo es una cosa terrible y contra natura. Es por eso que el hombre debe de cuidarse siempre porque nunca sabe qué demonios le puede esperar en la vida porque las mujeres son unas cabronas todas y cada una de ellas. Hablo claro. Directa o indirectamente buscan la forma de joderte pues piensan que estás ahí para un propósito en la vida y es chingártelas a todas y cada una de ellas. Nada más lejos de la realidad. ¡Por algo Dios les dio una crica! Como ellas lo saben buscan la forma de ponerte a la defensiva. Te insultan, ta hieren, te tratan como mi rostro (como mierda). Es por ello que esta guía que redacto y expongo a continuación te servirá de ayuda, joven lector, para que puedas lidiar con todas esas zorras con un tajo entre las patas desde tu temprana edad de buen mozo para que de esa manera jamás pases por el infortunio de ser jodido y ser la burla de todas las chamaquitas pre-universitarias de tu escuelita, mamabicho.

 

mirapajero

¿Qué es una mujer?

Primero que todo debemos de expresar qué es una mujer. Una mujer es una criatura bípeda primate y que según dice la ciencia tiene conciencia. Sus cromosomas son XX no solo le hacen ser femenina sino poseedoras de todo tipo de herramientas para explotar a un macho al máximo. Son criaturas peligrosas por naturaleza y que están hambrientas de bicho siempre y cuando el mismo esté forrado de billete. No obstante son criaturas golosas. “Eye Candy”, todas ellas. Es rara la mujer que puedas decir “no se lo meto ni con el bicho de Magnum P.I.” y las que no se los quieres meter es porque tienes miedo a que tus amigos se burlen de ti porque en realidad, acá entre nos, se lo emburrarías igual. Seamos sinceros; son criaturas que despiertan pasiones y pensamientos pecaminosos hasta al más casto de los hombres. Todos tarde o temprano tienes que hacerse una buena paja a nombre de una u otra. Ellas no quieren saber quién se la hace a nombre de estas pero la verdad es que les halaga. Gozan de joderte la mente. Un cáncer que te corroe el cerebro y la tarjeta de crédito. En el peor de los casos hasta el bicho. ¡Ojo!

El peligro de las mujeres es constante. Nunca se es tarde en errar. Es por ello que a las mujeres siempre es sumamente importante siempre echarles el ojo y desconfiar en ellas en cada momento. ¡Duda todo de ella! Hasta el Padre Nuestro. Ellas no son malas solo en su juventud, son malas toda la vida, aunque si reflexionas bien, malo es el alcohol y el cirarrillo y aún bebes limonsillo y fumas Newport detrás del comedor de la escuela. ¿Por qué? Porque gusta. Te hace sentir cabrón. Lo comprendo. Déjame educarte, cara de culo. Merdócrata te dará unos tips de sobrevivencia para que salgas airoso.

Conócete a ti mismo

Eres un chamaco pelao’, con barritos y lo más cool que tienes es que te sabes todos los nombres de los 600 y pico de Pokémon. Eso no baja pantis mi hermano. Ni remotamente. Tienes que aprender que tienes todas las cualidades que ninguna mujer desea para salir contigo y mucho menos darte el canto que tanto deseas. Triste es cuando teniendo tu esas cualidades osas aún así de tirarle maíz a las jevas. Ella no caen con eso. Lo más que puedes conseguir con es la negación absoluta de todo ser con un tajo entre las patas. Socio, desnúdate frente al espejo y dite a ti mismo “soy gordo, flaco, mellado, apesto, mi pelo es horrible, mi cara está hecha mierda, soy bizco, torpe, soy un pésimo deportista, soy charro…” entre otras cosas más. Nada es más sano que reconocer que tan basura eres.Yo lo reconozco después de viejo, reconócete tu también, cabrón.

SniperElite2_Hero

Enfócate en tu objetivo

Estás que hasta el roto de un saca puntas te para el bicho, lo comprendo. Pero uno tiene, como primerizo en el bellaqueo señalar un objetivo. Suena extraño porque el buen bellaco come hasta cartón mojao. No obstante una cosa es ser un gran bellaco y otra cosa es ser bellaco y llegar a meter. Ligar por ligar cualquiera liga, no obstante cómo puedes tocar un culo (de mujer) sin ser rechazado a cachetadas y una orden de protección son otros 20 pesos. ¿De todas esas zorras que conoces cuál es la que más quieres darle un tablazo? ¿María la sexi estofona de buen trasero y escasas tetas? ¿Jessica la puta del salón que le debe de caber un poste por el crico? ¿Damaris la futura empleada del mes de Wendys? ¿Yadira la de los cocos bravos? Hay una gama amplia para escoger. Se paciente. Imagina que eres un francotirador esperando disparar al enemigo. El francotirador debe de permanecer inmóvil esperando el momento oportuno. ¡Aprende! Es la misma ciencia. La diferencia que el tiene balas de promo y tu balas de leche vieja cuajando.

Dime con quién andas y te diré quién eres

Las mujeres si por algo se caracterizan es en ser tremendas observadoras. Ellas miran su alrededor para saber qué cosas explotar y/o abusar. Jamás podrás liar con una chica si te ve a ti cerca de personas tan tierra como tu. Estos amigos tuyos tienen tus mismas malas costumbresy aficiones tuyas que realmente lejos de atraer lo que servirán son de apartarte más y más de esa chica que tu tanto tienes ganas de darle y no consejos. Habla con tus amigos y explícales la situación. Diles, “Cabrones, ustedes son vírgenes y no chichan y yo soy un vírgen con esperanzas de chichar algún día. Nada personal. Hablamos por Facebook o alguna mierda así. Chequiamos.” Es cierto eso de que Bros before hos, pero la verdad es que eso pasa solo cuando ya tu hiciste el jackpot. Luego de eso te es indiferente cuántas te chichas o cuántas le mamaste el culo. Te van a criticar. Te van a joder… ¡Se joda! Tu solo tienes un amigo en este momento  y ese amigo se llama Merdócrata.

snakefart

Fino como peo de culebra

Aunque no lo queramos aceptar (y me incluyo yo mismo en la ecuación), si queremos una chanza remota de tener una chica así sea para agarrarnos las manos y hablar mierda por celular las cabronas piden como requisito mínimo que aprendamos a vestir bien. Ahora, cuando digo vestirnos bien no me refiero vestir bien según mis gustos en la moda. No mijo no. Me refiero a vestir bien según los estándares que tenga la chica que te gusta. Tu eres un metalero puerco, con tus t-shirts de Iron Maiden y pantalones negros con correa de puyitas y tu chica objetivo tiene este crush cabrón con cacos de mierda, mi hermano, tu sabes lo que tienes que hacer. Comienza a comprar pantalones skinny, escuchar dubstep aunque no tengas puta idea lo que sea y usar gorritas aplastadas. Si eso es lo que la hace mojar, ¿qué puedes hacer? Esto es como la regla básica del comerciante: tu no vendes lo que a ti te gusta tu vendes lo que a la gente le gusta. ¿Tu? Mijo tu moral, tus principios en el vestir valen mierda. Haz que esa pendeja te coma con la mirada. Me lo agradecerás.

¿Papi, me prestas el carro?

De la misma manera que el guerrero medieval tenía su corcel para rescatar a la damisela un buen joven bellaco tiene que tener un carro a su disposición. No hay instrumento que más moje a una mujer en sus primeros años de juventud que el carro que tiene un chico. Tener carro propio es como pescar con dinamita en un río… ¡No es justo! Es un overkill en cualquier liga. Pero la realidad es que es raro que tengas carro propio. Lo más que tienes es esa licencia de aprendizaje (si es que la haz sacado) o que te hayan prestado el carro para comprar pan, leche y huevos para el desayuno. No tienes nada realmente y estás que te arropa la brown. Tu quieres ranquiarte, lo sé. Es por ello que tienes que hacer lo siguiente. ¡Portate bien! ¡Se lambón! ¡Sube el promedio, pelabicho! Suaviza el corazón de esos padres recalcitrantes que te ven como un estorbo y que vas a la escuela a calentar sillas y más nada. Si eres un chamaco inteligente y que eres un nerd de la vida te felicito pues puede ser que tengas ese carro a la vuelta de la esquina pero sabiendo que la mayoría que lee este blog seguramente son futuros desertores escolares pues te diré que debes de cambiar tus hábitos. Mantén a tus padres contentos, lava el carro, dile a mami que eres especial para ella y que deposite un poco de confianza en ti. Quizás lo lleves a la escuela un día. Si sientes olor a bacalao cuando abras la puerta significa que acertaste. Las putas estás mojadas por ti.

Papi y Mami: Tus Mejores Amigos

Tienes que pelear en dos frentes que son tus papás y la cabrona que quieres garchar así sea en tus sueños. En una guerra donde puedes salir herido en cualquier momento y debes de ir a la segura en todo momento es impresindible tener un aliado aunque ellos, pues, no lo sepan y ellos son tus padres. Como mencione en el ejemplo anterior del carro, tener un padre o una madre de buenas te sirve para bien no importa la situación que se te presente. ¿Atropellaste un vendedor de El Vocero? ¿Te acusaron como uno de los autores de la Masacre de La Tómbola? Mami y papi te apoyarán siempre y cuando le caigas bien. Nada dice Te Amo Hijo más que cultivar el amor de tus viejos con años de devoción y sacrificios hacia ellos, aunque la realidad es que seguramente los has tratado como mierda. Mamabicho, en tu caso tienes que cultivar ese amor hacia tus padres  con abono del más caro posible. Lambonea, besa, llora, suplica, quiere, usa todo verbo y adjetivo que permita mercadear a ti, pelota de cabrón en un joven sensible pues serán ellos los que darán visto bueno a tus andanzas como buen bellaco en un futuro no muy lejano.

Papi y Mami: Mi Minita de Oro

Todos sabemos que eres un pelao y por ende debes de hacer de tripas corazones para poder generar un capital que sirva para invertir en una jeva. ¿Qué es una inversión en una jeva? Hacer acciones como llevarla a comer Burger King 😉 , invitarla a salir al pueblo, regalarle un detallito, cualquier mierda que no sea para ti sino para ella. Cabrón, si eres un pelao, ¿qué carajos vas a hacer? ¿Ahorrar semanas o meses para sacarla a pasear a un Ponderosa de la vida y cagarte en tu progenitora porque todo lo que guardaste te lo botaste en comida que seguramente la cagarás en las próximas horas? No seas pendejo. Una mujer que no es nada tuyo no merece ni una pizca de tu buen dinero. Se listo. Esa relación que empezaste a crear con tus papás trabájala y sácale partida. Habla con tu papá. Entre varones nos entendemos. Dile que conoces a una chica que está dura y que deseas salir con ella pero que estás pelao. Un padre que quiere a su hijo y que ha vivido la experiencia de querer mojar un nugget en su adolescencia se identificará con él. Quizás te suelte un $20 que no son malos. Si eres sincero con el quizás te los dé y se los piense. Si se lo dices y acompañado le dices que pasarás el trimer al patio de la casa  le lavarás el carro hay un margen mucho más grande de tengas éxito.

couple talking

El Arte del Buen Hablar

El arte del buen hablar es una cualidad que no todo el mundo domina y solo aquellos que son unos “masters” en esa cabronería puede llevarse a la mujer que sea y omitir todos los pasos anteriores que he dicho pal’ carajo. Obviamente el arte del buen hablar o mejor conocido vulgarmente como la labia conlleva mucha práctica que obviamente no tienes. Tu estás empezando y eres joven pero estúpido. Es hora de que aprendas a hablar. Aprender a hablar no es decir las cosas correctamente. ¡NO! Es decir las cosas que ella quiere escuchar. Dile lo que sea aunque no lo sientas. Fuera de vacilón. Dile que tiene la piel suave, sus ojos grandes y deslumbrantes, un cabello hermoso. Que se yo. Las cosas hay que decirlo con un tono y sutileza. Es como cuando estás lamboneando a tu mamá para que te preste los controles del PS3 solo que a esta si se lo quieres meter… algún día. Tienes que analizar a tu chica y cuestionar qué cosas son las que le llaman la atención a ella. ¿Hacerse las uñas? ¿El pelo? ¿La farándula  ¿Hablar de la vida romántica de Selena Gomez o qué tan cool es Justin Bieber? La mierda que sea que a ella le gusta re-búscalo por la Internet  el proceso de investigación que tanto se supone que te jodieron en la escuela para que aprendas utilízalo a tu favor. Rebusca todo, no dejes nada. Cuando una mujer encuentra un hombre que sabe comunicarse bien y de cosas que le apasionen de seguro que lo querrá tener en su círculo de amistades y quizás, cabrón, aún más cerca.

¡Hazla Reír!

Hacer que una mujer te logre escuchar y se sienta identificada con los temas que tu les pones es bueno, pero cuando tienes el donde de hacerla reír entonces ya la tienes prácticamente en el bolsillo. No hay encuesta en Internet o donde sea que no diga que una de las cosas que más las mujeres quieren en un hombre es que la hagan reír. ¿Suena tonto? Si. Tu solo quieres meter. Pero la verdad es que la realidad de la mujer es que ellas son locas con la risa. Si la haces reír te consideran un chico divertido, simpático. ¿Cómo puedes hacerla reír? No sé, haz videos en YouTube con charrerías. Muchos Vlogueros de YouTube le funciona; también puedes tomar fotos y subirlas a YouTube haciendo tonterías y etiquetándola a ella y a sus amigas para hacerte ver el más loco del corillo. Ser charro en Internet es un arma que solo se limita al Internet por favor no lo apliques en la vida real. Se travieso, picarón, un jodedor en la vida real, un pautoso de mierda en la Internet con tus locuras que solo un pellizca bicho con el IQ del nene retardado de Los Vaqueros de Bayamón del baloncesto encontraría divertido.

y por último pero no menos importante…

keep-calm-and-ignore-her-11

Mantén La Calma y Pichea

Es la máxima expresión para poder lograr la atención de una mujer. La tienes en su foco de atención, habla contigo, salen juntos, comen juntos y toda la mierda. Ahora de momento simplemente picheala. Sí, pichea a esa pendeja. Aunque entiendas que es un suicidio bellaquil y que pones en peligro tu pesudo-relación con ella, no seas pendejo y no le cojas las llamadas, ni respondas sus mensajes de texto ni nada. Cuando hable contigo en la escuela o te la encuentres en el shopping o algo háblale con monosílabos: sí, no, ujum, ok, ajá, etc. Quiéres ser más cabrón paséate entre las amigas de ella, tripea con ellas y cuando esté cerca muévete y si quieres hacer un overkill, cabrón, háblale a la chamaca que más le caiga mal. Con eso nada más dale de 24 a 48 horas para que veas cómo es que estalla. Comenzarán los rumores, las calumnias, las peleas, los dimes y diretes diciendo que fulana es más puta que la otra. Al final podrás ver como es que la muy pendeja podría hasta pelearse por ti. Cuando eso pasa mi hermano lo conseguiste. Tienes a esa mujer a sus pies. Simplemente échale un poquito de maíz, dile que pensabas que ella no quería nada contigo, dale el breik de que se sincere contigo. Lograrás una confesión y listo será tu jeva y no solamente tu jeva sino que literalmente TU JEVA. 

Esa mujer cagará, meará, comerá, pensará solamente en ti. No te puedo garantizar que con esto te la lleves a la cama joven lector. Pero por lo menos puedes ranquiarte con el corillo y decir que tienes novia o algo y así todos pensarán que eres el rey del bellaqueo. Además, para presumir no hace falta decir la verdad. A tus amigos puedes decirle lo que quieras. Que tiene los pezones rosados como chicle Bubaloo, que tiene el tajo de la crica como si Jason Voorhees se lo haya hecho con un machetazo o que te dio el huequito anal mientras salabas el carro que te prestó tu papá. Los hombres mentimos para llenar el vacío que la realidad no puede llenar. Tus amigos te respetarán y te considerarán el macho alfa. Sigue mis consejos que son genuinos y efectivos. Te lo digo yo, un hombre con cara e mierda que escribe por Internet. Seguro no miento.

¡Feliz Bellaqueo!

8=======D

Merdócrata A La Moda

La llegada mía ha este mundo está repleta de aventuras y mucha mierda en especial mierdas que me pasan a base del amor y otras pendejerías. Un día, hace unos meses atrás, estaba sentado en mi vehículo, una Champ color azul clarito y estaba con la jevita de turno tu sabes, y estábamos hablando pendejases. Yo soy bueno hablando pendejases, bueno, soy bueno hablando mierda. Pues eso es lo que hice: hablar mierda. Dentro de ese vernáculo de alcanterilla que me distingue le pregunté a mi chica cómo es que me veo. La muy cabrona respira hondo y me dice “como un desempleado que busca donde irse a beber”. No sé que carajo me pasó por mi mente en ese momento. No sé si abrir la puerta del carro y tirarla por la brea a 70 millas por hora o colocarme el gesto como una medalla en el pecho. La mierda es que me puse a reflexionar. Soy tan basura, tan miserablemente masoquista que me dio por pensar en cómo complacer a esta chica que me tiene loco pero que a su vez me preocupa su línea de pensamiento.  ¿Seré tan poca cosa? ¿Mis gustos por la moda está como los del gallo (en el culo)? No es que a mi me importe pero yo, como tremendo macho cabrío que soy me dediqué a la tarea de buscar un cambio de look, papi, tu sabes, de estilo. Cosa de lucir cabrón la próxima vez que saliera por ahí yo, con mi trapo de pinga por ahí, de casería.

Llegué a mi casa y empecé a meterme al internet desde mi Pentium custom made bien bellaca con Windows 95, con mi Dial Up bien ready y el casset de Super Mario Bros 2 de disco duro y comencé a surfear por la red. Cosa cabrona, tengo que decir, porque luego de 24 minutos de hacer loading del logo de Google pude acceder a la página y me puse a buscar información sobre las distintas subculturas que abundan en el país. Sea lo que sea quería observar imágenes de múltiples personas que necesitan ser parte de un grupo “elite” de la sociedad. Gente que viste según sus gustos o en algunos casos por presión de grupo para poder encajar en la sociedad. Pasa el tiempo, me quedo pensativo, reflexiono, recuerdo mis tiempos de mozo. Mis tiempos cuando encajaba con la crema y nada cívica de la isla.

Recuerdo años atrás cuando allá a principios de los noventas la gente me mamaba el bicho bien cabrón cuando yo vestía con mis mahones marca Pepe y mi camisa de Bad Boy. Bien baja panty yo. No había mujer con pollina que no le azotara la cara con mi monga matraca. Yo era todo un chulo, todo un boss. Los hombres me decían “Merdócrata, como un ser nauseabundo como usted puede tener mámises así de ricas y deliciosas” yo siempre les respondía sencillo con mis 6 palabras de virtud: “Que se te marque el bicho”. Ese es el secreto. Gracias a eso es que pude echar polvos con mujeres del caribe como Brenda Robles, Ivette Cintrón y La Taína (con condón).

Pasa el tiempo y llegando a mediados de los noventas yo me había vuelto un tipo medio caco. No les hablo del resto de los ochenta. Los ochentas estaban más que cabrones. Yo solo me vestía de Miami Vice y la gente lactaba y ya. Pero a mediados de los noventas yo tenía una crisis emocional bien cabrona pues siempre trataba de andar con mis putas tenis Nike,  Reebok al día. En el back to school yo quería venir con lo ‘último en calzado. Mis amiguitos se iban a botar. Yo también. Yo no tengo madre, solo se que me cagaron y que la sociedad me convirtió en el escombro humano-excreta que soy ahora.  Pero hay algo que no me daría gracia y que creo que era que unos mamabichos de estudiantes me la montaran con los chavos que les da sus mamis. ¡Mierda es! Es por eso que me dediqué a cobrar por trabajos de la escuela. 50 centavos, 1 peso, 3 dólares un proyecto. La cosa es que poco a poco ahorraba para separar el holy grail de los calzados deportivos. Si, hijo de mil putas, ahorraba para mis Jordan.

Se estaban por acabar los noventas y ya el milenio estaba por culminar y algo me pasó por la mente. No me sentía a gusto conmigo mismo. Era una masa asquerosa híbrida. Yo no sabía que hacer. Era caco, si, lo era. Aún le rendía tributo a Falo y a su tiradera al maricón ese de Alberto Stylee pero aún no sé. Pensé que era cool y radical en especial porque tenía en mi poder mis mahones marca BOSS negros bien anchos ultra cabrones pero estas estaban acompañadas por unas tenis Airwalk o Sketchers. No sé por qué. Yo se que era cosa de surferito pero para mí que era que el ser caco tenía que evolucionar. Teníamos la misma moda como por 10 años sin ningún cambio. Nosotros los que asistíamos a los festivales playeros de Telemundo simplemente estábamos desamparados. Es por eso que me olvidé de ser caco por un tiempo.

Dios bendiga a Falo y sus pinchos

Ahora me volví rastafari. Era un cabrón universitario que merodeaba por la tienda Gravity antes de convertirse en los boots mierda que hay ahora en Plaza Las América. Cojones, yo estaba con toda la indumentaria. Mi correa tri colores verde mierda, amarillo mierda y rojo como culo hecho sangre de Arango representando al rastafarismo. Yo estaba a otro nivel social. Me lo viví. Fume pasto, pasto con cojones. Fume pasto pa encajar con el corillo. Meterse yerba era cool e ir a conciertos de Cultura Profética en locales cerrados era una invitación a salir arrebatado y fallar un dopaje sin la necesidad de meterte una jalá de fili alguno, qué carajo, si eras fumador pasivo de decenas de yerberos. Pero la escena de los rasta estaba lleno de posers. De gente que simplemente seguía una moda y que de rasta lo que tenían era los mismos que tenían de revolucionarios los que se ponen las camisas del Ché y comen en un McDonnald’s. So que me cagué en mi madre. No me sentí a gusto. El rastafarismo es algo más que simplemente Bob Marley. ¿Dónde están los grandes cultivos de marihuana? ¿Dónde está el tributo a Haile Selassie? No lo vi en ningún lado. Aparte que no me sale bien los dreads, máxime cuando no tengo cabello y solo mierda en la cabeza. Así que lo abandoné.

Intenté ser metalero también. Me vestí de cuero, pantalones gastados y rasgados e intente que todas las t-shirts que podía encontrar fuera o una de dos de lucha libre o de bandas de rock. Yo pensé que se escuchaba Enter The Sandman en repeat por 12 horas y bebía tanto alcohol que haría que James Hetfield se sintiera abochorndo de mí podría encajar bien cabrón. Pero tu sabes. La gente rápido decía que los roqueros son puercos y eso. Bueno, yo soy puerco. Pensé que era parte de la indumentaria. No limpiarse bien el culo y andar con un flow bien lento… tu sabes, me tatué un bicho con cuernos, mochaba, era el terror de los mosh pits. Pero la verdad es hija de Dios y hermana mía. Era un welebicho infeliz. El rock me puede mamar el bicho en especial el metal. (Lo dije, me pueden mamar el bicho luego de acabar el post jeje)

Me resigné en mi vida, el metal no era lo mío. Los metaleros siempre tenían una mierda de vivir acomplejados con el reggaetón. Eran como que la sombra de ellos. Los reggaetoneros esto, los reggaetoneros aquello. No sé que bicho pasó pero tanta era la envidia que sentían los mismos que me cucó la idea de regresar al ambiente que abandoné. Corté con tijeras mi camisa de Iron Maiden, quemé mis posters de Metallica, borré los pentagramas de la pared y vendí en Clasificados Online mis mesa de rituales para sacrificar gallinas a nombre de Satán y me metí de lleno al círculo de los cacos.
Vaya es mi sorpresa que cuando regresé me encontré con cabrones con mohawks, cabellos pintados de colores rosita o amarillo pollito, pantalones pegados, carabelitas, estrellitas y gafas de neón. ¿Qué bicho pasó aquí? Parecía que andaba dentro de un anuncio de Fanta en un noviembre en el cine de Caribbean Cinemas de lo absurdo que eran las cosas. Me cago en tu madre, lector, te digo. Yo entré buscando refugio en el reggaetón  y acabé en el maricotón. Con gente más poser aún que no solo juran ser cacos y maleantes sino que gustan del recortarse y escuchar Skrillex para causar pánico y terror en los viernes en la noche en Plaza del Sol

La vida mía me dio vueltas. Esto estaba extremadamente pendejo. ¿Acaso yo no tenía dónde ubicarme? Pensé que era caso perdido. Al día siguiente llamé a mi jeva (de turno) y le dije que quería verla. Me arme de valor y le dije: “Oye mija, aceptame como soy, puerco, sucio y desempleado o te meto en la bemba”. A la cabrona se le aguaron los ojos, se puso colorá, me agarra la maseta por encima del pantalón y me dijo “Merdócrata, basura de hombre, te adoro y creo que te amo.”

Luego de un grajo intenso, donde sus senos rosaban con mi camiseta de “Eso Vale”, coloqué mi sobaco pelú alrededor de su cuello y nos dirigimos a Marshalls a probarnos unos mahones putis y calzoncillos Tommy Hilfiger.

Vagina Dentata y la mujer boricua

Hace unos meses atrás vi una película que me llamó la atención que ni me acuerdo el nombre, creo que se llamaba “Teeth”  en donde una chamaca que estaba riquísima tenía un problema en particular: tenía dientes en la crica. Más nada. Tu sabes, a la mierda Schilder’s List, esos son los tipos de películas que me ponen a reflexionar. Pues en esa película esta muchacha conservaba su virginidad y que cuando intentó chichar por primera vez, su crica le mordió el bicho a su jevo en medio de una cascada y se lo arrancó de cuajo. Una película fenomenal y que pone a uno a pensar.

Mi gente, les tengo que contar algo. No sé qué carajo me ha pasado pero últimamente mientras chicho, le doy tan fuerte a mi maseta que siento que tengo ligeros cortes en el bicho. No puedo controlarme. Es que tenga esta senda tranca que se me pone fuera de control una vez desato mi furia sexual. Meto bicho, meto bicho y meto bicho y cuando acabo siento que tengo el bicho que me bota fuego. Cuando meto pinga siempre trato de dislocar la matriz y rotarlo 90 grados. Estos cortes son extraños. Son como rayazos. ¡Ay Jehová! Pero que puedo hacer. En el sexo uno se olvida de dolores y uno se somete a los placeres y todo eso. No digo que la tota de mi jeva tenga dientes pero si que me lo mastica como un puto chicle Adams en boca de camello.

Pero no quiero hablar de mi pene. Quiero hablar de vaginas. Sobre la vagina dentata. ¿Qué carajo es la vagina dentata? Bueno, a través de los años y milenios se a venerado a la vagina como un símbolo de lo que es la fertilidad, sexo y …. wákala, mensajera de hijos. La vagina es  celebrada por múltiples culturas alrededor del mundo. Pero la vagina dentata de por sí es un conjunto de mitos desarrollado por múltiples sociedades para precaver a la gente de andar teniendo el bicho en cuanto rato hay. Es como el cuco que le metieron a la gente de la antigüedad. En vez de tener enfermedades con transmisión sexual lo que ibas a tener era el bicho arrancado de cuajo. ¡Tranquilo!

Civilizaciones pre-hispánicas (o sea, las que estaban antes de llegar los españoles, bruto) como las que se encontraban en Chiapas, México hablaban sobre como es que en ciertas tribus habían mujeres bellas y preciosas que tenían una sorpresita entre las patas: una chocha con dientes. ¡Imagínense el miedo! Chichar era algo que causaba miedo entre las tribus. Meter mano algarete era cosa de bravos, no porque tu jebita indígena te cogiera o por miedo a Moctezuma o un cabrón emperador de esos. El miedo era el de perder el bicho y el bicho, mi gente, es cosa seria.

¿Pero ustedes creen que esto de la vagina dentata es algo que es simplemente un mito? ¿Algo que se inventaron unos indios con ganas de frustrarle la bellaquera a los hombres de su comunidad? Bueno, yo creo que existen vaginas dentatas hoy en día. Me atrevo a dar seguridad de que entre las filas de las mujeres boricuas hay cabronas que tienen esa crica bien amolás. Si, hay mujeres con la vagina dentata y dispuestas a arrancarte el miembro por tal de amarrarte a ti, hombre que me lees. Seamos honestos. El 90% de las mujeres de este país lo que quieren es un macho que las mantengan y que les de su maseta de vez en cuando. Tu sabes, quieren pasarlo cabrón contigo. ¡Ah! Y lo de la maseta de vez en cuando no es una obligación, porque después que tu le des tu tarjeta de crédito no tendrán reparo alguno con eso de que se lo metas o no.

La mujer boricua nace con vagina dentata y los dientes le comienzan a salir a los putos quince años cuando comienzan a enseñarle los colmillos. Ahí, a esa tierna edad es cuando vemos como es que los cacos con los Toyotitas caídos en cantos se pasean por las escuelas de la isla buscando una presa cuando no saben que la verdadera presa son ellos. Ese toto no solo huele a fiscal sino que es un himan para preñar y pasar pensiones por el resto de tu vida y para que te guilles de cabrón, estarás poniendo estatus en Facebook sobre que tan cabrona es tu mujer por pedirte pensión.

Pero están también las cabronas que quieren mantener un estatus social y gracias a su vagina dentata lo logran con éxito, bellaqueandole a los hombres indicados, si, a aquellos que están bien parados económicamente. Doctores o productores de música, el que sea es bueno para mantener fluyendo ese cash que tanto le gusta. Ejemplo de esto no quisiera mencionar por internet, pero qué carajo…

^ A esa muchacha que ves arriba en la foto, desconozco su nombre, pero el nombre no importa, no me importa a mí ni le importa a cualquier cabrón que lea este post. Lo que si me importa es ese par de cocos bravos que le adornan en e pecho justo debajo del cruzifijo ese. Ya quisiera ser yo cruzificado en una cruz para que luego de 2000 años estar cerca de un par de tetas como esas. ¡Pero tengan cuidado!

¿La moraleja de este post? Las mujeres no son otra cosa que putas y truqueras. Es su naturaleza. Pero a eso agregale una vagina dentata que te amarra y te pilla. Debes de ser precavido hombre que me lee. Ellas son seres hermosas y tiernas. Quizás te puedas hasta enamorar de estas. Pero antes de meter mano con una hembra, llevarla a la cama y sentir que tu corazón late rebozando de alegría, se precavido y mete tu dedo bien adentro de esa chocha y palpa, cierra los ojos, siente. ¡Agudiza tus sentidos! Siente los bordes filosos de esos colmillos arranca bicho de la mujer que amas. Esa cabrona. Esa fuckin Vagina Dentata.