Archivo de la etiqueta: guaynabicho

¿Por qué fracasó Borders?

Hace unos meses atrás yo les traje una noticia la cual trataba sobre cómo es que Borders se iría a acoger en la ley de quiebras. Ah, tiempos aquellos. No obstante fuera del blog cuando yo indagaba al respecto la gente que yo hablaba en la calle (sueno a político) me decía que “no, que en Puerto Rico Borders ha hechao’ pa’ lante  y que le deja mucho billete” ignorando una cosa tan sencilla como la siguiente: Borders es una corporación multinacional. No depende solo de Puerto Rico para generar su dinero. Lamentablemente se irá de nuestra según leemos en este artículo de El Nuevo Día, luego de años con cojones estando plantado en Plaza Las Américas y otros pueblos olvidados de Dios como Mayagüez y Carolina.

¿Pero a qué le podemos atribuir el fracaso de Borders? Yo entiendo que hay varios factores que pueden llevarnos a conclusiones inteligentes y estúpidas pero a mi no me pagan por pensar bien ni por escribir lindo y bello en este blog. Mierda, ni tan siquiera gano dinero de él (ganas mías), pero esto es lo que yo realmente pienso que jodió a Borders.

  1. Escasez de material porno – Seamos honestos, el porno deja dinero y una sección para adultos dejaba buen billete.
  2. Weeaboos – Japonófilos que me bloqueaban el camino en los pasillos leyendo sus mangas y gangas de 7 weeaboos por corillo.
  3. Café de mierda – Yo con una cacerola, agua y un paquete de Sopas Lipton hago mejor café que ellos.
  4. Catálogo –  El puto catálogo electrónico cuando ibas a usarlo jamás tenía el libro que buscas.
  5. Volúmenes fuera de orden – Si eres adicto a las novelas gráficas o alguna mierda así, quieres comprar todos los putos volúmenes pero ellos tienen solo el 1 2 5 7 8. Me cago en la ostia, encarguen las volúmenes completos.
  6. Precios competitivos – Amazon vendiendo libros era el diablo y la competencia en precios era abismal.
  7. No textos universitarios – A menos que sea un libro de texto llamado “El Quijote de La Mancha” o una cabronería así era dificil ir a Borders y conseguirlo. Salvo sus excepciones era mejor comprarlos por la internet.
  8. ¿Español? – Estamos en un país hispano-parlante y creo que si hubieran explotado eso trayendo más libros traducidos a nuestro idioma hubieran dado un palo.
  9. Artículos no libros descojonados – ¡Cuántas cosas estaba por comprar y me daba de cuenta que le faltaba piezas! Los manipulativos pa’ mi hijo de mierda Merdo Junior estaban echados a perder.
  10. Poco patrocinio – La gente se dedica a leer pero no a comprarte.

Mire mi hermano, si yo tuviera un negocio en donde yo vendiera libros yo no estaría regalando mi mercancia. Te explico. Creo que el factor número 10 fue el que más influyo en la caída de Borders. Porque si te pones a pensar, digamos que no todo el mundo anda en búsqueda de libros sino de las lecturas rápidas como por ejemplos de revistas y pendejases así. Si yo quería ahorrarme $5.00 dólares en una revista cualquiera que sea yo simplemente cogía una y me la llevaba a un asiento y la ojeaba con toda la calma del mundo. No gastaba nada. Eso suena cool uno como cliente pero para alguien que se dedique a hacer negocios lejos de ser un gancho se volvió en algo contraproducente.

¿Saben cuánto yo me ahorré de dinero en Borders en revistas Club Nintendo, EGM, National Geographic y otras bicherías? Mucho. ¿En mi vida? Como el equivalente a 12 combinaciones de arróz chino. Coño, digo , yo se que Plaza Las Américas está siempre visitada por la claque social guaynabicha que arropa parte del área metro y pueblos limítrofes. Pero honestamente, esos guaynabichos que entraban a Borders también les gustaba ahorrarse su dinerito. Yo puedo entender que si tu tuvieras un público compuesto de la claque que visita Canton Mall haya gente que te lea La Puta Odisea de Homero que se yo… National Geographic solo por verle las tetas de las negras zulus que salen en los artículos (el equivalente porno cuándo era nene y me casqueteba con el shopper de Sears).

¡Guaynabicho eres el fracaso de Borders!

¿Y los viejos que jugaban ajedrez? ¡Oh Dios que welebichería! En Puerto Rico no se juega ajedrez. Así no se puede ganar dinero. Si pusieran unas pantallas enormes en plasma de 50 pulgadas cada una en donde tengan carreras de caballos y montaran una agencia hípica dentro de Borders mientras se vende Medalla, Bush Light y si quieres roncar de come mierda, alguna cerveza artesanal boricua te imaginarás cómo trepas las ventas.

El fracaso de Borders reside en no puertorriqueñizar su concepto de lo que es libreria.

No me escucharon y fracasaron. Así pasa.

Un negocio solo se hace con dinero pero si tu estrategia es regalar tu mercancía te hecharás a joder.

Yo, gracias a Dios y la cagada cósmica que no necesito trabajar en Borders para echar pa’ lante. Ahora bien, espero que las librerías independientes no sean tan pendejas y se vuelvan carroñeros, coman de ese cadáver del gigante Borders y jaltense como si no ubiera un mañana y cojan ideas de lo que es buen y de lo que es mal mercadeo.

Pero ojo, hijos de puta… que aún queda un Barnes & Noble por morir y no se irá sin dar un último fuete en el culo de las librerías puertorriqueñas.

Guaynabicho: The Final Frontier

Gracias a Stark Genetikz por la  inspiración de este post. (No es Guaynabicho so que no le hechen el carro encima LOL)

En Puerto Rico tenemos que reconocer que como pueblo tenemos todo tipo de subculturas que nos representan. Desde los cacos de mierda hasta los fucking emo, todos tienen un rol en nuestra nación y velan por su filosofía de vida y credo de la calle. No obstante hay un grupo particular que solo vela por un credo: El creo del coprófago (comemierda). ¿Qué tan comemierda puedo ser? Esa es la interrogante, el moto interior que le sirve de gasolina al guaynabicho para salir afuera a la calle y demostrarle al mundo que ser un comemierda es parte de lo que es ser cool y radical. Ser guaynabicho lo es todo y hay que demostrarlo a la plebe que los ven. Es por eso que en este post quiero mostrarles a ustedes qué es un guaynabicho y comprender la psiquis de este especimen de mierda.

Primero que todo hay que empezar con reconocer una cosa: no hay subcultura más unida que el del guaynabicho. Los cacos se tiran entre ellos mismos y se matan por ahí solo por verlos brincar en el piso. Normal entre ellos. Los rockeros tienen aún la mente en conflicto que si quien es la mejor banda y quien es más metalero que otro. Unos pendejos en si. Pero los guaynabichos… oh shit! Estos tipos se codean entre ellos mismos. El guaynabicho es un espécimen que se deja influenciar entre ellos mismos. La codicia, el odio hacia las clases marginadas y sentirse un ser superior dentro de un mundo de escombros humanos les da un sentido de poder que sencillamente opaca las aspiraciones de cualquier otra subcultura. Los guaynabichos aspiran al poder en las altas esferas del gobierno. ¿A poco no han visto a Luis Fortuño, niño símbolo del Guaynabicho? Ah, ¿verdad? Eso significa que un guaynabicho con una cara de pendejo bien administrada como la de Luis simplemente puede  tomar las riendas de un pueblo o joderlo al gusto y gana que le plazca.

Pero estamos hablando mucha basura por aquí y no nos vayamos por los tecnicismos. Usted quiere identificar a los guaynabichos y yo, Merdócrata tengo la respuesta.

  1. Hablar inglés en público. Porque nada te hace más cool que usar el idioma extranjero para conversaciones entre ellos mismos.
  2. English Only. Significa que  el verdadero guaynabicho tiene que sentirse orgulloso de hablar inglés porque eso le da un status más alto que el de la plebe.
  3. Plaza está IN. Otra cosa está OUT.
  4. La palabra comemierda no está en tu significado.
  5.  otras mierdas más
Lo que hay que comprender es lo siguiente: que son una bola de comemierdas que creen que cagan más arriba del culo por el solo hecho de ser los hijos espoliados de papi y de mami. Mire mi gente usted puede tener mucho billete y no tener que ser comemierda. Yo conozco a gente que tiene sus buenos chavitos y no nececitan de restregarle en la cara a nadie el status económico en que vive cada 5 minutos. Los guaynabichos (y me refiero a los verdaderos guaynabicho, no a los guaynabeños casuales) son atention hores por naturaleza. Llamar la atención.
Y esto no queda ahí. Hay un éxodo de buenos cerebros que quieren cruzar el charco. Gente pelá y arroyá que están locos por brincar el charco y querer ser un guaynabicho para sentirse a gusto. Gente miserable con sus propias vidas que entienden que la única forma para poder sentirse apreciado hacia un grupo en particular. Mire no sea pendejo. Busque a alguien que sienta cariño genuino por usted. No aparente ser lo que no puede ser o peor aún lo que realmente no es. Te saldrá un huevo, te quedarás en la banca rota y aún así te estarás jugando a que te reconozcan cuando tu pai te de pon a Plaza en su Datsun. Tu no quieres que la jevita guaynabicha que conectaste vea eso, ¿Verdad? Pues evítalo. No te rebajes a eso caballo. Se como Merdócrata, ya sabes, el hombre que le vale culo las modas. El que viste cómodo y vive como le ronca del forro. Yo no tengo derechos de autor para vivir de esa manera. Vive tu estilo, tu PROPIO ESTILO. Pero no seas pendejo. Mira a Manny Colón, un cabrón confundido felíz con lo poco que Dios le dio. ¿Que vive nauseabundamente? Es cierto. ¿Que vive feliz? Puedes poner la pinga en un picador a que si. O sea, no te heches a perder, Merdócrata así lo exige.
¡Puñeta! Los Guaynabichos los odio. Coño, y lo que más me jode es como un cabrón de estos es el que dirige nuestro país.
Hay que joderse.