Archivo de la etiqueta: güirera

Femme Fatale: Güireras chupa hombres

Primero que todo quería empezar cagándome en la madre que los parió. Segundo, gracias por el respaldo que le han dado a esta, mi blog y su blog, el blog de Merdócrata; un blog con un fin común que es el de llevar el mensaje de amor y esperanza a todos los hombres coge cuernos y a esas zorras de mujeres que tanto nos joden la vida pero tanto atesoramos vivir con ellas. A ustedes, gracias un millón y que el 2012 les traiga embarazos no deseados a las chicas y a mis hermanos hombres, muchos cueros y que les crezca la pinga 1 pulgada más. Son los deseos de su buen amigo inexistente, Merdócrata Bloguero.

Ahora, quería empezar el año con un tema que casi no toco mucho en el blog porque me gusta ser diverso y no ser redundante. Por eso es que decido hablar esta vez de mujeres. ¡Ah! ¡Las mujeres! Como la coca de Tony Montana  en su oficina, siempre embelleciendo nuestras residencias, producto del pecado, poseedoras de la santa magna crica, instrumento diabólico que tienta a los hombres y que ha llevado a los más temibles guerreros a sucumbir. Son las mujeres culpables de que muchos hombres tomen decisiones erróneas. Algunos dejan la familia por irse con ella, otros se privan de conocer otro amor y se enchulan de una sola penca, (error craso), otros simplemente optan por disciplinar a las muy perras, haciendo honores por supuesto el buen amigo Osvaldo Rios (seguidor número 1 de este blog). Pero hay mujeres que no son recomendables para ningún hombre, porque estas mujeres no saben su puesto. Estas mujeres son malignas, son letales. En el mundo en donde vivimos surcan nuestras calles y son bombas de tiempo listas por estallar. Ellas son las Femme Fatale.

¿Pero qué son las Femme Fatale? Si le preguntamos a  Wikipedia te dará una definición muy larga y toda esa mierda pero les voy a evitar tanta lectura toda esa mierda. Una Fmme Fatal no es otra cosa que una mujer que usa su cuerpo y su femeneidad para poder lograr sus propósitos en la vida, desde tener una casa, un carro, lujos, tarjetas de crédito, comidas caras, joyas, poder adquisitivo; lo que sea por tener estas. Una Femme Fatal es algo así como una güirera que quiere sacarle todo lo que pueda a un hombre en particular para joderlo lo más que se pueda. Son malas y malditas. No se pueden confiar en ellas. Arpías chupasangre de la masculinidad que tiendan al hombre con sus tetas y buen culo para sacarle el vivir a los buenos trabajadores, profesionales y obreros que nos quemamos las pestañas de sol a sol para poder tener lo poquito que nos da el dinerito.

Hay un sinnúmero de trepadoras Femme Fatale en nuestro mundo, tanto boricuas como extranjeras que gustan de chuparse un bicho siempre y cuando pueda chuparte también tu cuenta de banco. He aquí un ejemplo de las mismas:

¿Se acuerdan ustedes de Anna Nicole Smith? Esa artista porno que tenía unas transiciones de ser una mujer que no cagaba de lo buena que estaba a ser una mujer que se embarraba de mierda y luego regesaba a estar dura? Pues esa cabrona es un vivo ejemplo de lo que es una femme fatale. Con ayuda de su cuerpo y su bellaquería logró conseguirse tener una relación con un cabrón viejo de unos 135 años llamado J. Howard Marshall, que era un empresario y profesor con una cuenta de banco ultra hija de puta gracias a lo que le dejó su vida como magnate petrolero. ¿La fortuna del tipo? Nada, unos millones extremadamente largos. La cantidad exacta varía porque la muy cabrona se metió en un lío legal cuando el tipo murió y ella quería heredar el dinero y uno de los hijos de él igual quería hacer lo mismo. Una cabronería larga. Total la vida le pasó factura a Anna y un febrero 8 de 2007 esta puta muera ahogada en su propio vómito dentro del hotel Seminole Hard Rock Café en Florida cagándose en su madre para siempre y sus fotos de muerta regadas por toda la puta red.

Ya hablamos de una bicha ahí americana so que tenemos que darle paso a una bicha boricua, porque hay que darle equidad a las cosas. En Puerto Rico las Femme Fatale hay pero de a cojón pero luego de un estudio exhaustivo y para propósitos de no crear un post extremadamente largo y que ustedes pudieran casquetearse con las fotos de muerta de Anna Nicole Smith con tranquilidad, le daré mención a la próxima. Su nombre: María Del Pilar Rivera mejor conocida por la plebe como Maripily.  esta cabrona se le tilda de ser la mujer más ará de Puerto Rico y ser más bruta que el cantazo de una ratonera, pero yo difiero un poco de eso. Para mí que esta cabrona sabe lo que hace y que gusta hacerse la pendeja para poder salir en portadas de revistas en Econo y ser mencionada por todos nosotros en especial en blogs basuras sin sentido como éste. La tipa tiene un algo que le gusta a los hombres. Ella no destaca realmente por el tamaño de sus tetas ni eso, tampoco por tener el culo más cabrón del caribe… bueno, es que es ese tipo de mujer indiecita que todo fuckin bellaco del centro de la isla blanco quisiera tiznarse. Es simplemente una hembrota que nos comió la mente y nos desgastó la pinga de tanto masturbarnos con furia desde que la vimos salir en No Te Duermas y se volvió la usurpadora del trono de La Mujer que más Leche a sacado en Puerto Rico desde La Taína (R.I.P.). Esta tipa le gustó codearse con gente de buen nivel adquisitivo. Supo por donde moverse, le mamó la trapo de pinga a El Gangster, dejó que Funky Joe le metiera un dedito radiactivo en el culito y hasta causó que el empresario Juan Otero Meléndez se quitara la vida porque no se sentía “worthy” de poseer esta dama adornando el dash de su automovil con pedazos de cráneo y sesos. Algo no cool. Roberto Alomar, el primer pato en el Salón de La Fama de las Grandes Ligas fue también presa de la misma mujer y terminó jodido pasándole una fortuna a ella luego de un divorcio muy poco elegante. Ahora ella está saliendo con un tipo con dinero, empresario también y su nombre Michael Anthony De Prado. Mi consejo para el balsero: descarga las balas de tu magnum.

Pues esa es la que hay mi gente. Dos ejemplos y ambos muy crudos de lo que le espera tocar a un hombre que no se sabe proteger bien. No le tenga miedo a un hijo no planificado, eso se resuelve con un aborto, una pensión o con wákala, crianza y, ay fó, amor. Pero de algo que usted no se podría salir con la suya es de que se le pegue encima una Femme Fatale. Cuando algo le huela a que una hembra lo que quiere es sacarte el vivir económico HUYE, CABRÓN, huye como negro corriendo en el 10 K. Tu buen amigo Merdócrata no desea que desperdicies tu vida. ¡Déjate llevar por la bellaquera y la joda! Pero por favor cuidate, porque uno nunca sabe en qué recoveco de Shannan’s Irish Pub se encuentre una trepado, una arpía, una Femme Fatale.

¿Me llamaron?

Mujeres: Criaturas malignas, cabronas y encantadoras

Cosa cabrona. Las mujeres. ¿Quién puede vivir sin ellas? ¿¡Pero quién puede entenderlas a ellas!? Un buen amigo mío me dijo que las mujeres son criaturas que “No son para entenderlas sino para amarlas y quererlas”… aunque honestamente, ese amigo mío era un bellaco malo so que no sé por qué su línea de pensamiento pero hace sentido de cierta manera. Las mujeres son unas criaturas completamente raras. Están cabronas. De hecho, están tan cabronas que sangran mensualmente por 7 días corridos y no se mueren. ¿Weird verdad? Una criatura que le pasa eso hay que tenerle un respeto cabrón. Desafían a la muerte. Ah carajo, la mujer es algo tan especial que merece su sitial especial en este blog y un post, porque así de cool soy.

Creo que todos estamos de acuerdo con una cosa en particular: las mujeres deben de venir con un manual. Este manual debe de venir con unas instrucciones a seguir el cual nos diga cómo proceder con las pendejases, gustos y cabronerías que te expone una mujer en el transcurso de su vida y cómo lidiar con las mismas. Las mujeres no son cosa fácil, compañeros. Son criaturas que hay que saber como estudiarlas para poder uno saber como cómo culo proceder. ¿Por qué una chica se pone un mahón (jeans) tan apretados que si se tira un peo hoy le sale el miércoles de la semana que viene y le molesta que le estén viendo el booty? ¿Por qué una cabrona viene y se pone un traje con un escote bien hijo de puta y se encojona porque uno le está viendo la raja entre las tetas? ¿Por qué en San Valentín te piden sencillez y amor en sus regalos y le compras un Butterfinger derretito de Walgreens y te dejan de hablar por una semana? No le veo el puto sentido. Pero la smujeres si le ven ese sentido. Te hacen sentir bruto.

El cabrón de la foto que se encuentra a la derecha está leyendo un manual para poder comprender una mujer y tiene cara de “ok, me jodí” y no es para menos. Yo puedo entender a las mujeres que la gran mayoría de los hombres de mi país, pero es obvio, yo soy Merdócrata, estoy por encima al promedio, pero tampoco puedo ser tan hijo de puta que deje en el abandono a mis colegas hombrunos.

Ellas, o sea, las mujeres se jactan de que no las entendemos y nos pelan por ello. Se reúnen como en cónclave cuando sales para la disco, Chili’s o a comer Papas Locas y son como hienas que se aglomeran para buscar una víctima y luego la atacan. Esta víctima puede llamarse de cualquier nombre, Juan, Edgardo, Jorge, tire el nombre que sea. Este sujeto será analizado e interpretado a conveniencia de la mujer que sea.  Dirán si está bueno, que si tiene el culito respingón o que si tiene una barba pendeja (cosa pendeja porque no hay nada que diga “soy hombre” más que una puta barba) y seguirán en esos menesteres.

Pero el peor enemigo de la mujer es la mujer misma. Si son como hienas cuándo hablan de hombres, cuando se habla sobre otra mujer son como putas pirañas mi hermano. Y reto yo, Merdócrata, en mi blog, que una mujer me diga que las mujeres en su mayoría no critican a otras mujeres que encuentran sobre su radar. ‘Mira que ridícula” … “¿Vistes sus zapatos?” … “Mira como enseña las tetas, que puta es”. Mierdas así dicen mi hermano. Cosa cabrona. Y ojo, que si esa mujer tiene un traje similar a una de ellas entonces están que organizan su propio pelotón de fusilamiento. Nosotros los hombres nos importa realmente un bicho eso de vernos iguales. Lo máximo que hacemos es que jodemos con el chiste ese de “mira, vamos a tocar juntos en la misma orquesta” y todo queda ahí. Cuando un welebicho se me acerca y me ve mis Jordans, lo pongo a capotear (figurativamente) y le exhorto a que las compre. That’s it! Y si las compra, entonces, implanto moda. Con las mujeres no puedes hacer eso. Una mujer quiere lucir siempre única y especial no obstante son víctimas de la moda. Es como tener a motherfucking Rambo y verlo expresarse en contra de la pena de muerte. Ya sabes, un mind-fuck sin sentido.

Las mujeres pueden ser demonias. Muchas les gusta los revoluces y los trucos. Como dice  mi Pana Gillito, pueden ser unas güireras y seteadoras. Mujeres que pueden buscarnos enemistarnos de los panas que pueden ser hasta casi hermanos nuestros de toda la vida que por tal de nosotros poder complacer a esa noviecita tan rica que tenemos tenemos que borrarlos de nuestros círculos de amistad. Peor aún cuando uno tiene amigas chicas. Si tiene un toto es mi enemiga. No mi hermano, cosa cabrona… Entonces tiene que uno lidiar con los ataques de cuernos y la pendejá. Te revisan las llamadas, mensajes de texto, te huelen los calzoncillos, las camisas. El mero hecho que tenga condones en la gaveta de alfrente del carro y tu mujer que me lees, te hayas amarrado las trompas para no poder quedar preña no significa que estoy chingando en otro lado. ¿Nunca pensaste que se los pude haber guardado a un amigo? Porque nosotros los hombres somos serviciales y como hermanos. Los condones los guardamos y nos preocupamos por la seguridad sexual de nuestros hermanos. Las diablas no comprenden eso.

Sobre las cabronas. ¿Qué decir? Le hacen honor al nombre. ¿Nunca han sabido de esas que ni comen ni deja comer? Hay unas locas por ahí que no saben decirle adiós a las relaciones. Unas que simplemente te dejaron como pamper cagao o que tu dejaste porque era una bicha contigo 24/7… pero seguramente te dejó a ti. Te dejó por múltiples razones pero lo único que le salió de la boca fue un “no eres tu, soy yo” para irse con un negro de apellido Ayala de Loiza con una pinga 4″ pulgadas mas grande que la tuya que parece un brazo de nene. Tu sabes, depre total pero reiciste tu vida. ¿Luego qué? Ella regresó y quiere reclamar lo que ella entiende que es de su propiedad: Tu pinga corazón. Pero ese corazón ya le pertenece a otra mujer y entonces es cuando empieza a arder troya. La muy puta te llama y te empieza a lanzar texto sobre “añoro tus caricias”, “recuerdo tu sonrisa” y el clásico “recuerdo la suavidad de tus bolas”…. cosas que nos hacen flaquear de nuevo. La tentación es fuerte. Ellas saben que somos débiles de carne. Dios nos hiso así 😦 ¿Qué puñeta podemos hacer?

¿Llorar?

no

¿Sufrir?

quizás

¿Recordar?

puede ser

¿Bellaquear?

si tengo suerte…

No amigo mío… llegarás al punto en donde ni amarrándote la pinga podrás detenerte. Una mujer sabe que si se lo propone, el pedobear ese de Arriaga dejaría de dar puñalás de carne con su micro-bicho y hasta metería mano con ella. Las mujeres son íntimas, únicas y sobre todo encantadoras.

Es el último tipo de mujer que vamos a discutir en este post y no por eso es que valga manos. Una mujer encantadora… uff… todos queremos tener una. Esa mujer que simplemente no podamos dejar de verla porque nos agrada como es que luce a la vista esa preciosidad de ojos celeste, esa piel tan suavecita, esos cocos bravos…. coño, es que la mujer es perfecta de por si. Yo siempre he dicho que no hay más macho que un maricón porque para aguantar un miembro de 8 pulgadas por el culo hay que ser tremendo hombre pa soportarlo. Pero lo segundo a que más te acerca a ser todo un hombre es que te acompañe esa hermosura de mujer. Cuando tienes tremendo ejemplar de hembra a tu lado tu puedes ser gordito o flaquito, mellao o con los dientes como tiburón por tus asquerosas andanas. ¿No obstante te siente tan realizado verdad? ¿Por qué? Porque ella te tiene a su merced. Pajarito… AQUI!!! te jodiste. Cuando eso pasa quién contra ella, ¿verdad? Es difícil cuando tienes una mujer que realmente te ha encantado y sabes que realmente no es para ti. Solo desearías que el Invader #1 entrara por la puerta de tu casa y te diera figa con una cuchilla de matar cerdos y que te diga al oido “mamabicho, es hora de que termine tu sufrimiento” … y pues, abrases la muerte.

Pero no todas las mujeres son así mi gente. En este mundo hay tanta variedad que es ridículo. Eso sí, esto es como cuando uno busca un artículo de internet para una clase de la universidad. Hay mucha información en tantos lados pero hay que separar entre lo bueno y lo mierda y eso es lo que pasa con las chicas. Hay que saber cuál es la que realmente merece de tu cariño y afecto incondicional. ¿Porque sabes algo? Todos merecemos ser felices, seas hombre o mujer. No queremos algo que sea incompatible. Tampoco queremos algo que sea igual a nosotros. Porque hey, si quisieramos algo igual a nosotros mejor nos hacemos la puñeta frente a un espejo. Lo que queremos es a alguien que nos complemente y del buen complemento es que nace una relación fructífera y un amor puro y genuino. Eso no te garantiza a ser feliz porque la felicidad es algo que se pone a prueba siempre. Pero qué carajo, te sentirás aliviado que esa persona que comparte tu cama es una mujer que realmente te la mereces y que tu te mereces a ella.

Ahora, mamabichos, no digan que Merdócrata es realmente una mujer que se hace pasar por macho con rostro de excremento para poder solucionar los problemas bicho-vaginales de la humanidad. (¿Oh quizás lo soy? *wink*) Solo entiendo que todo el mundo tiene derecho a ser feliz sin lastimar a nadie.

Cojan consejo chicas.