Archivo de la etiqueta: hambre

Mis pecados alimenticios

Estuve leyendo a Manny Colón y su post sobre lo sabroso que es el arróz chino y me sentí identificado. Nada como esa combinación de arróz, salsa soya, jamoncito, camarones y cuanta mierda ahí en la naturaleza descubierta y por descubrir que hace que la boca se le haga agua a uno cuando pasa por un restaurante que tenga de nombre “______ Cream” en la fachada. No obstante no siempre uno puede ir a los chinos, porque seamos honestos, es como darse un tiro al pecho si lo comes de desayuno, almuerzo y cena. Yo estaría loco dando chino, eso si, desayuno, almuerzo y cena.

Anyway, les quiero hablar sobre una opinión de algo que de veras puedo alimentarme todos los días si me dejan. Yo soy un tipo que gusta del comer. Me importa una mierda que si las calorías y toda esa pendejá. Yo como porque me gusta lo que veo y el sabor. That’s it. El gym que resuelva el resto… o una bariátrica. Me gusta los placeres del comer. Si yo fuera al infierno de Dante Alighieri  estaría en uno de esos círculos cojonudos (el número 3 para ser exactos) comiendo hasta piedras por la eternidad entera. Como por hambre, por aburrimiento, para evitar olvidar las penas. Estoy en ná y que se joda. Pero no todo alimento me hace pecar de glotón sino unos particulares. Esos alimentos que tu dices “me comería esto aunque me peguen cuernos con Avelino Muñoz Stevenson.”

He aquí mis pecados culinarios:

Sandwishitos de Mezcla:

No sé que carajo tiene por dentro. Unos dicen que Cheez Whiz con jamonilla. Yo no sé si tiene hasta maldiciones pero unos sandwichitos de mezcla la montan donde sea. Es el himno culinario de las fiestesitas low budget de las escuelas públicas de Puerto Rico. La pendejá es que aunque low budget sé que hasta Richard Carrión pide por el intercom de su oficina varias rebanadas de este suculento alimento a su secretaria. Sabe cabrón.

Guineítos en Escabeche:

No sé cómo a Ricky Martin le gusta los guineos pero a mí me gustan en escabeche. Esto sabe cabrón. Mientras más días tienen de hecho mejor saben. Es el vino de los alimentos fálicos.

Chili’s Southwestern Eggrolls:

Voy a Chili’s solo con la excusa de salir y comerme estos Eggrolls que coño están a otro nivel. La comida en general de Chili’s  es sencillamente presentación y cobras un poco más por el ambiente que es. Pero esta jodienda… oh Papa Dios, esto debe de estar en los platos principales. Con un dip que viene que solo Dios sabe lo que es (yo asumo que es una mezcla entre leche de cabra con mutrógeno) que le mete más sabor. Si vas a Chili’s  y no los pruebas eres un pendejo.

Papitas de McDonald’s:

Las papas fritas de McDonald’s son una obsesión y  no tienen ningún rival. No le eches nada. Simplemente te las puedes comer solitas. Saben cabronas. Leí por la Internet que usan prácticamente toda la tabla periódica en la confección de sus sabrosas papas. Es la heroína de los asiduos a los Fast Foods. Deben de hacer un combo dedicado a sus papitas. Una cacerola de papitas, ketchup, refresco, y unas papas medianas por el lado solo por joder. Así de buenas son.

Corn Nuggets:

Cuando pruebas las corn nuggets lo que sientes es una orgía d sabores en la boca y la mente no sabe comprender si lo que estás comiendo es cianuro pal estómago o uno de los plaseres más bellos del arte culinario. Los corn nuggets son simplemente eso. Pequeñas bolitas de empanado rellenados con ternura metida por dentro. Jesús debió comer pan y vino en la última cena y Judas Iscariote lo traicionó por un poco de corn nuggets. Esto está apoteósico. Un alimento blasfemo que deleita tu paladar.

Bueno, aquí hay uno de muchos de los plaseres que tengo a la hora de comer. Se me quedaron montones pero la verdad es que ando ajorao’ y sé que el millar de blogueros que me siguen querrán colocar sus opiniones y no es para menos. Comer es una bendición que solo aquellos que trabajamos y aquellos que viven de la Tarjeta de La Familia se pueden dar. Disfrútalo y escoge tu veneno favorito de almuerzo, desayuno o cena.

¡Buen provecho!