Archivo de la etiqueta: miedo

Baby Rasta eres un mamabicho

Hola a todos y cada uno de ustedes mis amigos inexistentes. Aquí con ustedes su híbrido fecal, entre humano y mierda, Merdócrata. Me excuso con ustedes primeramente por el hecho de que los he ignorado por un largo tiempo debido a que estaba ocupado en otros asuntos más importantes que el bloguiar. Chiché, jodí, fumé, bebí, tiré peos y cagué con cojones. Experiencias que no se logran vivir si me quedo espetado en una silla y viendo el monitor. Pero de cualquier manera gracias. Gracias por su apoyo. Me importa realmente un bicho su apoyo, pero igual si lo hacen pues cool. Para los que no me apoyan pues que se apoyen del trapo de bicho mío, hijos de mil puta.

En el día de hoy les vengo a contar una historia real y 100% verídica porque yo no vengo aquí a hablar mierda, bueno, si, pero me refiero a que yo no vengo a frontear aquí a nadie ni a pasar el macho. Nah, deja eso, porque pa’ macho yo y el trapo de bicho mío demuestra que lo soy. Yo hablo con la verdad y quiero que ustedes presten atención a este post porque de veras, quizás sirva de inspiración para algún cabrón en particular.

Hoy, putas, les hablaré de una experiencia que me tocó vivir varios años atrás, allá para el 2010 en donde por poco logro, si por poco logro librar un mal encarnado en la figura de un welebicho. A ese welebicho lo llamaremos Baby Rasta. Pues estaba yo tranquilo conducindo mi Datsun mohoso, lleno de bolsas de Burger King con restos de hamburguesa descompuesta y mayoneza fermentada en el dash del auto con un guille cabrón. Venía pues contentísimo, puesto que venía de conectar con La Taína y había chichau sin condón en ese momento con ella, y desconocía de la pudrición en el bicho que me esperaba en años venideros gracias a esta cabrona. Pero que se joda. Era la Taína. Le froté mis genitales por u jaiba y le dije que tenía el webo enorme. Una cosa llego a la otra. Anyway, eso es material para otra historia. La cosa es que andaba feliz como lombriz. Es por eso que llamé a mi pana El Escarabajo y quedé con él en buscarnos más grillas para poder darles yeska. Algo paso con nosotros los hombres que chichamos a una jeva y nos queremos chichar a todas ahora. Pues nada, el muy hijo de puta me dice que pase a buscarlo porque el muy cabrón es un mamabicho sin carro, fokin loser.

Le doy breik a que se vista y se raspe una puñetita en la ducha en lo que yo sanamente me dirijo a casa de mi cabrón amigo. Llego a su casa, se monta en mi carro y siento un hedor a perfume Samba. El tipo andaba entregao’. Quería conectar. El Escarabajo y yo teníamos McNuggets y queríamos mojarlos en salsa de culo (de mujer) así que arrancamos sin rumbo a revulear por todo el área metro buscando yales para darles y no consejo. Nos paramos en tres chinchorros de mala muerte para darnos la ccerveza con calma y entonarnos. Yo tengo una cosa que borracho es cuando guío más cabrón. Así que en cada negocio que me metí pedí el clásico Caneca Ron Llave con Royal Crown. Escarabajo como es tan pendejo solo pidió Colita Champán. La cosa es que me estaba poniendo bien fokin ready, nos montamos en el carro no sin antes grajearnos  par de viejas mellas y apestosas a Agua Maravilla y luego de varias guayás de carro a carro y 2 iguanas muertas por mi excelente puntería en cuatro ruedas llegamos a La Lomita: Hogar de los muslitos rellenos… ¡y se soltaron los “Party Animals”!

Buscamos a las más cueros, nos chupeteamos a pares. Diablo que cosa cabrona. Habían pellejos de todas clases. Yo soy tremendo bellaco so que me grajié con todas. Soy tan macho.

Mostré a todo el mundo que no solo era el mejor bebedor cuando ordené mi Cutty Sark con Maví frío, sino que en la pista soy el puto Tazmanian Devil. Jodí, di mis pasos más cabrones y le enseñé al planeta Tierra mis habilidades en el Elektrobugui. Puse a mamar en la pista. Lo digo sin que se me quede nada por dentro. Pero de momento siento un golpe en mi mierda, o sea mi cabeza.

-¡Ouch! Pero quién carajo me golpeó, puñeta.

Dije con un encojonamiento. El golpe me hizo cagar mis movimientos y las gatitas vieron lo fail que soy. Miro hacia atrás y era nada más ni nada menos que Baby Rasta, arrebatau hasta los dientes y con un flow bien mamabicho. Yo le cuestiono que si qué carajo había pasado. Que yo soy Merdócrata y que si por qué me arruinó mi bailesito tan tripioso. El muy cabrón me dijo:

-¿Tu eres Merdócrata? No te conozco. Lo que si reconozco es a un pelabicho.

-¿Pelabicho? Cabrón no le digas así a mi amigo Escarabajo. No te burles de la gente con defectos

Y le metí una galleta. Esa galleta sonó de aquí a casa de tu mamá, cabrón lector. El se tocó la cara y yo puse mi pose de pelea.

Yo seré bellaco, sucio, puerco, y bloguero pero pendejo no soy, y de Baby Rasta no me iba a dejar dado. Así que comencé a pelear con el. Le di una clase de salsa tan cabrona que Roberto Roena me felicitaría. Pero él, como cobarde que es. Rápido sacó el culo y mandó a sus manduletes a pelear su pelea. Ya ustedes saben el resto. Le patié el culo a  5 de ellos. Tu sabes como son los cacos que no pueden pelear solo y necesitan el bonche. Pero lamentablemente eran demasiados. Cuando derroté al mamabicho número 12 Baby Rasta me dio con la culata de una pistola, pa mí que una Magnun 9 Milímetros. No sé, en verdad no se mucho de armas. Entonces el cabrón aprovechándose de la situación me cogió en el piso y me escupió en la cara y me dijo:

-Gringo ahora te va a meter el bicho por el culo.

-¡NO!

Se escuchó fuertemente. OG Black detiene a Gringo justo a tiempo.

-Ese culo es mío.

OG Black comienza a bajarse los pantalones y el calzoncillo y muestra un bicho que parece un brazo de nene. Entre todos los secuaces entonces me comienzan a desnudar. Me rasgaron la ropa y todo. Yo no lo podía creer. Iba a ser violado por OG Black. Me pusieron poca abajo y de momento, tanto fue el nerviosismo que me mee y me cagué encima bien cabrón. ¡Fo! Mi hedor a mierda impregnó todo el restaurante. Una mezcla de peo de cerveza, caca blandita, mezclado con huevos y malta mal digeridos quedó en el lugar. Baby Rasta se fue no sin antes cagarse en mi madre.

OG Black se le bajo el bicho automáticamente y cometió un barbarismo. Se metió el bicho el mismo. Gringo se vomitó en mi pecho. Los que no le daban el hedor a mierda se reían y los que si les llegaban se desmayaban, unos convulsionaban y escuché a par de gente llamando a su mamá en el desespero. Yo estaba tan abochornado que me fui, Escarabajo me siguió. El intentó poner paz en mi alma pero era inútil. Estaba encolerizado. Encabronado. Ido de mi ser. Le di las llaves. El condujo a su casa y no le dirigí la palabra solo para decirle “adiós” a secas y tomé el volante y me dirigí a mi casa.

Pasaron días, semanas, meses en donde me quedé pensativo, descontrolado. Baby Rasta me humilló, A MÍ…A MERDOfuckingCRATA. Hijo de puta. Esa no se la iba a personar jamás. Estuve pensando tanto en lo que iba a hacer. Yo sé lo que quería, no soy pendejo. ¿Pero cuándo? ¡Ahora puñeta!

¿Ustedes saben lo que es un webolver?

Pues yo literalmente tengo uno, cabrón. Ahora si que estaba yo más caliente que el switch del sol. Cuando joden conmigo joden con el mejor y cuando Merdócrata anda encabronau, u yu yui, es que se ponen los webos a peso. Me puse mi webolver en el culo bolsillo. Merdócrata va de cacería.

3 de Marzo de 2010

Era de noche, me estacioné un poquito lejos de un estudio de grabación donde se rumoraba en las redes sociales que Baby Rasta estaría grabando varios tracks para alguna producción de mierdatón. Todo es sencillo. Solo ser paciente y cogerlo desprevenido. Compré unas Pringles en el camino. Son tan buenas pero tan irritables para comer en especial cuando te comes la mitad del pote y no te cabe el puto brazo. Me limpié las migajitas de papitas que tenía en la barriga. Soy un puerco comiendo. Entonces percibo que dos hombres pelabichos salen del estudio de grabación. Me doy de cuenta pero me da indiferencia. No los conozco, no me interesan. Ellos miran con una cara extraña como que rebuleando y hacen una señal hacia dentro del estudio como dando un visto bueno para algo. Entonces cuál fue mi sorpresa cuando veo como es que Baby Rasta aparece. Ambos cabrones lo custodian dirigiéndolo a su automovil.

Sigilosamente me baje de mi carro y la oscuridad de la noche me sirvió como manto para poder pasar desapercibido. Le había echado W40 a la puerta so que el rechino de la misma al abrirla fue mudo. Noto cuando Baby Rasta se monta en su carro y comienza a hacer chistes pendejos sobre que tan cool es él y cómo Gringo, su partner de toda la vida no es otra cosa que la sombra de él. Mofa tras mofa seguida de una esnifiá de raya que se dio el cabrón ese de cocaína. El reggaetón deja aunque seas un has-been tal parece. Luego de darse ese fuetazo el cabrón le da por prender los focos de su carro. Un gran error.

Saqué mi webolver y arremetí con un grito de guerra.

-CULOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO (de mujeeeeeerrr)!!!

BANG

BANG

BANG

Muchos BANG puñeta

Cogí el carro de Baby Rasta y lo dejé más hueco y feo que el culo de Manny Colón. Gasté un peine y sacaba otro, cargaba y seguía cociendo a tiros el puto Célica ochetoso de ese tragaleche. Me acerqué a la escena del crimen.Vi a todo el mundo hecho mierda, vi a Baby Rasta rezándole a Dios, cagao y meau tal y como me dejó a mí aquel día en La Lomita. Entonces me bajé el pantalón, puse mi culo frente a su abdomen y cagué un peo tan cabrón e hijo de puta que le perforé el estómago. El lloraba y suplicaba. Oí las sirenas. Seguro era la policía de Puerto Rico. Me monté en mi Datsun y conduje con el cristal bajau fumando un cigarrillo, dándole pal frente hasta encontrar la costa más cercana.

Me perdí. Baby Rasta llegó a intensivo. Dicen las malas lenguas que se sometió a una reconstrucción del estómago gracias a mis acciones puercas y deshonestas. A mi me importa un bicho. La policía le pidió a él que narrara los hechos y el simplemente mantiene la boca cerrada. ¿Quién le creería que una persona mitad hombre y mitad mierda puso en peligro su vida? jaja, Se joda. Aún conservo noticias del evento.

Noticias de alrededor del mundo aparecen las cuales me inchan el corazón:

Hoy por hoy Baby Rasta guarda silencio porque sabe que meterse con Merdócrata es como meterse con el Green Giant y hablar mierda del maíz. Papito, tu sabes, ponte pa tu número y pa los welebichos que hablen mierda de mí, cuidau, que la furia de mis intestinos podrá reventarles el estómago. Gracias por esperar mi nuevo post. Me defeco en vuestras progenitoras. Chau.

Solo quiero chichar

Me estaba haciendo la puñeta con una lija 400 pues estaba bellaco viendo la última edición del shopper de SEARS. Estaba bellaco bien cabrón y tenía el bicho como punta de lápiz a punto de coger el College Board. Estoy en ná y recibo una llamada a mi celular. Lo tenía en el baño y me tropiezo con el filo de la mesa de noche y casi me lleva el tío peluca. Me cagué en la ostia y busqué el celular.

“¡Hola! ¿Cómo estás?”  dijo la voz preciosa de esa mujer. Yo le doy cháchara porque soy un tipo cortés y no como los welebichos que leen mi blog y dialogamos. Hablamos de todo. Amor, fidelidad, lealtad y por último salió el tema del sexo. Una cosa llegó a la otra y eso es lo que me motivo a escribir este post.

Las personas son criaturas extrañas las cuales están compuestas de deseos y gustos. Unos les gusta el cornflei con leche, otros les gusta la leche en el culo; otros desean  güineitos en escabeche y otros que le hagan escabeche el güineo. Entiéndase que somos unas criaturas de gustos. Pero creo que más que de gustos, lo somos también de deseos. Me pueden criticar por lo que sea pero que se joda, yo soy de los que piensa que los seres humanos somos mucho más animales de lo que nosotros queremos reconocer.

Seguimos aún nuestro instinto. Somos gente que valoramos lo que nos dice la mente, el corazón y sobre todo la pinga o la tota. Hablemos de pinga y tota. ¿Sabías que un hombre en sus 60’s, 70’s y por ahi pueden aun preñar? O sea que el bicho aun le funciona. ¿Sabías que una mujer aún se le moja la pájara después de vieja? Le puedes meter figa luego de su menopausea. Entiéndase que no hay excusa pa’ dejar de chichar. Pero lamentablemente nosotros como sociedad tenemos la mala maña de ver el amor y el sexo bajo distintos prismas. Me explico:

Amor: Aceptación. La sociedad lo ve como uno de los pilares que mueven a la familia puertorriqueña y la del resto del mundo. Amor de padre, de hijo, de amigo, de enamorados. Es tan diverso y se acepta. Se mercadeo como algo lindo y bello que todos debemos experimentar.

Sexo: Tabú. La sociedad lo ve y lo toma con pinzas. Meter pinga es malo y se debe de tratar aparte. Es un acto natural que se debe de cuidar y mientras menos se hable mejor. Tan diverso como el amor (y hasta más). No queremos que nuestro medio ambiente se contamine con feromonas, sangre y semen.

Esa es la mierda que pasa. Amor es bueno siempre y cuando no se trate del sexo. El sexo es el tabú más grande que tenemos que afrontar todos nosotros, digo, por lo menos el puertorriqueño general. Me da hasta gracia porque a veces nos queremos vender como si fueramos un país de vanguardia en donde el alcohol, y la joda es lo que nos define como pueblo pero cuando se habla de poner a una hembra a cagar a dentro y dejarla como brocheta entonces la gente te mira feo.

¿Por qué? ¿Por qué tenerle miedo al sexo?

El sexo es bueno en todas las formas. Desde una buena paja hecha por la chica de uno hasta par de nalgadas con par de jalones de pelo incluído mientras la tienes en 20 uñas dándole felpa. Cada cual tiene su forma de chichar y pasarla cabrón y de hecho, de eso es lo que quiero hablar hoy. Sobre el chichar. Pero no solo chichar por chichar sino la chichaera sin compromiso. ¿Alguno de aquí ha vivido la experiencia de lo que es hechar un polvo sin tener la mente en que tiene que responderle a alguien en particular? Entiéndanme, no hablo de pegarle cuernos a tu mujer o a tu macho con otro tipo y no sentirte puta culpable. Hablo más bien de un fucking buddy o fucking partner. Ese tipo de relación en donde tienes una amistad con cierta persona y que andan en la clara: “nuestra relación es estrictamente sexual”.

¿Quién en su juventud no hubira querido eso? Tener una mujer que esté dura y que solo quiere que la calzes hasta el 8 de bastos. Digo, ha de estar cabrón. Pero tal y como me contó una persona la cual conozco, esas relaciones a veces traen cola. Me explico. Gente que quieren hechar un polvo expresso. Tu sabes, es como llamar a Pizza Hut y pedir una casqueta pa tu palitroque. Pasándola cabrón, lo sé. Pero qué sucede si quedas con la persona, te hace la puñeta y luego te confieza que te ama. WTF. Eso no es lo que te esperabas. Le diste el breik de que te cogiera la pinga y te lo hiciera un puto acordeón y ahora te vino con la mierda de que te ha aprendido a querer y que quiere que le des una oportunidad. Ea’ puñeta. Y cuando eso pasa, entonces ya todo se jodió.

Comenzar relaciones con fucking buddies está cabrón por el hecho de que lo que te ha unido a esa persona solamente fue el tamaño de su maseta o los gajos de la chica. Ah, y que es tremendo ser humano. Pero that’s it!!! ¿Por qué ir a otra cosa más? ¿Por qué recurrir a romper la magia del sexo desenfrenado para luego andar en búsqueda de un compromiso? Digo, yo se que existe gente que gustan de relaciones serias y eso lo respeto, quién sabe, quizás quién les escribe tras este blog sea uno de ellos, pero esa gente está en la clara. Relaciones serias con personas serias. Fine. Finito. Eso está bien, ¿pero cómo es que una persona que lo que quiere es mojar el nugget con otra persona decide acabar toda esa aventura lechera solo por probar suerte?

Los que quieren una relación de fuck buddy no buscan de compromiso alguno. Puñeta, por algo es que se llama Fuck Buddy. No te quiere. No te ama. No siente nada por ti que no sea una atracción completamente sexual. Carnal. ¿Por qué lo estás jodiendo? El tipo quizás tuvo una mala experiencia con el amor y lo que quiere es tener algo sin compromiso. Olvidarse de lo que es sencillamente tener una novia y seguir pa’ lante. Júntele eso si es que sus rompimiento tuvo que ver con un cuerno o una mierda así. O sea, el fuck buddy en su mayoría a vivido experiencias no muy gratas con el sexo opuesto (a menos que seas gay) y lo que quiere es tener una oportunidad de disfrutar de uno de los mejores plaseres de la vida sin la nececidad de levantarse de la cama viendole la cara a una persona por los próximos 60 o 70 años de su vida, digo, si es que permanecen casados.

Amigo que me lees, no pierdas tu tiempo. Si quieres una mujer pa’ una relación para en serio entonces deja claro eso desde el día uno. Eso no significa que no vas a chichar. Quizás chiches. Puede que no de la primera pero eso no significa que serás un miserable en la cama ni mucho menos. Pero si quieres que te correspondan en el amor, pues háblale claro. Dile que le gustas, que es una chica especial, y wele rico… que tiene unos cocos bravos y que te para el bicho mientras hablas por teléfono sobre cosas insignificantes e importantes pero que le dá sentido a la vida. Se honesto. Ve con calma. Rilax y quizás la pases cabrón ahí y de paso tienes una mujer para poder afincarte.

Pero si lo que quieres es una mordidita de tetillas y estás como tornillo pidiendo rosca y con ganas de empalar un buen culo entonces entrégate al sexo sin compromiso. Mantén esa relación especial entre tu pareja y tu y no te tires de pecho a otras cosas que simplemente no vale la pena. Ella se sentirá mal si cambias de pareser. Ella quiere daga, tu quieres tota. Es un win-win situation. ¿Por qué joderlo? Disfruta del sexo, te lo mereses. No seas mamabicho; espabílate si comienzas a sentir algo más que atracción hacia esa pareja. Si tu corazón late demasiado mientras chichas, grapa tu pandorca, martíllate la punta del bicho y repítete a tí mismo

… “Solo quiero chichar”

Sobre el miedo y el amor

❤ ❤ ❤ Este post fue escrito por El Escarabajo y dedicado a una persona especial en su vida. ❤ ❤ ❤

Sobre el miedo y el amor…

“I must not fear.
Fear is the mind-killer.
Fear is the little-death that brings total obliteration.
I will face my fear.
I will permit it to pass over me and through me.
And when it has gone past I will turn the inner eye to see its path.
Where the fear has gone there will be nothing.
Only I will remain.”

(Bene Gesserit’s Litany Against Fear)

Desde el primer momento que leí las palabras que acabo de mencionar, en el clásico literario Dune (1965) de Frank Herbert, se tatuaron en mi mente y se convirtieron en parte de mi filosofía de vida en los últimos diez años de mi vida. Siempre he intentado que el miedo me domine y me manipule. Siempre he dicho que cuando siento un poco de temor eso es mental y sigo adelante. Me digo a mi mismo la famosa cita del Che Guevara, “hasta la victoria siempre” y no me preocupo más. En realidad bien pocas han difundido gran terror en mí. Entre esas cosas terroríficas se encuentran la ira apostólica y fundamentalista de la Sra. Wanda Rolón y la posibilidad de un estado 51.

Aunque siempre he creído en Dios, como quiera me llegue a sentir  ateo en algún momento en mi vida. Me sentía ateo porque por mucho tiempo no creí en compartir el amor con una compañera. Aquel que no cree en cualquier tipo de amor para mí es un ateo porque Dios es amor.  Es asombroso saber que todo en la vida se reduce al amor. Más asombroso aun es saber que todo en la vida se reduce en algo tan sencillo y complicado a la vez. Es mejor ni saber el porqué de esto debido a que uno puede acabar loco y sin llegar a conclusiones.

Existen muchas historias sobe mi. Una vez en este blog se publicó algo sobre este servidor. Algunas de las cosas que dice es post son verdades, otras verdades a medias, algunas son exageraciones y otras son embustes. Recuerden… soy el Escarabajo y soy un personaje que se dedica a vacilar y a compartir ideas con ustedes. Pero esta vez les escribe el ser humano que existe detrás del Escarabajo. El ser humano que existe detrás del Escarabajo está enamorado y tiene miedo. No tiene miedo porque está enamorado, sino porque se siente tan bien junto a una persona que tiene miedo a que eso acabe de la nada. Tiene miedo a construir un futuro ideal y que ese futuro jamás se realice. Tiene miedo a que no lo amen como el ama.

Esa chica especial ha logrado lo que para muchos parecía imposible. Ella ha logrado que un Escarabajo se eleve y flote felizmente entre las nubes. Dicen que cuando uno se enamora se sienten maripositas en el estomago. El Escarabajo tiene un estomago sensitivo y por lo tanto las supuestas maripositas parecen murciélagos cuando el nerviosismo lo domina y siente nauseas en algunas ocasiones que piensa en ella.

Si algún día alguno de ustedes tienen el privilegio de apreciar la belleza estética de Merdócrata y Escarabajo, posiblemente van a establecer una analogía con Don Quijote y Sancho Panza. Entre Merdócrata y Escarabajo no existe diferencia o distinción de Quijotes y Sanchos debido a que ambos somos Quijotes. Somos idealistas, soñadores, anti materialistas, buenos amigos, justos, nobles, cariñosos y anhelamos lo mejor para todos. Lamentablemente en este mundo, en la mayoría de los casos, el destino de los Quijotes es uno de calvario y crucifixión debido a que son la diferencia. Pero nada mi gente… no se rindan. ¡Seamos Quijotes!

Para finalizar…. Estas palabras van para ti mi amor. Te quiero. Te adoro. Te extraño. Te necesito. Si lo de nosotros no se da te voy a agradecer el tiempo, la atención y el cariño que me brindaste. También te voy a agradecer el que me hicieras sentir vivo y humano por lograr que me enamore de ti. Si lo de nosotros se da quiero que sepas lo siguiente… Si Fidel Castro tomó la Sierra Maestra para ocupar Cuba, si José de San Martín cruzó los Andes para liberar el Cono Sur latinoamericano, pues este Quijote está dispuesto a ensillar a su humilde Rocinante y cruzar la Cordillera Central para llegar a ti. El Escarabajo le apuesta al amor. Le apuesto y le voy a nosotros 😉 ¡Te quiero!