Archivo de la etiqueta: mujer

Te odio pero te amo, Señorita X

Yo soy una persona agradecida con lo que tengo. Lo digo en serio. Yo trabajo para lo que tengo. No soy un cabrón mal agradecido. Porque trabajo para lo que tengo puedo cómodamente decir que lo que tengo me lo merezco. No suplico en el amor. Yo trabajo el amor. Yo soy cabrón. Soy la ostia. Ahora bien, también reconozco que no soy perfecto. Si fuera perfecto tendría una relación ultra cabrona con la puta que me gustaba en escuela superior y tuviera la labia tan cabrona que la muy pendeja me estaría pajeando con su lengua, boca y dientes mientras escribo este post. No soy perfecto. Soy una persona abstracta por ende nadie me está mmando el bicho hora mismo. Cometo errores, busco personas imperfectas. Creo que eso es parte de lo que le da creatividad al amor: las imperfecciones. Para perfecciones mejor me veo al espejo. Ahí puedo ver un perfecto cabrón e hijo de puta pero no un perfecto amante. Sorry, me jodí.

En el camino en mi vida como mamabicho del amor (no literalmente un mamabicho, no mamo bicho) me he encontrado con múltiple tipo de mujeres. Soy un hombre con un gran conocimiento y experiencias sobre mujeres y les digo, jamás se puede conocer a una mujer por completo. Estás con una cabrona y te dejan o la dejas y sigues con otra con otra y con otra y jamás puedes decir que la conociste de pies a cabeza. Las mujeres son tan diversas como los impactos de bala encontrados en la masacre de La Tómbola. Son especímenes únicos, especiales y todas las pendejas tienen algo que las hacen especial… a su manera.

Hace unos meses atrás conocí tremenda persona especial. A fuego. Chula. Una persona que me movió el piso. Que roquió mis medias y las usó para colar café llamada… bueno, llamemosla Señorita X. Señorita X es una mujer de lo más particular para no decir extraña. Tiene unos gustos extraños por la moda. No es que sean gustos feos. No es una cabrona desempleada que bebe por ahí y janguea en Canton Mall con sus licras verde fosforescente. Es una tronco de hembra especial. Ella implanta su moda, su estilo. Señorita X es perfecta; a su manera. Pero eso no deja de que se comporte como una mujer… una mujer que jode con cojones. ¿A qué me refiero con joder?  Sencillo.

Señorita X es una mujer que, entiendo yo, joderte es supasatiempo, un arte por decirlo así. Ella sabe que eres un tipo asqueroso caballeroso no obstante le importa un bicho. Ella sabe por donde más te duele y es por ahí. Porque eres un tipo tolerante, y que por quedar bien te guardas los corajes e iras. Recuerdo muy bien la vez que la muy “soromambiche” llendo a Walmart a hacer una diligencia (tu sabes, la compra de la semana) me hiso un comentario mientras la tomaba apasionadamente de la nada. Me dijo “Merdo, me abochorna andar contigo y ponerme más bonita por tu forma de vestir”. Me dijo la chica que mis gustos eran tan mierdas como los temas de mi blog. No sabía si estar alagado o comprender todo esta pendejada como un sarcasmo.

Otra ocasión estaba bien bellaco con la pinga como machete amolao en plena zafra y ella, amorosamente me dice “Merdo, (sniff),  … ee… tus tenis apestan a pies” el pingo se me encaracoló. Menos mal que no estaba metiendo pinga, pero esa mujer totalmente me bloquió el pingazo. Un golpe bajo para una noche de sexo . ¿Y qué me dicen de la vez que me dijo cuando la llevé a trabajar que yo tenía un aspecto de “un desempleado que bebe por ahí”, I mean, what the fuck, chica. ¡lo de desempleado me molestó!

Pero la mierda de acaba aquí. La cabronería está rampante dentro de Señorita X y como tengo una relación de amor y odio con ustedes hijos de puta, quiero crear aquí una lista de cabronerías que Señorita X me dijo que de seguro una cabrona como su novia, mujer, amante, corteja o puta de turno le habrá dicho y le ha apretado los huevos de seguro.

  1. “¿Usaste el jabón de la ducha?” No puñeta, me bañe con pétalos de rosas y por eso huelo tan rico.
  2. “Tus tenis apestan bien cabrón” Coño, los tenía bajo mis pies. A pinito no iba a oler.
  3. “¿Tu me estás diciendo embustera?” Puñeta muja, que piense distinto a ti no significa que te diga embustera, coño.
  4. “Recoge la ropa” ¿Podrías esperar a que chiche primero, mija?
  5. “¿Ya hiciste tu trabajo de la universidad? Siempre lo haces tarde…” Tengo 4 puntos en mi Doctorado. No necesito ese tipo de regaño.
  6. “¿Comiendo eso? Así no puedes pensar en rebajar.” Cuando me meto un Whopper Triple Carne a las 12 PM esmayao’ lo menos que pienso es en mi salud.
  7. “No me abras la puerta del carro y aranca a prenderlo” Cortesía y caballerosidad pal’ carajo. Luego se queja el día que no se la abro.
  8. “Me incan los pelitos de tu cara cuando me besas 😦 ” Yo no se de qué bicho ella habla, tengo mierda en el rostro. Creo que se confunde de macho.
  9. “No apagues el abanico. Sin el no puedo dormir”. Mire puñeta, para qué carajo tu quieres un abanico si el cuarto está más frío que la sonrisa de Miguel Cotto.
  10. “¿Te llevaste la toalla? Llévate la que es. No me gusta que cojas la mía”. Cosa que más me encabrone que eso. Es solo un pedazo de tela para secarte. Coño es una toalla. Dame la tuya y que se joda, es lo mismo.
  11. “Recuerden limpiar todos los platos y ponerlos a fregar. No se limpian solos (mirando a uno)”. ¿Pero qué carajo es esto, puñeta. La Santa Inquisición auspiciada por las Ollas Lifetime?
  12. “Tu carro parece un vertedero municipal, ¿cuándo puñeta piensas recogerlo?”Mire mi hermano, lo recojo cuando me salga del forro del webo. Es mi auto, mi responsabilidad, mi vertedero. Si me gusta vivir como Cochino Basurón es MI VIDA. ¡Respéta mujer!

Les digo, esto está cabrón. Es una mujer que te jeringa hasta por el más mínimo detalle. Siempre viendo, observando todos tus movimientos para buscar la forma de sacarte de tu casillas. Busca buyas, problemas, quiere llevarte la contraria. No hace falta de que te coja con una chilla o algo así. De verdad, no vale la pena. Te jode como si tuvieras una. Es como que un esfuerzo sobrehumano a verte encabronado. ¿Por qué ella lo hace de esa manera? No tengo ni puta idea. Quizás es que la jodieron en toda una vida y ahora ve a su amigo inexistente, Merdócrata como aquel ser por las cuales desquitare…

O quizás no. Quizás es una mujer que simplemente es precavida con lo que tiene. No quiere que nada se le joda pues quiere que ese hombre que tiene, así sea tan pero que tan imperfecto como yo sea alguien especial en su vida. Lo cuida mucho, tan mucho que puede encabronar a veces, pero que te cuida mucho aún así. Toda una personita especial.

Yo de ella personalmente no me quejo mucho sobre sus tratos. A pesar de ser una trolera de a conveniencia es a menos una mujer que quiere, mima, se deja querer. Es de esas mujeres que se ganan el corazón de uno. Como cuando tienes un cachorro que te come las tenis y te los hace miera y cuando le vas a dar con el periódico te pone esos ojitos de cabrito degollado que te serena al instante. Te da paz. Eso es lo que pasó con Señorita X. Una hembra que está dispuesta a ganar siempre y como mucho empatar, pero perder jamás.

¿Pero saben una cosa? Hay algo en esa mujer que me atrae. El aspecto de que no sea una mujer sumisa y que siempre está constantemente jodiendo por lo que cree y que se va hasta de culo con su línea de pensamiento me atrae. Porque no hay nada más charro que andar con una mujer que te diga si, si , si a todo lo que digas solo por el mero hecho de que seas tu. Una mujer que te dé el culo de la primera sin poner un poquito de resistencia ni nada. A mí me gusta que se me pongan brabuconas. Cabronas. Bichas. Que se den a respetar. Esa es la mujer que sabe como reaccionar en momentos difíciles y que estás seguro que no importa donde esté le partirá la crisma al primer welebicho que se quiera zafar con ella. Yo por eso agradezco a la vida por haber conocido a Señorita X. No hay necesidad de cambiarla. ¡No está defectuosa! Y puede que tenga una relación cuasi-masoquista co ella… ¡Pero me encanta! ¡Me llena!

Nada como meter pinga con una mujer que tiene el control. Una mujer que sepa ponerse en su sitio. Porque no hay nada más saludable en una relación que jugar seualmente a que yo la estoy violando y ue ella trata de defenderse de mi trapo de pinga. Eso, mis amigos, es algo que me llena. Es algo que me dice que mi chica, indirectamente, me ama. No me lo dice porque le estoy dando de la que envicia y no de la que enchula. Porque ella aún posee un pedazo de corazón dentro de esa maraña de orgullo, cabronería y jodedera.

Yo voy a tí, Señorita X. 

Te odio pero te amo

Merdócrata A La Moda

La llegada mía ha este mundo está repleta de aventuras y mucha mierda en especial mierdas que me pasan a base del amor y otras pendejerías. Un día, hace unos meses atrás, estaba sentado en mi vehículo, una Champ color azul clarito y estaba con la jevita de turno tu sabes, y estábamos hablando pendejases. Yo soy bueno hablando pendejases, bueno, soy bueno hablando mierda. Pues eso es lo que hice: hablar mierda. Dentro de ese vernáculo de alcanterilla que me distingue le pregunté a mi chica cómo es que me veo. La muy cabrona respira hondo y me dice “como un desempleado que busca donde irse a beber”. No sé que carajo me pasó por mi mente en ese momento. No sé si abrir la puerta del carro y tirarla por la brea a 70 millas por hora o colocarme el gesto como una medalla en el pecho. La mierda es que me puse a reflexionar. Soy tan basura, tan miserablemente masoquista que me dio por pensar en cómo complacer a esta chica que me tiene loco pero que a su vez me preocupa su línea de pensamiento.  ¿Seré tan poca cosa? ¿Mis gustos por la moda está como los del gallo (en el culo)? No es que a mi me importe pero yo, como tremendo macho cabrío que soy me dediqué a la tarea de buscar un cambio de look, papi, tu sabes, de estilo. Cosa de lucir cabrón la próxima vez que saliera por ahí yo, con mi trapo de pinga por ahí, de casería.

Llegué a mi casa y empecé a meterme al internet desde mi Pentium custom made bien bellaca con Windows 95, con mi Dial Up bien ready y el casset de Super Mario Bros 2 de disco duro y comencé a surfear por la red. Cosa cabrona, tengo que decir, porque luego de 24 minutos de hacer loading del logo de Google pude acceder a la página y me puse a buscar información sobre las distintas subculturas que abundan en el país. Sea lo que sea quería observar imágenes de múltiples personas que necesitan ser parte de un grupo “elite” de la sociedad. Gente que viste según sus gustos o en algunos casos por presión de grupo para poder encajar en la sociedad. Pasa el tiempo, me quedo pensativo, reflexiono, recuerdo mis tiempos de mozo. Mis tiempos cuando encajaba con la crema y nada cívica de la isla.

Recuerdo años atrás cuando allá a principios de los noventas la gente me mamaba el bicho bien cabrón cuando yo vestía con mis mahones marca Pepe y mi camisa de Bad Boy. Bien baja panty yo. No había mujer con pollina que no le azotara la cara con mi monga matraca. Yo era todo un chulo, todo un boss. Los hombres me decían “Merdócrata, como un ser nauseabundo como usted puede tener mámises así de ricas y deliciosas” yo siempre les respondía sencillo con mis 6 palabras de virtud: “Que se te marque el bicho”. Ese es el secreto. Gracias a eso es que pude echar polvos con mujeres del caribe como Brenda Robles, Ivette Cintrón y La Taína (con condón).

Pasa el tiempo y llegando a mediados de los noventas yo me había vuelto un tipo medio caco. No les hablo del resto de los ochenta. Los ochentas estaban más que cabrones. Yo solo me vestía de Miami Vice y la gente lactaba y ya. Pero a mediados de los noventas yo tenía una crisis emocional bien cabrona pues siempre trataba de andar con mis putas tenis Nike,  Reebok al día. En el back to school yo quería venir con lo ‘último en calzado. Mis amiguitos se iban a botar. Yo también. Yo no tengo madre, solo se que me cagaron y que la sociedad me convirtió en el escombro humano-excreta que soy ahora.  Pero hay algo que no me daría gracia y que creo que era que unos mamabichos de estudiantes me la montaran con los chavos que les da sus mamis. ¡Mierda es! Es por eso que me dediqué a cobrar por trabajos de la escuela. 50 centavos, 1 peso, 3 dólares un proyecto. La cosa es que poco a poco ahorraba para separar el holy grail de los calzados deportivos. Si, hijo de mil putas, ahorraba para mis Jordan.

Se estaban por acabar los noventas y ya el milenio estaba por culminar y algo me pasó por la mente. No me sentía a gusto conmigo mismo. Era una masa asquerosa híbrida. Yo no sabía que hacer. Era caco, si, lo era. Aún le rendía tributo a Falo y a su tiradera al maricón ese de Alberto Stylee pero aún no sé. Pensé que era cool y radical en especial porque tenía en mi poder mis mahones marca BOSS negros bien anchos ultra cabrones pero estas estaban acompañadas por unas tenis Airwalk o Sketchers. No sé por qué. Yo se que era cosa de surferito pero para mí que era que el ser caco tenía que evolucionar. Teníamos la misma moda como por 10 años sin ningún cambio. Nosotros los que asistíamos a los festivales playeros de Telemundo simplemente estábamos desamparados. Es por eso que me olvidé de ser caco por un tiempo.

Dios bendiga a Falo y sus pinchos

Ahora me volví rastafari. Era un cabrón universitario que merodeaba por la tienda Gravity antes de convertirse en los boots mierda que hay ahora en Plaza Las América. Cojones, yo estaba con toda la indumentaria. Mi correa tri colores verde mierda, amarillo mierda y rojo como culo hecho sangre de Arango representando al rastafarismo. Yo estaba a otro nivel social. Me lo viví. Fume pasto, pasto con cojones. Fume pasto pa encajar con el corillo. Meterse yerba era cool e ir a conciertos de Cultura Profética en locales cerrados era una invitación a salir arrebatado y fallar un dopaje sin la necesidad de meterte una jalá de fili alguno, qué carajo, si eras fumador pasivo de decenas de yerberos. Pero la escena de los rasta estaba lleno de posers. De gente que simplemente seguía una moda y que de rasta lo que tenían era los mismos que tenían de revolucionarios los que se ponen las camisas del Ché y comen en un McDonnald’s. So que me cagué en mi madre. No me sentí a gusto. El rastafarismo es algo más que simplemente Bob Marley. ¿Dónde están los grandes cultivos de marihuana? ¿Dónde está el tributo a Haile Selassie? No lo vi en ningún lado. Aparte que no me sale bien los dreads, máxime cuando no tengo cabello y solo mierda en la cabeza. Así que lo abandoné.

Intenté ser metalero también. Me vestí de cuero, pantalones gastados y rasgados e intente que todas las t-shirts que podía encontrar fuera o una de dos de lucha libre o de bandas de rock. Yo pensé que se escuchaba Enter The Sandman en repeat por 12 horas y bebía tanto alcohol que haría que James Hetfield se sintiera abochorndo de mí podría encajar bien cabrón. Pero tu sabes. La gente rápido decía que los roqueros son puercos y eso. Bueno, yo soy puerco. Pensé que era parte de la indumentaria. No limpiarse bien el culo y andar con un flow bien lento… tu sabes, me tatué un bicho con cuernos, mochaba, era el terror de los mosh pits. Pero la verdad es hija de Dios y hermana mía. Era un welebicho infeliz. El rock me puede mamar el bicho en especial el metal. (Lo dije, me pueden mamar el bicho luego de acabar el post jeje)

Me resigné en mi vida, el metal no era lo mío. Los metaleros siempre tenían una mierda de vivir acomplejados con el reggaetón. Eran como que la sombra de ellos. Los reggaetoneros esto, los reggaetoneros aquello. No sé que bicho pasó pero tanta era la envidia que sentían los mismos que me cucó la idea de regresar al ambiente que abandoné. Corté con tijeras mi camisa de Iron Maiden, quemé mis posters de Metallica, borré los pentagramas de la pared y vendí en Clasificados Online mis mesa de rituales para sacrificar gallinas a nombre de Satán y me metí de lleno al círculo de los cacos.
Vaya es mi sorpresa que cuando regresé me encontré con cabrones con mohawks, cabellos pintados de colores rosita o amarillo pollito, pantalones pegados, carabelitas, estrellitas y gafas de neón. ¿Qué bicho pasó aquí? Parecía que andaba dentro de un anuncio de Fanta en un noviembre en el cine de Caribbean Cinemas de lo absurdo que eran las cosas. Me cago en tu madre, lector, te digo. Yo entré buscando refugio en el reggaetón  y acabé en el maricotón. Con gente más poser aún que no solo juran ser cacos y maleantes sino que gustan del recortarse y escuchar Skrillex para causar pánico y terror en los viernes en la noche en Plaza del Sol

La vida mía me dio vueltas. Esto estaba extremadamente pendejo. ¿Acaso yo no tenía dónde ubicarme? Pensé que era caso perdido. Al día siguiente llamé a mi jeva (de turno) y le dije que quería verla. Me arme de valor y le dije: “Oye mija, aceptame como soy, puerco, sucio y desempleado o te meto en la bemba”. A la cabrona se le aguaron los ojos, se puso colorá, me agarra la maseta por encima del pantalón y me dijo “Merdócrata, basura de hombre, te adoro y creo que te amo.”

Luego de un grajo intenso, donde sus senos rosaban con mi camiseta de “Eso Vale”, coloqué mi sobaco pelú alrededor de su cuello y nos dirigimos a Marshalls a probarnos unos mahones putis y calzoncillos Tommy Hilfiger.

Treintonas: Las “undead” que adoramos

Saludos a ustedes, basuras de la red. Les habla una vez más el híbrido de hombre y mierda que le pone significado a sus miserables vidas, obviamente, su pana, Merdócrata. Durante esta madrugada fría como mojón de foca me daré a la tarea de llevarle a ustedes un tema de esos importantes para la superación y exaltación de la mente humana. Hoy, caballeros, damas que me leen el tema a tratar será la cruda realidad que vivimos hombres de pelo en pecho. El establecer relaciones con mujeres treintonas.

Me cago en tu madre, las mujeres cumplen años. El deseo reprimido que deseamos todos nosotros el cual consta de darle pinga a esa puta de cuarto año que tantas puñetas nos hicimos llega a su fin. Tu sabes, la highschool es para losers y la verdadera joda es en las etapas  universitarias en donde te encuentras con este paraíso de mujerones veintonas que ya tienen ese crico que les bota fuego y andan locas y relocas con eso de querer chingar y meter mano. Yo era universitario. Estudie en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras aunque no lo crean. Era un loser pero me importaba un bicho. Era universitario. Todo lo que quería hacer en la vida era ligar mujeres y recrear por mi cuenta lo más cercano a las películas de Revenge of The Nerds en donde las mentes más inteligentes se dedicaban a no otra cosa que ligar culos (de mujer) y masturbarse con furia pensando en mujeres inaccesibles para ellos. Ya tu sabes, una bellaquera constante. Pero las cosas no son como yo esperaba.

Mi paraíso femenino no se volvió ninguna otra cosa que expectativas frustradas. Si, era cierto que el 90% de las putas (les digo “putas”  a estas cueros, con cariño) estaban mas duras que el puño de un loco, las muy pendejas no compartían conmigo las ganas de intercambiar fluidos, chichar, tu sabes, nada de eso. Las muy pendejas lo que estaban esperando era un buen profesor que prometa darles un trabajo de buen promedio para ellas darle su crica de buen promedio. Yo no soy profesor y mi pinga no es promedio so que me jodí.

Pero todo esto cambió luego de años de auto-entrenamiento para desarrollar las artes de la Coproescritura (patentizado por este servidor) en donde me enfoqué en las habilidades de hablar y escribir mierda en las redes sociales y baños de gasolineras que fue que descubrí el tesoro de lo que es la mujer treintona. La mujer treintona es una mujer bastante particular. Es una mujer de por si más decidida y con los pies firmes en la tierra. Yo conozco muchas, he chichado con decenas de ellas y hasta compartido sentimentalmente y les puedo decir que es la mujer perfecta para los que quieren tirarse la soga al cuello y desean afincarse. La mujer treintona ya es exerimentada. Ojo, mujer experimentada no significa que le quepa un poste por la crica. No, no es eso. Lo que me refiero es que es una mujer que ya ha lidiado con múltiples líos amarosos ya. Que si el muy cabrón del ex la celaba, que si gorduras, que si les han pegado cuernos o, como me dijo una loca una muerta en vida una vez, que no bajaba la bacineta luego de mear su chico. ¡Qué cojones!

Si, son mujeres que los años les ha dado malicia y las ha hecho inmune a muchas cabronerías que hombres de ventitantos les gastaría a una veintona y tendrían un “success”. Digo, no es que sean inmune a todo porque seamos honestos, hay unos merdócratas de la vida que saben dónde dar el tiro. Son mambichois que me leen a seguido y que están con las escuelas amolás. Pero el hombre promedio no tienen chance casi nunca de cogerlas de pendeja. Ellas saben. Son jovenes pero son listas… ¡Algo que rara vez encontrarás en una mujer!

Eso si, quedas advertido de una cosa. las mujeres treintonas son mujeres que a duras penas puedes conseguir sin hijos, sin un divorcio en las costillas, vírgenes y con tiempo libre. Es algo así como una penitencia que Dios le dio a estas cabronas por ser sabias a tan joven edad en cambio a los hombres que en sus trintas puedes verlos con o sin hijos y jodiendo o tranquilos por ahí. El hombre de por sí es un abandonado social no importa las edades que tengan. las mujeres treintona en su mayoría ya se cansaron de la joda constante y se recogen muchísimo más rápido que nosotros.

Es como comparar a Katie Holmes con Manny Colón. El hombre siempre salvaje, el león de la selva que más chicha, la mujer más atenta a su día a día, más meticulosa y pendiente.

Es el mundo que nos ha tocado vivir, el mundo absurdo en donde nosotros los hombres si queremos tener un poco de calma en la cama y en la mente tenemos que abrirnos pasos a estas Madre Teresas de Calcuta. Darnos la oportunidad con esa psychobilly llena de tatuajes, piercings,  madre, hermosa, amorosa, recordando por siempre sus jangueos de juventud pero ajustada a su realidad… es la mujer para uno dejar de ser macho y ser hombre.

Para esas zombies treintonas que aún gustan de amar (inclusive al más mierda de los hombres)

Mujer Cafronda: Escombro Humano 2

Esta es la Segunda Parte de un post que hice meses largos atrás titulado “Escombro Humano” y estoy encojonadamente pompiado y deseo escribir un blog. Que se joda. Me importa un bicho. La noche de hoy está dedicada a estas putas de la vida, cabronas, idiotas, mamabichas que creen que pueden y no pueden un carajo. Esas mujeres que creen que lucen bien haciendo el ridículo y mostrando su cara al mundo por lo que son realmente: escorias humanas. La escoria humana es una de las descripciones que van más de la mano de lo que se conoce como una Mujer Cafronda. Así es como titularé el post de este blog. Mujeres cafrondas, diablo, quién carajo no conoce una mujer cafronda. ¿ Ustedes conocen mujeres cafrondas? Yo si conozco una mujer cafronda; bueno, realmente conozco varias. Unas destacan más que otras claro está pero siguen siendo lo mismo: cafrondas nevertheless.

La mujer cafre es una mujer que es una escombro social. Estúpida, engreída. Una total attention hore en búsqueda de que alguien se le pegue haciendo las cosas más estúpidas del mundo: desde decir que es buena mamando, que si es la más que fuma, bebe, chunquea en público para lucir la más cool y radical… en fin, una perdedora. Es esta pendeja que nos hace quedar mal cuando la sacamos a pasear, digo, si es que eres bravo para sacarla a pasear. Humillante, engreída. Mis amigos, son de las cosas más malas que te puedes conseguir en especial si estás involucrado con alguna de ellas de alguna manera u otra.

¿Ustedes no les ha pasado que han salido con una persona, esperado hace tiempo por ese jangueo que llevamos días planificando y que de momento, llega de invitado esta basura de cafronda de la nada. Ya tu sabes, tu haces buche. Lo primero que pasa por tu mente es un “ay Dios mío, no la cagues no la cagues”. Crees que vas a quedar triunfante. Que tu jangueo con tu novia o esos panas está cool y perfecto hasta que de momento la muy cabrona hace lo que hace. Empieza a querer llamar la atención. Bellaqueándole a los tipos dela barra, buscando peleas con otras mujeres, te cela o cela a uno de tus amigos, se pone estúpida, engreída. ¡Tu tienes que sacar la cara! Tu querías disfrutar y lo haces es disfrutar… si, disfrutar de una puta taquicardia. Imagínate. No puedes desquitarte haciendo nada, ni haciendo poco, solo cagarte en tu madre y en la hora en que planificaste el jangueo. Físicamente no puedes hacer nada, digo, a menos que seas un Steven Seagal de la vida y le partas el brazo a esa cabrona… pero como tu eres de esos sujetos buena gente, así como yo, tu amigo inexistente, El Merdo, pues tu sabes, a aguantar como macho. Tu mente da vueltas, te mareas de pensamientos impuros, cabrones, dolorosos y macabros.

Tienes que entonces tomar una decisión si seguir entre ese círculo de amistades y por círculo de amistades incluyo también los amorosos. Porque créeme, también este topo de pendejases puede afectar a parejas que tengan sea el hombre o la mujer una amiga que sea así de cafronda. Les digo, que ha menos que ustedes no se tomen un momento para poder reflexionar sobre lo que está pasando su relación se puede ir a la mierda. Yo no quisiera en el caso personal que una relación que yo estuviera cultivando por meses se vaya a la mierda por los comentarios, incoherencias y estupidez de una tercera a mi relación. Pero de que pasa, pasa. Es por eso que le sigo a ustedes que es mejor cuidarse. ¿Pero cómo te puedes cuidar de que una Mujer Cafre te joda lo que tu tanto tiempo cosechaste? He aquí unos tips para que vayas a la fuckin segura, o al menos para que puedas lidiar con esta puta situación:

  1. Aclara desde el primer momento que la conoces a tu pareja/amistades que esta mujer no te agrada.
  2. No le dejes pasar ni una falta de respeto.
  3. No luzcas intimidado por sus acciones al contrario atácalas de lleno.
  4. Si esa persona se quiere apuntar una sobre ti no seas pendejo, tira pa lante, welebicho.
  5. Ataca fuego con fuego. Se más cafre que ella al menos una vez en la vida  frente a ella.
  6. Que la mujer tuya no le ría las gracias. No es agradable. No es justo.
  7. Coge a la muy pendeja en un aparte y dile la que hay “no me agradas, biatch!”
  8. No pierdas la cordura en un toma y dame con la attention hore cafronda esa, o sea no bajes a su nivel a menos que estés obligado a hacerlo.
  9. En un círculo de amor solo caben tu, tu pareja y sus hijos si es que tiene. Si ese tercero quiere influir en su relación párala en seco.
  10. Si tu pareja está de acuerdo más con ella que en salvar el amor, cariño o relación que ustedes tienen, entonces, a la mierda con todo.
  11. Porque soy un hijo de puta, agrego un número 11; Que si la jeva te bota porque la cafronda vale más que tu vete, pero VETE EN UN BLAZE OF GLORY. ¡Que se joda el mundo!

Lo que quiero es dejarle claro a todos los hombres que me leen, es más puñeta, hasta a todas las mujeres que me leen también que se joda, que deben de ser bien precavidos con las amistades que presentan. Yo siempre he creído que uno tiene derecho a ser feliz no importa como pero el ser infelíz nada ni nadie y no hay nada que te joda más en la vida que ver a una persona que no sepa valorar lo que tiene de encima. Si tu eres un cabrón de ser humano como yo que soy un escombro de las redes sociales, pues, no hay problema, te debe de importar un bicho lo que pase. Pero si eres un hombre o una mujer sensata, que realmente atesoras a esa persona que amas, hazle un favor. Valóralo. Aprovecha cada momento de cariño que te da. No la desperdicies porque tienes que soportar a una persona que no contribuye en nada a tu relación. Habla con esa cafronda o cafrondo y dile que reflexione sobre sus actitudes. Que para todo hay un momento. Que tu relación se merece un grado de respeto. Y si tu, cabrona, eres la cafronda, coño, aplícate, que eso no se hace. El ser una tierra en esta vida se paga en esta vida. Fuck it. Te joderás como quiera.

Vale la pena que la felicidad de tu relación sea interrumpida por los amigos de la estupidez, bajeza y charrería. Pues adelante, be my guest. Recuerda, quedarse sol@ no es cool en especial cuando tienes buenos individuos interesados en darte felicidad.

Dile no a la mujer cafre, dile no al escombro humano.

Femme Fatale: Güireras chupa hombres

Primero que todo quería empezar cagándome en la madre que los parió. Segundo, gracias por el respaldo que le han dado a esta, mi blog y su blog, el blog de Merdócrata; un blog con un fin común que es el de llevar el mensaje de amor y esperanza a todos los hombres coge cuernos y a esas zorras de mujeres que tanto nos joden la vida pero tanto atesoramos vivir con ellas. A ustedes, gracias un millón y que el 2012 les traiga embarazos no deseados a las chicas y a mis hermanos hombres, muchos cueros y que les crezca la pinga 1 pulgada más. Son los deseos de su buen amigo inexistente, Merdócrata Bloguero.

Ahora, quería empezar el año con un tema que casi no toco mucho en el blog porque me gusta ser diverso y no ser redundante. Por eso es que decido hablar esta vez de mujeres. ¡Ah! ¡Las mujeres! Como la coca de Tony Montana  en su oficina, siempre embelleciendo nuestras residencias, producto del pecado, poseedoras de la santa magna crica, instrumento diabólico que tienta a los hombres y que ha llevado a los más temibles guerreros a sucumbir. Son las mujeres culpables de que muchos hombres tomen decisiones erróneas. Algunos dejan la familia por irse con ella, otros se privan de conocer otro amor y se enchulan de una sola penca, (error craso), otros simplemente optan por disciplinar a las muy perras, haciendo honores por supuesto el buen amigo Osvaldo Rios (seguidor número 1 de este blog). Pero hay mujeres que no son recomendables para ningún hombre, porque estas mujeres no saben su puesto. Estas mujeres son malignas, son letales. En el mundo en donde vivimos surcan nuestras calles y son bombas de tiempo listas por estallar. Ellas son las Femme Fatale.

¿Pero qué son las Femme Fatale? Si le preguntamos a  Wikipedia te dará una definición muy larga y toda esa mierda pero les voy a evitar tanta lectura toda esa mierda. Una Fmme Fatal no es otra cosa que una mujer que usa su cuerpo y su femeneidad para poder lograr sus propósitos en la vida, desde tener una casa, un carro, lujos, tarjetas de crédito, comidas caras, joyas, poder adquisitivo; lo que sea por tener estas. Una Femme Fatal es algo así como una güirera que quiere sacarle todo lo que pueda a un hombre en particular para joderlo lo más que se pueda. Son malas y malditas. No se pueden confiar en ellas. Arpías chupasangre de la masculinidad que tiendan al hombre con sus tetas y buen culo para sacarle el vivir a los buenos trabajadores, profesionales y obreros que nos quemamos las pestañas de sol a sol para poder tener lo poquito que nos da el dinerito.

Hay un sinnúmero de trepadoras Femme Fatale en nuestro mundo, tanto boricuas como extranjeras que gustan de chuparse un bicho siempre y cuando pueda chuparte también tu cuenta de banco. He aquí un ejemplo de las mismas:

¿Se acuerdan ustedes de Anna Nicole Smith? Esa artista porno que tenía unas transiciones de ser una mujer que no cagaba de lo buena que estaba a ser una mujer que se embarraba de mierda y luego regesaba a estar dura? Pues esa cabrona es un vivo ejemplo de lo que es una femme fatale. Con ayuda de su cuerpo y su bellaquería logró conseguirse tener una relación con un cabrón viejo de unos 135 años llamado J. Howard Marshall, que era un empresario y profesor con una cuenta de banco ultra hija de puta gracias a lo que le dejó su vida como magnate petrolero. ¿La fortuna del tipo? Nada, unos millones extremadamente largos. La cantidad exacta varía porque la muy cabrona se metió en un lío legal cuando el tipo murió y ella quería heredar el dinero y uno de los hijos de él igual quería hacer lo mismo. Una cabronería larga. Total la vida le pasó factura a Anna y un febrero 8 de 2007 esta puta muera ahogada en su propio vómito dentro del hotel Seminole Hard Rock Café en Florida cagándose en su madre para siempre y sus fotos de muerta regadas por toda la puta red.

Ya hablamos de una bicha ahí americana so que tenemos que darle paso a una bicha boricua, porque hay que darle equidad a las cosas. En Puerto Rico las Femme Fatale hay pero de a cojón pero luego de un estudio exhaustivo y para propósitos de no crear un post extremadamente largo y que ustedes pudieran casquetearse con las fotos de muerta de Anna Nicole Smith con tranquilidad, le daré mención a la próxima. Su nombre: María Del Pilar Rivera mejor conocida por la plebe como Maripily.  esta cabrona se le tilda de ser la mujer más ará de Puerto Rico y ser más bruta que el cantazo de una ratonera, pero yo difiero un poco de eso. Para mí que esta cabrona sabe lo que hace y que gusta hacerse la pendeja para poder salir en portadas de revistas en Econo y ser mencionada por todos nosotros en especial en blogs basuras sin sentido como éste. La tipa tiene un algo que le gusta a los hombres. Ella no destaca realmente por el tamaño de sus tetas ni eso, tampoco por tener el culo más cabrón del caribe… bueno, es que es ese tipo de mujer indiecita que todo fuckin bellaco del centro de la isla blanco quisiera tiznarse. Es simplemente una hembrota que nos comió la mente y nos desgastó la pinga de tanto masturbarnos con furia desde que la vimos salir en No Te Duermas y se volvió la usurpadora del trono de La Mujer que más Leche a sacado en Puerto Rico desde La Taína (R.I.P.). Esta tipa le gustó codearse con gente de buen nivel adquisitivo. Supo por donde moverse, le mamó la trapo de pinga a El Gangster, dejó que Funky Joe le metiera un dedito radiactivo en el culito y hasta causó que el empresario Juan Otero Meléndez se quitara la vida porque no se sentía “worthy” de poseer esta dama adornando el dash de su automovil con pedazos de cráneo y sesos. Algo no cool. Roberto Alomar, el primer pato en el Salón de La Fama de las Grandes Ligas fue también presa de la misma mujer y terminó jodido pasándole una fortuna a ella luego de un divorcio muy poco elegante. Ahora ella está saliendo con un tipo con dinero, empresario también y su nombre Michael Anthony De Prado. Mi consejo para el balsero: descarga las balas de tu magnum.

Pues esa es la que hay mi gente. Dos ejemplos y ambos muy crudos de lo que le espera tocar a un hombre que no se sabe proteger bien. No le tenga miedo a un hijo no planificado, eso se resuelve con un aborto, una pensión o con wákala, crianza y, ay fó, amor. Pero de algo que usted no se podría salir con la suya es de que se le pegue encima una Femme Fatale. Cuando algo le huela a que una hembra lo que quiere es sacarte el vivir económico HUYE, CABRÓN, huye como negro corriendo en el 10 K. Tu buen amigo Merdócrata no desea que desperdicies tu vida. ¡Déjate llevar por la bellaquera y la joda! Pero por favor cuidate, porque uno nunca sabe en qué recoveco de Shannan’s Irish Pub se encuentre una trepado, una arpía, una Femme Fatale.

¿Me llamaron?

Sir Mix-A-Lot: Profeta del Culo

Yo siempre he pensado que no hay nada más bello que la mujer. Quizás sea una criatura un tanto ingenua y llena de pendejases sin importancia en la mente (ya tu sabes, pintarse el pelo, color de las uñas, seguir lo último en la moda, etcétera) pero lo que si puedo admirar de una mujer es su cuerpo. Soy hombre y es mi deber reconocer el cuerpo de una mujer. Por eso tengo este blog, no para hablar mierdas de ellas necesariamente, porque yo atesoro la mujer, en serio, aunque me hagan mucho daño a veces las muy arpías. Pero la verdad es hija de Dios y hermana mía. Las mujeres son algo que no podemos dejar de vivir. Son como una puta necesidad. Como la puñeta que uno se hace para poder dormir tranquilo. Así son las chicas. Una necesidad.

Pero hay un hombre muy especial que le hace Oda a la mujer. Un hombre que es más que un hombre. Este tipo es un profeta. ¿Su nombre? Sir Mix-A-Lot: Un profeta del culo. Hay que rendirle culto a este tremendo ser humano. Yo lo considero simplemente al nivel de otros buenos profetas como El Cano Estremera, Avelino Muñoz Stevenson, Johnny Ray y Jesús De Nazareth. Nada ni nadie le rinde tributo a la mujer como Sir Mix-A-Lot. Siempre pensando en el sexo femenino de una forma sutil. Sus letras, su vernáculo florido alagan de una manera sutil pero a su vez precisa a estos engendros del pecado a la que llamamos mujer. ¿Pero quién carajo es Sir Mix-A-Lot te estarás preguntando, no? Te refresco la memoria, welebicho.

¿Te recuerdas? Ah, apuesto de que sí. Ahí tienes palabras del Evangelio del Culo escritos por Sir  MIx-A-Lot un hombre que si sabía de culos (de mujer). Porque muchos dan alagos del cuerpo femenino, otros escriben poemas de amor, cartas, piropos sanos y pendejos, pero Sir Mix-A-Lot, ese hombre es otra liga. El te habla de culo tal y como es. ¡Repasemos sus palabras de luz en la canción sacra escrita y recitada por el susodicho llamada Baby Got Back:

“Baby Got Back”

[Intro]
Oh, my, god. Becky, look at her butt.
It is so big. *scoff* She looks like,
one of those rap guys’ girlfriends.
But, you know, who understands those rap guys? *scoff*
They only talk to her, because,
she looks like a total prostitute, ‘kay?
I mean, her butt, is just so big.
I can’t believe it’s just so round, it’s like,
out there, I mean – gross. Look!
She’s just so … black![Sir Mix-a-Lot]
I like big butts and I can not lie
You other brothers can’t deny
That when a girl walks in with an itty bitty waist
And a round thing in your face
You get sprung, wanna pull out your tough
‘Cause you notice that butt was stuffed
Deep in the jeans she’s wearing
I’m hooked and I can’t stop staring
Oh baby, I wanna get with you
And take your picture
My homeboys tried to warn me
But that butt you got makes me so horny
Ooh, Rump-o’-smooth-skin
You say you wanna get in my Benz?
Well, use me, use me
‘Cause you ain’t that average groupie
I’ve seen them dancin’
To hell with romancin’
She’s sweat, wet,
Got it goin’ like a turbo ‘Vette
I’m tired of magazines
Sayin’ flat butts are the thing
Take the average black man and ask him that
She gotta pack much back
So, fellas! (Yeah!) Fellas! (Yeah!)
Has your girlfriend got the butt? (Hell yeah!)
Tell ‘em to shake it! (Shake it!) Shake it! (Shake it!)
Shake that healthy butt!
Baby got back!

(LA face with Oakland booty)
Baby got back!

[Sir Mix-a-Lot]
I like ‘em round, and big
And when I’m throwin’ a gig
I just can’t help myself, I’m actin’ like an animal
Now here’s my scandal
I wanna get you home
And ugh, double-up, ugh, ugh
I ain’t talkin’ bout Playboy
‘Cause silicone parts are made for toys
I want ‘em real thick and juicy
So find that juicy double
Mix-a-Lot’s in trouble
Beggin’ for a piece of that bubble
So I’m lookin’ at rock videos
Knock-kneeded bimbos walkin’ like hoes
You can have them bimbos
I’ll keep my women like Flo Jo
A word to the thick soul sisters, I wanna get with ya
I won’t cuss or hit ya
But I gotta be straight when I say I wanna *fuck*
Till the break of dawn
Baby got it goin’ on
A lot of simps won’t like this song
‘Cause them punks like to hit it and quit it
And I’d rather stay and play
‘Cause I’m long, and I’m strong
And I’m down to get the friction on
So, ladies! {Yeah!} Ladies! {Yeah}
If you wanna roll in my Mercedes {Yeah!}
Then turn around! Stick it out!
Even white boys got to shout
Baby got back!

Baby got back!
Yeah, baby … when it comes to females, Cosmo ain’t got nothin’
to do with my selection. 36-24-36? Ha ha, only if she’s 5’3″.

[Sir Mix-a-Lot]
So your girlfriend rolls a Honda, playin’ workout tapes by Fonda
But Fonda ain’t got a motor in the back of her Honda
My anaconda don’t want none
Unless you’ve got buns, hun
You can do side bends or sit-ups,
But please don’t lose that butt
Some brothers wanna play that “hard” role
And tell you that the butt ain’t gold
So they toss it and leave it
And I pull up quick to retrieve it
So Cosmo says you’re fat
Well I ain’t down with that!
‘Cause your waist is small and your curves are kickin’
And I’m thinkin’ bout stickin’
To the beanpole dames in the magazines:
You ain’t it, Miss Thing!
Give me a sister, I can’t resist her
Red beans and rice didn’t miss her
Some knucklehead tried to dis
‘Cause his girls are on my list
He had game but he chose to hit ‘em
And I pull up quick to get wit ‘em
So ladies, if the butt is round,
And you want a triple X throw down,
Dial 1-900-MIXALOT
And kick them nasty thoughts
Baby got back!

(Little in the middle but she got much back) [4x]

Que palabras tan bellas… ¡Qué profundas y llenas de mensaje!  Les digo, es rar l a vez que de tanta persona pueda aparecer tanta elocuencia para referirse al culo de una mujer. Yo tengo a este sujeto reguindado del corazón. Esto me pone a reflexionar. A veces cuando vemos a una mujer lo primero que hago es fijarme en sus tetas, sean grandes o pequeñas, puntiagudas o redonditas para luego entonces mirarle a los ojos. Las tetas son el otro rostro de una mujer. Peco de esto, lo digo, me fijo mucho en las glándulas mamarias de cualquier puta, cabrona, cochofle que me encuentre de enfrente. No obstante dejamos por desatendido el culo de una mujer.
El culo de una mujer es algo hermoso. Es que es algo que viene de todas formas tamaños y … bueno, y tamaños. Es Sir Mix-A-Lot el hombre que explota esta belleza y lo lleva al público; un público enfermo, sexualmente dotado y con ganas de meter pinga como lo son los afroamericanos allá en los Estados Unidos de América. Sir Mix-A-Lot sabe que los negros les gusta el culo. Quería llevar el mensaje. Que el culo es bello. Que el culo es hermoso. Con la ayuda de MTV y la televisión por cable y satélite el señor Mix-A-Lot expone su producto ya no solo a los negros sino a otras basuras raciales e  internacionales llegando hasta la basura caribeña: Puerto Rico.  Es a mi entender que gracias a este gran ser humano que muchos exponentes del rap y evolucionando al mierdatón que tanto amamos en la isla.
Exponentes nacionales como Las Guanábanas Podrías, Nico Cánada, Lito y Polaco y otros más del género tomaron partida de esto y querían llevar el honor de sus madres a los medios de comunicación. El amor al culo lo es todo. Canciones como estas salieron honrando a la mujer y a su hueco anal.
Lo que lleva todo esto a reflexionar sobre ese gran aporte que nos ha dejado el legado de Sir Mix-A-Lot a nosotros, como puertorriqueños, como cabrones que vivimos esos noventas como ningún otro. Década en donde a la mujer se le trató con mucha ternura, con la ternura que se le da a una puta, claro está. ¡Pero qué carajo! Somos hombres. Nadie las mandó a ellas morder del fruto prohibido jeje. En resumen, gracias Sir Mix-A-Lot por todo lo que nos has traído. Haz llevado a nosotros la luz, de que detrás de una buena mujer con unas tetas mastodónticas o como espinitas de welebicho de 15 años, hay un culo cabrón, digno de admiración, digno de un azote y un maltrato.
¡Oh Salve Sir Mix-A-Lot! Nosotros los Bellacos te Saludamos!

El hombre real: Un Puerco Bello

Primero que todo quiero empezar hablándoles diciendo que muchas gracias por su apoyo al blog de su buen amigo inexistente, Merdócrata. Nunca supe que hablar mierda sobre mi vida y tratar a las mujeres como objetos sexuales y eso me iba a traer tanto triunfo en la vida. Desde el fondo de mi corazón, siendo lo que soy yo, un ser híbrido entre miera y hombre, gracias. ¡Gracias Pueblo de Puerto Rico! ¡Gracias Internet! Me han demostrado qué tan basura todos y cada uno de ustedes han sido, son, y han de ser. De veras gracias. Dejando la lambonería a un lado quisiera hablarle a ustedes de un tema muy particular pues esta es la primera Navidad que tengo con ustedes y creo que es pertinente traerlo a colación en especial.

Ustedes saben que durante el período navideño nosotros tenemos una fokin mala maña de decir estupideces para queda bien con la gente que nos importa y no me refiero solamente a nuestra familia, que se joda la familia, me refiero a las personas que realmente amamos por ejemplo las mujeres y toda esas mierdas con vagina. Y nosotros los hombres por pendejos nos da por decirle a ellas que este diciembre y lo que queda de enero, las octavitas y esa mierda estaremos atentos a velar por nuestro peso y comer menos. ¿Velar por nuestro peso? ¿Comer menos?

Nosotros somos hombres, no mariquitas. Un hombre de verdad no necesita de jamás y nunca velar por nuestro peso.  Me refiero, a que vamos, los hombres de verdad no nos importará como nos vemos. Cuando una cabrona de estas se moleste por como nos vemos entonces es hora de darle un giro de 180 grados ponerla en 4 patas y darle por culo antes de mandarla a la mierda. La verdad es hija de Dios y hermana mía. Los hombres nacimos para ser puercos. Un hombre tiene que importarle un bicho lo que dicen los demás en especial su mujer. ¿La mujer tuya te conoció siendo un puerco, gordo y sebao? Entonces que se acostumbre. A poco ella le gustaría que le estuviésemos jodiendo por estar una puta hora completa tratándose de ver “ricas” aunque sean unas putas vampiros chupa sangre, chupa pinga y chupa dinero. ¿Verdad?

Ellas no tienen resoluciones de año nuevo y en las navidades quieren siempre verse bellas y entonces demandan de sus maridos, esposos, chillos o concubinos que se vean radiantes. El hombre radiante se ve al natural. ¿Cómo es un hombre al natural? Lechón, barbú, lechón, barbú y lechón, ah y también barbú. ¡El pelo en el pecho es completamente obligatorio! Si tu mujer quiere que te veas lindo y radiante entonces que acepte lo que está con ella: UN HOMBRE.

¿Y si quieren que te afeites y toda esa mierda porque quieren que te veas bello? Muéstrele el dedo del medio, mírala a los ojos y dile un buen “fuck you”, yo siempre lo hago. Yo no tengo barba porque tengo mierda por rostro pero tengo el bicho como un puto nido de comegén. Pelú con cojones. Oloroso. Oloroso a hombre. A las jebas mías las pone bellaca. ¡Ninguna se queja! Ni se quejará.  De hecho la Biblia dice en Timoteo, 2:11-12:

«La mujer aprenderá en silencio, con toda sumisión. No le permito enseñar a la mujer, ni que domine al marido, sino que permanezca en silencio.»

 

Pero si jode que una mujer demande que te veas bien más jode un hombre que se deje influenciar por eso y le haga caso a su mujer. A tí cabrón mi descarga. Cabrón, aprende a ser lo que eres. Eres hombre. ¿Quieres una vaginita? Cortate la pinguita y con un cuchillo hazte un tajo entre las patas, pedazo de mierda. Digo, si lo que te gusta es cagar pa’ dentro pues te lo respeto. Yo soy el primero en defender el derecho de los maricones. Pero si tu dices ser hombre entonces demuéstralo dándole pichón a esa parga. Sé cómodo. ¿Acaso han visto a Osvaldo Ríos, educador de mujeres por excelencia, lloriqueándole a una mujer pidiéndole cacao? Claro que no, porque ese macho completo sabe cómo tratar a su mujer, con cariñitos de correas de cuero y almuerzos de sanwiches de nudillos.

No estoy diciendo que a la mujer se le debe de pegar, nada de eso, tu sabes. Solo digo que cuando se es hombre hay que tener las prioridades claras en la vida. Primero hombre, luego el carro, luego el perro, luego una cagada en el baño, luego un Baconator triple carne de Wendy’s, luego otra cagada, otra limpiada de culo y entones tu mujer. Digo, esto se los digo para que no digan que solo lo que escribo aquí es mierda y verborrea cibernética. Lo hago porque los amo mucho, en serio, como un cáncer en el bicho.

En resumen, cuando la mujer lo tilde de puerco, sucio y abandonado dígale que se vaya al carajo, que el ser hombre le da a usted un poder bien cabrón, el poder de ser todo un lechón, absurdo y obseno. Alabe su vida de mierda, vea porno, paguese unas putas y viva, viva ese honor de tener ese apéndice colgándole entre las piernas.

Usted tiene bicho, ¡usted es Hombre!