Archivo de la etiqueta: Puerto Rico

El hombre real: Un Puerco Bello

Primero que todo quiero empezar hablándoles diciendo que muchas gracias por su apoyo al blog de su buen amigo inexistente, Merdócrata. Nunca supe que hablar mierda sobre mi vida y tratar a las mujeres como objetos sexuales y eso me iba a traer tanto triunfo en la vida. Desde el fondo de mi corazón, siendo lo que soy yo, un ser híbrido entre miera y hombre, gracias. ¡Gracias Pueblo de Puerto Rico! ¡Gracias Internet! Me han demostrado qué tan basura todos y cada uno de ustedes han sido, son, y han de ser. De veras gracias. Dejando la lambonería a un lado quisiera hablarle a ustedes de un tema muy particular pues esta es la primera Navidad que tengo con ustedes y creo que es pertinente traerlo a colación en especial.

Ustedes saben que durante el período navideño nosotros tenemos una fokin mala maña de decir estupideces para queda bien con la gente que nos importa y no me refiero solamente a nuestra familia, que se joda la familia, me refiero a las personas que realmente amamos por ejemplo las mujeres y toda esas mierdas con vagina. Y nosotros los hombres por pendejos nos da por decirle a ellas que este diciembre y lo que queda de enero, las octavitas y esa mierda estaremos atentos a velar por nuestro peso y comer menos. ¿Velar por nuestro peso? ¿Comer menos?

Nosotros somos hombres, no mariquitas. Un hombre de verdad no necesita de jamás y nunca velar por nuestro peso.  Me refiero, a que vamos, los hombres de verdad no nos importará como nos vemos. Cuando una cabrona de estas se moleste por como nos vemos entonces es hora de darle un giro de 180 grados ponerla en 4 patas y darle por culo antes de mandarla a la mierda. La verdad es hija de Dios y hermana mía. Los hombres nacimos para ser puercos. Un hombre tiene que importarle un bicho lo que dicen los demás en especial su mujer. ¿La mujer tuya te conoció siendo un puerco, gordo y sebao? Entonces que se acostumbre. A poco ella le gustaría que le estuviésemos jodiendo por estar una puta hora completa tratándose de ver “ricas” aunque sean unas putas vampiros chupa sangre, chupa pinga y chupa dinero. ¿Verdad?

Ellas no tienen resoluciones de año nuevo y en las navidades quieren siempre verse bellas y entonces demandan de sus maridos, esposos, chillos o concubinos que se vean radiantes. El hombre radiante se ve al natural. ¿Cómo es un hombre al natural? Lechón, barbú, lechón, barbú y lechón, ah y también barbú. ¡El pelo en el pecho es completamente obligatorio! Si tu mujer quiere que te veas lindo y radiante entonces que acepte lo que está con ella: UN HOMBRE.

¿Y si quieren que te afeites y toda esa mierda porque quieren que te veas bello? Muéstrele el dedo del medio, mírala a los ojos y dile un buen “fuck you”, yo siempre lo hago. Yo no tengo barba porque tengo mierda por rostro pero tengo el bicho como un puto nido de comegén. Pelú con cojones. Oloroso. Oloroso a hombre. A las jebas mías las pone bellaca. ¡Ninguna se queja! Ni se quejará.  De hecho la Biblia dice en Timoteo, 2:11-12:

«La mujer aprenderá en silencio, con toda sumisión. No le permito enseñar a la mujer, ni que domine al marido, sino que permanezca en silencio.»

 

Pero si jode que una mujer demande que te veas bien más jode un hombre que se deje influenciar por eso y le haga caso a su mujer. A tí cabrón mi descarga. Cabrón, aprende a ser lo que eres. Eres hombre. ¿Quieres una vaginita? Cortate la pinguita y con un cuchillo hazte un tajo entre las patas, pedazo de mierda. Digo, si lo que te gusta es cagar pa’ dentro pues te lo respeto. Yo soy el primero en defender el derecho de los maricones. Pero si tu dices ser hombre entonces demuéstralo dándole pichón a esa parga. Sé cómodo. ¿Acaso han visto a Osvaldo Ríos, educador de mujeres por excelencia, lloriqueándole a una mujer pidiéndole cacao? Claro que no, porque ese macho completo sabe cómo tratar a su mujer, con cariñitos de correas de cuero y almuerzos de sanwiches de nudillos.

No estoy diciendo que a la mujer se le debe de pegar, nada de eso, tu sabes. Solo digo que cuando se es hombre hay que tener las prioridades claras en la vida. Primero hombre, luego el carro, luego el perro, luego una cagada en el baño, luego un Baconator triple carne de Wendy’s, luego otra cagada, otra limpiada de culo y entones tu mujer. Digo, esto se los digo para que no digan que solo lo que escribo aquí es mierda y verborrea cibernética. Lo hago porque los amo mucho, en serio, como un cáncer en el bicho.

En resumen, cuando la mujer lo tilde de puerco, sucio y abandonado dígale que se vaya al carajo, que el ser hombre le da a usted un poder bien cabrón, el poder de ser todo un lechón, absurdo y obseno. Alabe su vida de mierda, vea porno, paguese unas putas y viva, viva ese honor de tener ese apéndice colgándole entre las piernas.

Usted tiene bicho, ¡usted es Hombre!

Vagina Dentata y la mujer boricua

Hace unos meses atrás vi una película que me llamó la atención que ni me acuerdo el nombre, creo que se llamaba “Teeth”  en donde una chamaca que estaba riquísima tenía un problema en particular: tenía dientes en la crica. Más nada. Tu sabes, a la mierda Schilder’s List, esos son los tipos de películas que me ponen a reflexionar. Pues en esa película esta muchacha conservaba su virginidad y que cuando intentó chichar por primera vez, su crica le mordió el bicho a su jevo en medio de una cascada y se lo arrancó de cuajo. Una película fenomenal y que pone a uno a pensar.

Mi gente, les tengo que contar algo. No sé qué carajo me ha pasado pero últimamente mientras chicho, le doy tan fuerte a mi maseta que siento que tengo ligeros cortes en el bicho. No puedo controlarme. Es que tenga esta senda tranca que se me pone fuera de control una vez desato mi furia sexual. Meto bicho, meto bicho y meto bicho y cuando acabo siento que tengo el bicho que me bota fuego. Cuando meto pinga siempre trato de dislocar la matriz y rotarlo 90 grados. Estos cortes son extraños. Son como rayazos. ¡Ay Jehová! Pero que puedo hacer. En el sexo uno se olvida de dolores y uno se somete a los placeres y todo eso. No digo que la tota de mi jeva tenga dientes pero si que me lo mastica como un puto chicle Adams en boca de camello.

Pero no quiero hablar de mi pene. Quiero hablar de vaginas. Sobre la vagina dentata. ¿Qué carajo es la vagina dentata? Bueno, a través de los años y milenios se a venerado a la vagina como un símbolo de lo que es la fertilidad, sexo y …. wákala, mensajera de hijos. La vagina es  celebrada por múltiples culturas alrededor del mundo. Pero la vagina dentata de por sí es un conjunto de mitos desarrollado por múltiples sociedades para precaver a la gente de andar teniendo el bicho en cuanto rato hay. Es como el cuco que le metieron a la gente de la antigüedad. En vez de tener enfermedades con transmisión sexual lo que ibas a tener era el bicho arrancado de cuajo. ¡Tranquilo!

Civilizaciones pre-hispánicas (o sea, las que estaban antes de llegar los españoles, bruto) como las que se encontraban en Chiapas, México hablaban sobre como es que en ciertas tribus habían mujeres bellas y preciosas que tenían una sorpresita entre las patas: una chocha con dientes. ¡Imagínense el miedo! Chichar era algo que causaba miedo entre las tribus. Meter mano algarete era cosa de bravos, no porque tu jebita indígena te cogiera o por miedo a Moctezuma o un cabrón emperador de esos. El miedo era el de perder el bicho y el bicho, mi gente, es cosa seria.

¿Pero ustedes creen que esto de la vagina dentata es algo que es simplemente un mito? ¿Algo que se inventaron unos indios con ganas de frustrarle la bellaquera a los hombres de su comunidad? Bueno, yo creo que existen vaginas dentatas hoy en día. Me atrevo a dar seguridad de que entre las filas de las mujeres boricuas hay cabronas que tienen esa crica bien amolás. Si, hay mujeres con la vagina dentata y dispuestas a arrancarte el miembro por tal de amarrarte a ti, hombre que me lees. Seamos honestos. El 90% de las mujeres de este país lo que quieren es un macho que las mantengan y que les de su maseta de vez en cuando. Tu sabes, quieren pasarlo cabrón contigo. ¡Ah! Y lo de la maseta de vez en cuando no es una obligación, porque después que tu le des tu tarjeta de crédito no tendrán reparo alguno con eso de que se lo metas o no.

La mujer boricua nace con vagina dentata y los dientes le comienzan a salir a los putos quince años cuando comienzan a enseñarle los colmillos. Ahí, a esa tierna edad es cuando vemos como es que los cacos con los Toyotitas caídos en cantos se pasean por las escuelas de la isla buscando una presa cuando no saben que la verdadera presa son ellos. Ese toto no solo huele a fiscal sino que es un himan para preñar y pasar pensiones por el resto de tu vida y para que te guilles de cabrón, estarás poniendo estatus en Facebook sobre que tan cabrona es tu mujer por pedirte pensión.

Pero están también las cabronas que quieren mantener un estatus social y gracias a su vagina dentata lo logran con éxito, bellaqueandole a los hombres indicados, si, a aquellos que están bien parados económicamente. Doctores o productores de música, el que sea es bueno para mantener fluyendo ese cash que tanto le gusta. Ejemplo de esto no quisiera mencionar por internet, pero qué carajo…

^ A esa muchacha que ves arriba en la foto, desconozco su nombre, pero el nombre no importa, no me importa a mí ni le importa a cualquier cabrón que lea este post. Lo que si me importa es ese par de cocos bravos que le adornan en e pecho justo debajo del cruzifijo ese. Ya quisiera ser yo cruzificado en una cruz para que luego de 2000 años estar cerca de un par de tetas como esas. ¡Pero tengan cuidado!

¿La moraleja de este post? Las mujeres no son otra cosa que putas y truqueras. Es su naturaleza. Pero a eso agregale una vagina dentata que te amarra y te pilla. Debes de ser precavido hombre que me lee. Ellas son seres hermosas y tiernas. Quizás te puedas hasta enamorar de estas. Pero antes de meter mano con una hembra, llevarla a la cama y sentir que tu corazón late rebozando de alegría, se precavido y mete tu dedo bien adentro de esa chocha y palpa, cierra los ojos, siente. ¡Agudiza tus sentidos! Siente los bordes filosos de esos colmillos arranca bicho de la mujer que amas. Esa cabrona. Esa fuckin Vagina Dentata.

La Tercera Guerra Mundial & La Homosexualidad

 

El Escarabajo, bellaco malo, desempleado e intelectual cuando se lo propone acaba de redactar, luego de meses de ausencia un artículo para el blog. Desidió hacer un escrito sobre homosexuales. ¿Por qué? Ni puta idea. Me manda un mensaje a mi correo electrónico con un archivo adjunto de su foto con speeedos, el pecho pelú y bañado en baby oil y me dice que publique esto o me somete. Yo le tengo miedo so que aquí el escrito de mi buen amigo, El Esccarabajo. ¡Qué disfruten!

 

Por: El Escarabajo (Para Merdócrata)

Recientemente he visto enlaces y artículos, en los muros de algunas mis amistades en Facebook, sobre la posible “Tercera Guerra Mundial”. Lo más que estos artículos y noticias resaltan es la alianza entre Rusia, Irán y China. En otras palabras: los que van a ser nuestros “enemigos”. Al leer todas estas especulaciones y rumores de guerras me puse a pensar muchas cosas. Entre todas las cosas que pensé quisiera compartir esta con ustedes.

Hace unos meses los homosexuales y personas que defienden los derechos de estos estaban celebrando que el Ejército de los Estados Unidos acepta candidatos que sean abiertamente gays y lesbianas. Esta celebración se debe a que los homosexuales han sido discriminados por mucho tiempo en las fuerzas armadas norteamericanas. Según personas mayores norteamericanas me han contado, discrimen en contra de los gays llegó a un nivel tan ridículo, que si el servicio selectivo durante la guerra de Vietnam en la década de los sesenta y setenta, convocaba a una persona para ir a la guerra y esta persona iba a donde un medico para que “probara” y “certificara” (hasta el día de hoy no entiendo como hacían esto) que era homosexual, pues se salvaba de ir a la guerra.

En el 1917 los norteamericanos concedieron, con la Ley Jones, la ciudadanía estadounidense a los habitantes de Puerto Rico. Muchos pensaran que esto fue un acto de generosidad, pero no fue así. La razón de esto fue que los Estados Unidos tenían planificado, en ese mismo año, participar de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y necesitaban carne de cañón para una guerra de esa magnitud. Dando la ciudadanía norteamericana a los puertorriqueños, hacían legal y legitimo el llevarse a la gente de Puerto Rico para la guerra.

Hasta la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) los afroamericanos fueron una minoría en el Ejército de los Estados Unidos que operaba generalmente en pequeñas unidades segregadas racialmente sin los mismos beneficios y derechos que los soldados blancos tenían. En el 1948 el presidente Harry S. Truman, terrorista responsable de lanzar las bombas atómicas en Japón, eliminó la segregación racial en las fuerzas armadas norteamericanas. Esto tampoco fue un acto de amor y generosidad de parte de Washington. A los pocos meses de eliminar la segregación racial en las fuerzas armadas, los Estados Unidos estaban de lleno metidos en la guerra de Corea y pocos años más tarde en Vietnam. Los afroamericanos se unieron oficialmente a los puertorriqueños a ser carne de cañón.

 

El que las personas abiertamente homosexuales puedan ser admitidas a las fuerzas armadas norteamericanas es un gran logro para la igualdad de los derechos de los homosexuales pero tampoco es algo que se debe celebrar con bombos y platillos. Si nos dejamos llevar por la política de las fuerzas armadas norteamericanas, cuando acepta alguna minoría, estos tiñen de sangre a esa minoría o comunidad que acaban de aceptar oficialmente. Ante los rumores de guerra o “Tercera Guerra Mundial” me preocupo por los hermanos y hermanas homosexuales ya que no deseo que experimenten lo que el pueblo puertorriqueño y la comunidad afroamericana ha tenido que vivir por tener que ser parte de guerras que no nos pertenecen. 

 

 

Frustraciones de Pinga: Cuando a Merdo no se le paró el bicho

Este post que les voy a contar no quiero que lo sepa nadie, ¿ok? Esto es algo íntimo y solo lo voy a compartir contigo y el resto del ciber-espacio. Confío en todos ustedes mis lectores pues conozco que el perfil de ustedes los que leen mis pendejases y se que son ratas sucias, putas finas, puttas sucias, gamberros, enfermos sexuales, mujeres caballo de la vida y asesinos seriales en potencia. Yo los respeto a ustedes y es a ustedes a quienes dirijo estas palabras porque tengo que desahogarme. Si porque soy El Gran Merdócrata also known as el destructor de intestinos (de mujer) y Filósofo de la Coprolectura y la Coproescritura. Tengo un nombre que mantener y de veras no sé qué carajo me pasó que simplemente ni fu ni fa mis hermanos. Esto está cabrón. Tengo que hablar con ustedes.

Lo que me ha pasado es algo serio y necesito que me presten mucha pero que mucha atención. Bueno, resulta ser que este pasado fin de semana estuve de jangueo tenía un “point of no return” tu sabes, jangueando sin tener lugar ha donde ir. Como ser un tecato en Santurce llendo a capear a pie a Maunabo. Estaba en ná. Solo quería bellaquear y pasarla cabrón con cierta persona en particular pues la ando conociendo un tiempo y de vez en cuando jangueamos y de vez en cuando nos da por echar un polvo por cuestión de “afincar nuestra amistad”. Nuestra relación siempre ha sido de mutuo respeto y acuerdo. Ella sabe que me encantan las mujeres,ver sus melones, ligarme sus piernas, chispo de nalgas y hablar cuanta mierda hay por internet. Ella me lo respeta. Eso me agrada. ¿Ella? Ella es una mujer que es bastante particular y que si doy mucho detalle al respeto entonces no le sería justo de mi parte. No la quiero chotear. Me guindan de los webos de eso pasar. No es la mujer caballo que quede claro. That bitch is OVER! por si las moscas. Yo les hablaré claro. Pero les contaré cómo fue mi experiencia de weekend que empezó super a fuego y acabo super mierda por culpa de mi trapo e’ bicho.

Empecemos con el viernes. ¡Ah viernes!  ¡Cómo adoro los viernes! Los viernes son fenomenales para mí. Es un día en donde me dedico a hacer nada y que me importa un bicho todo lo que pase en el sector laboral y/o profesional.  Solo me preocupo por lo que pasa en mi vida detrás del blog. La puta blogófera se puede ir a la mierda. Evaristo volver a tener cáncer, Manny Colón volverse satánico, RucaZombie hablar de su jartera comiendo juevos de carey, yo tener cáncer de colon en la garganta pero eso sí, que nada me joda mi viernes. Los viernes son los verdaderos sábados. Yo me encargo de que siempre la pase cabrón a como de lugar. El viernes salí de trabajar (si es que a lo que hago se le puede llamar trabajo) y me dirijo pitando a casa de mi “buena amiga”. Esta chica es fenomenal a mi me gusta mucho, tiene un cuerpo de causar hipo, unos melones jinchos con sus pezones rosaditos, esas mini nalguitas que me ponen la pinga respingona y unos ojazos verdosos que uff… te digo, que bajo motivado a ir a verla. Todo lo que pasó durante la semana me olvido y lo cambio por estar un tiempo con ella. Efectivamente eso es lo que hago. Llego al sitio, la llamo le digo “Mami llegué” desde mi celular y ella me dice que me meta a Walmart a esperar a que ella se bañara y se aseara. Yo me conozco a mí mismo. Me cabreo pero le hago entender que no había problema y de cierta manera no había ningún problema. Tenía uan hambre cabrona y tenía que hacer unas compras de antemano. Fui a Walmeat. Hise de todo menos comprar y me comí algo. Hamburger y papitas. Me cansé. Me fui directo pa su apartamento y llego no sin antes  llamar a y avisarle por teléfono que estoy cerca de su casa. Ella me dice que no había problema que dejaría la puerta abierta y que me pusiera cómodo. Eso mismo hice. Me puse cómodo y me puse a hablar con ella de cosas de la vida, no se qué más pasó… creo que chichamos y todo el mundo feliz y contento. Una noche romántica y llena de semen y fluido varginal. Lo que acostumbro cada viernes.

Llega el sábado. Los preparativos estaban ready. Ella se iría a trabajar mientras yo me quedaba cuidando a su perro. No sé que fuckin raz es. Se que es un perro de esos pelú. Ese perro y yo no nos llevamos bien. Siempre me ladre y si no me lame las manos me muerde. Siento que es bipolar. Lo odio. Soy considerado persona no grata a ese apartamento, según el perro. Quizás esté celoso porque yo se lo ando metiendo a su dueña. Pero no dejaré que un perro me joda la vida. Lo cuidé, le eche su comidita y sus pendejazes y eché a bañar para que rápido que ella salga nos fueramos directito a los cines de Fine Arts. A veces creo que pasan películas de Steven Seagal y esas pendejases y quería compartir ese momento especial con ella. Porque ella tiene un crush bien cabrón con ese actor. Menos mal que un océano nos divide  a él y a mí sino, imagínate, vería amenazada mi relación. Pero miren qué pasó. Por más que le dije que la tanda era a las 11:40 PM la muchacha se quedó arreglándose y arreglándose y arreglándose, ay dios mío, que cosa más cabrona. La cosa es que salió de vestirse a las 11:25 PM y luego me dice “lo siento es que me puse una ropa y no me gustó como me quedó y me tuve que poner otra cosa. Pero descuida. Creo que llegaremos a tiempo.”. A tiempo, si, a tiempo para decir un  “Puñetaaaaaaaa11!!”  de esos mentales, tu sabes, tu siempre quieres quedar bien. ¿Pero qué se puede hacer? Ella propuso que si estábamos tarde hiciéramos otra cosa aparte que se disculpó en varias ocasiones. No me puedo controlar cuando ella se disculpa, Pone unos ojitos de nené foca que bendito sea Diosss…. mierda, se me ocurrió ir al Viejo San Juan. Uff hacía tiempo que no iba para ya.

El Viejo San Juan, vaya, tiempo que no pasaba por allá y menos de jangueo. Es que soy un tipo que prefiero los moteles a los sitios turísticos. Pero igual, me adentré a ese lugar buscando El Parking Estacionamiento Doña Fela. Eso es una misión para mí pero la chica era un GPS con buenas tetas. Me dirige, la hago que me estacione el carro porque no tenía bicho de idea de como hacerlo y pues, nos pusimos a caminar. La pasamos de lo más chévere. Nos detuvimos a fumar mientras veíamos el mar. Tiempo que no hacíamos eso. Ella decía que extrañaba una salidita como esta. Yo estaba encantado. No fui al cine pero ella se siente bien como quiera. Eso me llena, si, me llena las pelotas de semen también. Entonces seguimos caminando, hablando y toda la pendejá y entonces comenzó a llover profusamente. La chica tenía el blower ready y me suplicaba que nos moviéramos y eso hice y  entonces es cuando divisé una barra y ahí mismo nos metimos. Divisé que era una barra corrida por hondureños y vi como el ambiente bastante liviano pues decidí quedarnos allí y pedirle algo de beber a mi chica. Ella está loca por tomar una bebida de Gray Gooze pero no la encontramos. Pidió 2 Peroni y para mí una Medalla. Nos la dimos. Pedimos otras cervezas más, luego otras, luego otras, entonces ella con ganas de fumarse un cigarrillo, entonces ella fuma y se regresa a beber y bebemos y seguimos bebiendo. Entonces nos sinceramos. Ella me dice dos palabras que forman un total de 5 letras que comprometen a uno, palabras que yo le repetí porque igual las sentía yo también. Esto estaba cabrón. Pero era un poco tarde y teníamos que regresar a su apartamento que estaba un poco lejos, máxime cuando le confesé en la barra que estaba bien bellaco por meter porque ella estaba super hermosa. Así que nos alejamos del sitio como a las 3 AM y regresamos al estacionamiento. Yo estaba bien bellaco, ella parece igual. El alcohol le quita los rodeos a las personas. Solo me recuerdo de que eché el asiento para atrás y ella me chupó la pinga. Pero estábamos más bellacos y queríamos meter con mejor razón así que fuimos a su apartamento. Ella condució mi auto yo estaba desenchufado del mundo. Mi mente estaba exhausta pero el bicho mío no. Era sábado de madrugada y era mi deber darle yesca a mi chica. Eso hice. Felpa, vario orgasmos y dormimos.

El sábado corrió de lo más bien sino fuera por unos pequeños retortijones en le estómago gracias a la mezcla de tragos y cervezas que nos dimos en San Juan. Ella me da una pastilla que usa su abuelo para poder quitar la acidez o algo así me dijo. Ella me recomendó que para esa noche en vez de gastar dinero en ver una película en el cine viéramos mejor alguna película ambos solos en su apartamento. No me pareció mala idea y la adopté. ¿Qué puedo decir? Soy loco con las películas (en especial las que contienen putas lesbianas comiéndose las tetas una a a la otra). Decidímos ver la de Wolfman en la cama. Yo la había visto en el cine, ella no. Ella jura que me quedé dormido viendo la película. Yo digo que solo descansaba los ojos. Ella apaga la película y decide que nos demos un poco de amor carnal. Le doy puñaladas de carne, tengo el pino como puto lightsaber cortando brazos.  Ella se abre de piernas y adopta una posición extraña  pero rica. Tengo unas ganas cabronas de emburrárselo que no puedo aguantar. Cambiamos de posición. Ella me cabalga como Doña Bárbara.

Domingo en la madrugada…

Algo le pasa al bicho mío. A los pocos minutos de ella treparse encima y eso, algo le pasa a mi webolver. Se me pone monguito de momento. No sé que pasó. Simplemente dejo de funcionar. No sé qué carajo era. Ganas de meter mano no eran pero simplemente el bicho no quería trabajarme más. Yo me preocupe. Le pedí a ella que me siguiera besando o algo. A mí me gusta que me besen. Pero nada de nada. Entonces comienzan a llenar las frustraciones en mi mente. Esto nunca me había pasado. ¿Cómo es que al gran Merdócrata se le muera el bicho en medio de una bellaquera? Me cuestioné el por qué. Simplemente no pude hacer más. Ella lo nota. Yo frustrado. Yo soy un hombre que siempre anda con la daga desenvainada y listo para hacer el tajo y ahora la daga anda bota. Me dice que me vaya a acostar, yo también. Do pude dormir un carajo. En la madrugada sentí unos retortijones en el estómago. Juré que quizás el problema que tenía  era el malestar estomacal que simplemente me quitó las ganas de tener un buen sexo. Voy al baño, regreso aliviado y muy livianito pero me regreso con la escena que mi chica sigue dormida profundamente. Le di tiempo al tiempo. Intenté a duras penas de dormir. No pude… pero la frustración era tanto que no pude dominar que me vestí y me dio unas ganas super cabronas de ir a la gasolinera y meterme un cóctel de Pepa Negra con Torito aunque me llevara el diablo. Tenía que chichar. Ella se dió de cuenta y me dijo que por favor me recostar al lado de ella y me ofreció su pecho desnudo para dormir en el. Saboreé sus tetas y quedé dormido hasta que se nos hizo de tarde.

Nos levantamos o mejor dicho ella me levantó. Me dijo que tenía que preparar el desayuno que realmente era el almuerzo y que la acompañara en la cocina. Le dije que lo sentía bien cabrón. Que esa mierda a mí no me pasaba y ella me decía que no me preocupara que a nosotros los hombres en algún momento de la vida siempre nos pasará esa experiencia. Yo le dije a ella que eso no me importaba que me dio un bochorno cabrón porque mi maceta es su maceta. Ella me riposta con que ignorara todo eso y que disfrutara del desayuno, que mejor me mantuviera en la cocina y usara la computadora para entretenerme mientras prepara ella la comida. Yo estaba con los cascos volados. Quería saber qué puto motivo me jodio a mi la erección. Busqué culpables: el alcohol, el dolor de barriga, la trasnochada pero nada de nada. No compaginaba. Hasta que me vino a la mente una cosa, jum… ¿acaso es lo que creo que es? Busco en la red: “Omeprazole disminución sexual” en inglés. Reviso y lo que encuentro es una cabronería que me dio susto. La pastilla que me dio mi chica para el dolor de estómago no era otra cosa que Omeprazole, que se usa para la acidez y eso. La puta pastilla tiene efectos secundarios con cojones. Desde visión borrosa, sensibilizad a la luz, dolores de estómago y una lista de 30 y pico de razones para no beberla entre las cuales hace mención pérdida de placer sexual y problemas en mantener una erección correcta.  Mi chica y yo vimos alivio. Encontramos el culpable de una noche de sorpresas y desesperanza.

Omeprazole. Me jodiste la vida. Me jodiste la existencia. Maldigo la hora que conocí esta medicina de mierda. Ahora a ayunas estaré. Cero porno, Cero carnes y levadura. Pura frutas y verduras. Limpiaré mi sistema y acumularé leche en mis webos. Deseo dislocarle la matriz a una personita especial y ninguna pastilla recetada por el doctor me lo va a impedir.

Querido lector. Me he sincerado. Es el turno de ustedes y compartan su historia de impotenia y lloremos lágrimas cibernéticas. Frustraciones de pinga.

Definiendo al welebicho

Durante el transcurso de mi vida como adicto al culo de mujer y enfermo sexual he experimentado lo que es relacionarme con los seres humanos. Yo, Merdócrata, como ser mitad mierda y mitad hombre puedo dar fe de lo muy retorcijado que se encuentra nuestro mundo y sociedad. Tanto es así que me da la impresión que todos nosotros somos partícipes de ella y somos parte de que nuestro Planeta Tierra sea enfermizo. Yo soy un maníaco sexual y siento pena que todo lo que hago en esta vida se vea opacado por gente puta y cabrona que no siente ni un mínimo de respeto con lo que es el bicho con chocha y la chocha con bicho. El Ying y El Yang. El complemento de complementos. Esta es la mierda que nos jode como nación. Gente que no aprecia el arte del chichar bien. Yo veo como es que colegas del ciberespacio y otros maricas de la red roncan de ser los que más meten bicho y toda la mierda y simplemente son eso, ronca-bichos, o sea, roncan de meter y no meten un carajo. Igual pasa con putas que juran y perjuran que tienen a machos bajo sus pies y que roncan de que los tienen dominados y que son tremendas cabronas con ellos cuando la verdad es que siempre terminan con un hijo de puta que les da una ensalada de nudillos a puño cerrado de desayuno, almuerzo y cena.

Es por eso que quiero demostrar en mi post, en este blog de mierda, de que el ser welebicho en mi lindo Puerto Rico es algo común. Si, común, porque parece que es que está en nuestra idiosincrasia. Es parte de nuestro pueblo. El welebicho destaca, no necesariamente por su alto conocimiento en temas de vanguardia ni mucho menos. Tampoco tiene que ver por qué tan cabrona tiene esa cuenta de banco o qué partido político pertenece. Nada de eso. El welebicho promedio y por lo regular es alguien inato, que simplemente es welebicho porque es. De nacimiento es así. Suena cruel pero es cierto. 8 de cada 10 bebes por ejemplo nace welebicho. No es culpa mía, les digo, es la puta realidad de mi país. Somos mierda, bueno, yo soy mierda literal, pero muchos aspiran a ser mierda. O sea, volvemos con lo mismo, roncan de ser mierda, y yo digo, GENTE. No traten de ser mierda. Para mierda yo. Yo soy el amo y señor de la copor-lectura y la copro-escritura. De mierda si se yo. Yo soy mierda porque así Dios, el Altísimo en Los Cielos, Me hiso así, y que alabado sea su nombre, puñeta. Si usted lo que quiere es aparentar lo que realmente no puede ser, usted entonces es un welebicho y se está revolcando en la mierda con pus y semen el cual habla.

Yo soy un tipo de alta paz y valoro reflexionar sobre todo lo que me rodea. No se si ustedes hacen lo mismo aunque lo dudo mucho. Ustedes son en su inmensa mayoría boricuas los que me leen lo que por ende deben de tener de todo tipo de cualidades: adúlteros, coprófagos, necrófilos, violadores, estadistas, pero para nada paz espiritual. Yo, Merdócrata, tengo la tarea como escritor de mierda que soy de que todos y cada uno de ustedes tengan en mi un escape para que no descojonen más su vida de como la tienen ahora. Es esto lo que siempre será para mí propósito como bloguero. Hacerme de dinero, contactar con mujeres putas y conseguir los mayores view posibles hablando  de estupideces que a nadie le importe…. ah, y aparte de eso, llevarles la verdad a ustedes a como de lugar y encaminarlos a la luz, tu sabes, llevándolos a esos senderos de pú y churra matutina tomados de la mano para que no se me pierdan. Mi gente, vengo a ayudar. Pero para poder ayudar tenemos que definir antes que todo qué carajo es ser un welebicho.

Si nos dejamos llevar por la definición que le da la Real Academia Española, un welebicho es “todo aquel que queda en ridículo haciendo pendejadas pensando que sabe lo que hace”. Esa mierda no me la acabo de inventar yo, hijos de puta. Eso está casi casi puesto en piedra. Alguien que realmente se cree lo que hace y se las hecha de que sabe lo que está haciendo pero matalire, ningún ningún. Las cosas son hasta más complejas. Ser un welebicho puede llegar al punto de ser completamente abstracto. En serio. Y si fueras listo como yo podrías identificar una lista de diversos perfiles que pueden dar en el clavo con estos hijos de mil puta que tantos detestamos.  He aquí 15 ejemplos, tu sabes, cosa de que los nenes que nos siguen desde sus casas no los jodan

Con esto te oleré el bicho, Merdo

15 Cosas que me hacen todo un welebicho

  1. Usar una puta gorra de béisbol o equipo de lo que sea y dejar la visera plana con los sellitos pegados. Tremendo welebicho eres si lo haces
  2. Pasarle pensión a tus hijos 1 vez cada vez que te acuerdes (digamos que cada 6 meses) y encojonarte porque tus hijos no te respetan.
  3. Escribir status en tu Facebook sobre que tan mala es tu ex pareja para que medio mundo te los lea y “simpaticen” contigo con sus mierda de likes.
  4. Haber tenido una cuenta de “Sexy o No”.
  5. Le dedicas más tiempo a juegos de Call Of Duty que a tu propia mujer. Eventualmente dejarás de ser welebicho y evolucionarás a ser todo un cabrón, literalmente.
  6. Negarte a romperle el culo a tu mujer porque le tienes asco al joyo de ella porque es por ahí por donde ella bota la mierda.
  7. Comprar un iPhone modelo más nuevo el mismo día que sale, sabiendo que el único update real que tiene ese modelo nuevo de celular es que ahora tiene una puta cámara de mayor resolución o  una mierda así de pendeja.
  8. Te gusta solo ciertas películas para ir a ver en el cine. No eres cinéfilo. Casualmente las pelícuas que te gustan son las putas Fast & The Furoius que tiran.
  9. El equipo de sonido de tu carro vale más que tu carro y la puta madre que te parió y su fukin cesaria que cogió para tenerte.
  10. Si crees que eres un genio de la Astro-Física porque pasaste  décimo, undécimo y cuarto año por exámenes libres. Welebicho, están diseñados para que pendejos como tu pasen.
  11. Fuiste uno de muchos cabrones que a principios de este siglo entendieron que era cool y radical tener tatuajes de tribales.
  12. Tienes más dinero en prendas y vestimenta encima que lo que tienes guardado en tu wallet y cuanta de banco.
  13. Eres uno de los trillizos hijos de Luis Fortuño.
  14. Eres penepé y te botaron por la Ley 7.
  15. Tener un diploma en University of Phoenix.
O sea, esto es solo unos humildes ejemplos para que usted tenga en mente que tan welebicho ustedes puede llegar a ser. Quizás usted aparezca en esta lista y quizás si. Para los que si aparecieron en la lista de cosas que te podrían definir como un welebicho le puedo decir que no lo coja a personal, que esto es solo para ponerte a pensar, y para los que no aparecen en esta lista, les digo que no pierdan la esperanza, que si se lo proponen pronto van a estar, triple-hijo de puta.
He aquí mi aportación en el día de hoy y espero que tomen un tiempito siempre que s elevanten para darle a diosito gracias por un día nuevo de vida y por darle a usted tremenda nariz para captar el oloroso aroma de una tranca en verano. Para que se manifieste. Para que sea un eterno welebicho.
Que Jehová los ilumine.

Soy tan welebicho que quiero ser Secretario de Educación

Un día, estaba yo caminando tranquilo tu sabes, pasándola cabrón. You know, la cosa de siempre y estaba comprando el periódico al cabrón que siempre está sudoroso y apestoso a penca de bacalao pero no el crica sino en los sobacos y le pedí el periódico de El Vocero, tu sabes, no me acuerdo por qué razón fue, pero me esperaba ver lo mismo. Tu sabes lector, 4 asesinatos la pasada noche, 1 violación, 2 policías matando a sus mujeres y mierdas así, lo básico. Grata mi sorpresa el ver entonces el que fue el hombre noticia de esta semana: el mamabicho de Jesús Rivera Sánchez. Me recuerdo como es que los maestros de Puerto Rico, si esos seres que trabajan en condiciones infrahumanas y que reciben el sueldo más pendejo del mundo dentro de una agencia más rica que el presupuesto de varios países de este hemisferio, simplemente se quejaban como es de costumbre porque el secretario que tenían era una mierda. ¿Qué tan mierda? No me acuerdo. No me recuerdo si era Chardón o una gordita ahí que se me olvida el nombre pues no soy fiel seguidor de la política y lo único que sé de educación es el hablar de culos de mujer en la red y comer crica y más nada.  Me pongo a reflexionar mi gente. Me pongo a pensar sobre qué cualidades se nececita para ser no solo un welebicho de Secretario de Educación sino jefe de agencia en un gobierno como el de nuestra islita del encanto. Veamos…
Pienso que primero que todo para ser un gran jefe de agencia lo que hay que tener es un buen pool en el partido político y simplemente tener un buen record criminal. Pero seamos honestos ustedes y yo. Ni siquiera ustedes, bolas de mierda, tienen un record criminal intachable. Yo siempre he pensado que el lector promedio de este blog es desertores escolares y futuros candidatos a “Sex Offenders” y algún escombro social de esos que pueblan y destacan en mi país. Esto significa lo que siente, que si nadie en la isla es intachable y que todos tenemos esqueletos en nuestros closets guardado entonces, no hay qué perder para entrar de lleno en el país, mucho menos en puestos de alto nivel de la embergadura de lo que es la Secretaduría (si, hijos de puta, me inventé la palabra) de Educación.

Jesús Rivera Sanchez era un inepto pero seamos honesto, ¿ustedes son mejores que él? Apuesto a que no, pero apuesto que yo si. Yo creo que con las oportunidades otorgadas y con un chance a una entrevista de empleo en donde sea el moderfokin Thomas Rivera Schtaz el cabrón que me entreviste, YO, Merdócrata, el que escriba toda la mierda y verborrea en este blog, sería el nuevo Secretario. ¡Lo tengo todo! Tengo el dinamismo pues de culo de mujer siempre hablo y trato siempre de que la gente me mire por lo cool que soy. Tengo mierda por rostro. Ceo que más cool que eso no puedo ser. Ellos que tienen, ojos, labios, dientes, pellejo, carne, pelo, esa mierda que tiene cualquiera. Mi rostro lleno de heces fecales, granitos de maíz y cascaritas de habichuela sin digerir lo que hace es reflejar el rostro del verdadero puertorriqueño. El rostro del verdadero boricua tratado como quiera. El boricua que trabaja de sol a sol con un ingreso mínimo porque es un quedao’ en los estudios y/o porque es empleado público siente que lo tratan como mierda so que mi rostro es el reflejo de todos esos hijos de puta que están desamparados.

Pero del dinamismo no solo vive el hombre sino de las fortalezas también. Un Secretario de Educación sin fuerza sería como un niño con distrofia muscular en una Olimpiadas en levantamiento de pesas. Tener la mano firme y que no le temblequee a la hora de tomar decisiones importa un bicho pa mi. ¡Yo siempre ando así! Azotando el puño siempre ordenando que las chicas de las redes sociales muestren tetas y culo, que se escriban la palabra “Mer()crata” y que la “O” sea sus gajos vaginales y cosas así. Pongo orden, muestro poder. Donde hay un cleca yo veo un puño. En mi agencia no abría cabida para los que pierden el tiempo. Yo demando acción. Yo demando culos brasileños en baby oil. De hecho, ¿por qué carajo tener un Departamento de Educación? La educación sucks en Puerto Rico anyway. Convencería al pendejo de turno que esté en la gobernación para salir de esa estúpida agencia y colocar algo más digno y productivo. Quizás, no sé, colocar por vez primera y con mucha honra lo que todo hombre en este país ha estado esperand: La Casa Protegida Merdócrata Para Hombres Maltratados.

¡Imaginen las posibilidades! Jugaremos briscas, poker con cartas de mujeres desnudas, chicas bailando en tubo, un presupuesto hiper-bellaco para contratar putas, pero de todas clases, desde las tecatas hasta las que se aparecen en el Hilton en la barra, uff!! buffet con toda la comida grasienta que puedas comer (mientras más engorde mejor comida es). ¡Diablo! No más pónganse a pensar. La orda de cuers que podremos contratar para nuestro disfrute rehabilitación y poder transformar a ese hombre herido por esa mujer puta que nunca lo quiso, cuero, cochofle y barata, que posiblemente le pegó cuerno con el mejor amigo o su jefe. No mi hermano, esto no puede ser. Yo merezco ser el titular. Si Jesús Rivera Sánchez pudo serlo pues entonces yo puedo.

Be all you want to be!!!1!

Si estos mierdas del Gobierno pueden entonces yo también. ¿Además, quién más mierda que yo? La personificación y cara de la mierda social misma. ¡Merdócrata!

Ellos tienen cara…

Alejandro lleva la belleza,

Fortuño la de un mamao,

Yo, la de mi pueblo.

Yo soy Mierda.

Yo soy Puerto Rico.

Entierra mi corazón en Cayey

Cuando eres Merdócrata Bloguero la vida te pega duro. Hay muchas personas que tienen ciertas expectativas sobre ti. Que tienes el bicho enorme, que eres todo un lindín, que comiendo culo eres un campeón y que roncas de ser el sujeto más apasionado del mundo. Expectativas difícil de llenar por parte de un sujeto que tiene mierda por rostro y una personalidad hiper-bellaca. Lo sé. Soy así. Soy un sujeto que despido no solo fuertes olores a pañal cagao’ sino que proyecto ser un hombre que está por encima a los de mis pares. Porque soy un bellaco profesional. Porque llevo cerca de casi 3 décadas de puras experiencias sexuales baqueadas de un sendo bicho que es gloria de mi anatomía. Porque lo que Dios no me dio en rostro me lo dio en pinga. Tengo ese balance entre desagradable y divertido; amigable y prohibido que muchas mujeres no desearían experimentar pero que igual optan por probar. Soy un morbo ambulante. Lo que no desean de un hombre lo encuentran en mí y aún así me aceptan, me quieren y en caso peligroso, hasta se atreven a amar.

Pero no siempre es así. Existen esas mujeres arcanas, que no son tan pendejas como muchos hombres creen, que simplemente te aceptan, te quieren y te adoran pero a su vez saben cómo tenerte al margen. No es como tirar una raya y tener un límite hacia el trato de la persona. No, para nada. Es algo así como que saben de lo que cogeas. Te psicoanalizan sin necesidad de ser psiquiatra, no comprenden el por qué eres como eres pero aún así se atreven a dar la milla extra y hasta te pueden dar cariño. Cariño que no le darías a todo el mundo pero a un ser como tu, sí. Te apapacha, te mima, te desea. Sabe que aunque eres un mierda de ser humano tienes un corazón que late, que ruge cuando ella está cerca, que palpita cuando puedes oler su aroma.

Es una mujer que no sabes ni tan siquiera comprender. Es un ser humano que puede contigo. Puede con tu empuje. Es una mujer rara. Si, porque todo lo que pensaste jamás buscar en una mujer ella lo tiene. Es única, es especial, es divertida, hermosa, claro todo a su manera. Tienes unos estándares nuevos para poder enamorarte y quererla. Si te gustaban rubias, ahora te gusta con el cabello azul; te gustaban trigueñitas ahora te gustan blanquitas; si te gustaban tranquilitas ahora te gustan come fuego. Cambiaste de gustos. Cambiaste mi forma de sentir, de saborear, de degustar. ¡En hora buena! Ampliaste mi visión, reformaste mi mente.

Eres la mujer que tomó al Merdócrata de los huevos y le dijo “Aprende a querer”, quizás no con tu boca, pero el amor siempre ha sido y por siempre será algo abstracto. Hay tantas formas de decir las cosas sin decir una palabra. Un gesto, una caricia, una mirada. Mierda, es tener muchas lenguas y muchas palabras, las que uso para lamer tu cuerpo, las que uso para poder piropearte. Porque el lenguaje del amor es universal, y hasta un “tremendo ser humano” como yo lo puede puede experimentar.

Cambié, bueno, quizás no cambié, digamos que demostré otro tipo de cualidades que me abstuve a mostrar. El Merdócrata que ven en las redes sociales se enchalinaba, vestía de cuero, se ponía corbata, se veía genial, espléndido. Era un hombre entre hombres. Siempre igual de puerco. Un carro hecho mierda, suciedad dentro del él pero siempre caballeroso, siempre educado y esmerado de que a su chica no le faltara un mínimo de cortesía. No de la cortesía habitual de la que tengo a muchos de ustedes acostumbrados. La cortesía del cafre, del parcelero, no nono, para nada. Esto era cortesía de la genuina. ¡Ah de la verdadera!

Los placeres carnales estaban ahí, lector. No seré el mejor demostrando afecto, pero mierda, si que tengo sentimientos. A esa mujer la tenía guindá del corazón. Pienso en ella y aún siento el tun-tun, tun-tun que palpita en mi corazón. Era tan fenomenal. Un cuerpo divino. Una personalidad encantadora. Me gustaba todo en ella. Ella era la mujer que merecía tener el gusto de tener, y joder, quién sabe si afincarme.

Pero mi verdadera personalidad no dio el aguante. Ella se sintió deseada pero jamás querida. Fallé en demostrarle qué tan genuino era mi amor hacia ella, porque sí, el amigo “Merdo'” tiene sentimientos, y hasta hace poco más de unas horas me revienta en la cara uno de los momentos más chocantes y bochornosos de su vida. Merdócrata, el hombre que más jode, más tripea, el más que come yonyi en las casi 100 por 35 que compone la nación borincana y Rey de la Copro-Lectura ha caído.

El hombre de los mil amores y de las mil y una decepciones destruido, hecho añicos por una mujer. ¡Oh pero no cualquier cualquier mujer! Sino de tremenda mujer. Si por alguien tuviera que caer ten por seguro que fue “cool” caer por ella. Si, lo digo, que se joda. Touché. La karma es bien puta y le toca a cualquiera. ¿Saben por qué? Porque los que vagamos en este pozo séptico al que le llamamos vida estamos expuestos a joder y ser jodidos. Yo aprendí a joder y hoy me jodieron.

La vida le golpeó duro a Merdócrata. Merdócrata quiso, Merdócrata obtuvo lo que merece. Love & Hate. Fallé.

Sí, así como lo leen. Cayó Merdócrata.

Pero no es el final de mí. Cada pensamiento obseno, vago, disparatado, sucio y cochambroso que refleje al boricua de este miserable país me alentará a seguir pa’ lante. Reformarme. Soy cuerpo y soy espíritu. Porque demostraré de nuevo al mundo que sEnoy “Larger Than Life!”, ‘más grande que el amor, que la puta vida.

Cayeyana, a ti, mi último beso de amor (k).

Los caídos te saludamos.

Soy amo de mi Destino. Soy amo de la Mierda.