Reflexión sobre El Coqui Loco 

El Coqui LocoSoy bloguero desde hace mucho tiempo. Solo que la verdad es que utilizaba otras cuentas y para otros propósitos digamos que “más serios”.No obstante siempre he sido fiel de la buena lectura y de divertirme mientras leo. Es por ello que no solo me limito a leer cosas educativas y las noticias del día a día sino que a todos aquellos que están en ná y en la joda bloguera de Puerto Rico entiéndase a Sorpréndeme, Manny Colón, ESOEZ, Irreverentemente Serio, etc. La cosa es que mientrasmás ojeas los blogs creas cierta afinidad por unos en particular que aunque no sean los más leídos del mundo ni los más populares sabes bien que son digamos que especiales y ese es el caso del Blog llamado El Coqui Loco escrito por… pues… El Coqui Loco himself.

Gente si por mi fuera yo le daría un link al blog de El Coqui Loco para que lo puedan ver y supieran de qué voy a estar hablando hoy pero la verdad es que ese blog simplemente desapereció…¡Kaput! Ya no existe. Y es lamentable porque yo siempre tuve una buena idea de lo que era El Coqui Loco.

El Coqui Loco era un blog que primero que todo al conocerlo lo primero que pensé que se trataba de uno de muchos de esos blogs personales que existen en el ciber espacio. El clásico escritor que hace una crítica social metiéndole un poco de jocosidad a los temas de tratar. Solo que todo cambió una vez empesé a conocer a El Coqui Loco cuando empezó a mostrar una faceta que no veía en esos blogs comunes: Desafiar al mundo. Y no hablo del mundo, oh tipo Pinky y Cerebro, no nono, sino de desafiar su propio mundo. Un mundo el cual el perteneció en un momento dado y que quiere exponer.

Coqui Loco tuvo un buen par de cojones y nos presento las realidades de unas de las religiones más estrictas y reservadas: Los Testigos de Jehová (Watchtower). Yo soy de ese de personas que creo en la libre información pues el que no teme no oculta nada y el compañero bloggero dejó buenos artículos los cuales exponía cómo es la vida de esta gente y qué cosas hacían y que no sabías al punto de que le dedico un post más o menos dedicado al carpeteo que tienen sobre este tipo de personas con sus propios feligreses. Todo este post tan colicado y fuerte lo hacía bajo su anonimidad para demostrarle el mundo bloggero sobre las cosas que el enfrentó y vivió en un tiempo de su vida.

Todo destilaba quizás no odio pero si descontento de parte de El Coqui Loco sobre la gente de Watchtower y como es que los Testigos de Jehová son algo más que “estos tipos que te visitan para darte revistas de El Atalaya”. Mucho más. Un puñado grande de personas que se rige bajo una gerarquía el cual te juzga al punto tal que hazta puedes perder tu propia familia. No obstante El Coqui Loco metió mano y dentro de su éxito trayéndonos a nosotros los lectores documentos oficiales expuestos al público que lo sintonizaba y de la noche a la mañana, luego de conseguir su efímera fama: Se acabó.

Me encuentro con un mensaje el cual lée así:

Se Jodió el Coquí Loco

Muy buenas noches a todos mis lectores. Con un dolor cabrón en el corazón tengo que despedirme y decirles que esta semana voy a tener que matar al Coquí Loco. Rompí el código de seguridad que mantendría mi anonimato. Estoy bien encabronao’, hasta me siento sucio, ahora me explico. Cometí el error de hablarle a uno de mis hermanos menores acerca de El Coquí Loco. Él no usa el internet. (No puede por un problema de salud, es ciego legal, no puede leer el monitor de una computadora). Confiándome en esto, hace un par de semanas bajo la influencia de la cerveza, le dije quien era el Coquí Loco. Él fue el primero en la familia que abandonó la secta de la Torre del Vigía. Le expliqué que era un personaje anónimo y las razones por las cuales debía serlo. Le dije que nadie podía saber quién yo era. Le hice que me prometiera que no hablaría de esto con nadie, ni con su esposa. Le especifiqué que no se podía saber quien yo era, por las consecuencias que podía a traer en nuestras vidas, sobre todo a nuestra familia, y aun así mi hermano le habló a alguien, a su mejor amigo. Su mejor amigo, Mr. D., es un buen tipo. Pero él conoce a nuestra familia (y a mí) hace más de 20 años. Aunque no diga nada a nadie, (y no creo que lo haga) el propósito de el Coquí Loco no funciona si cada vez que voy a postear algo, alguien sabe quien yo soy. No puedo ser sincero, no puedo ser honesto. Sería como desnudarme en la calle, frente a mi casa, en el barrio donde vivo. ¿Entienden lo que digo? Esto se jodió. Ahora mismo tengo más de 10 entradas que tenía pautadas para las próximas semanas, y no podré hacerlo. Les iba a contar secretos familiares y cosas cabronas de la Maldita Religión de la Torre de Mierda, de las cuales se supone que no hable, pero ya es tarde. El Coquí Loco debe morir. Gracias por seguirme, gracias por dedicarles su tiempo a mi blog. Escribí con el corazón, este blog significaba mucho para mí, pero ya no puede seguir. Les pido que sigan pendientes, no me quito ni pal carajo. Apenas había comenzado esta aventura. Será con otro nombre, pero me encontraran por ahí. Si saben leer entre líneas se darán cuenta de quién soy. Odio las despedidas, no soy bueno para esta pendejá. Tres meses que se van por el inodoro, esto no es fácil. Antes de irme, quiero que sepan que aprendí mi lección. No confíen en NADIE. Puñeta EN NADIE. Traten de ver la película “Tales from the Dark Side – The Movie” (1990) (Soy fanático de Stephen King). El tercer cuento, el de la gárgola, resume esta experiencia. Si hacen una promesa, por más pendeja que crean que sea, tienen que cumplirla. Ojalá los hubiese conocido en otras circunstancias, les hubiera regalado copias de esta película. ¡Amigos desconocidos, les deseo lo mejor! R.I.P. Coquí Loco 2010-2011

Yo simplemente me quedé bruto. En serio. Me quedé bruto. ¿Qué carajo le pasó a Coquí mano? ¿Dónde puñeta se metió? Peor aún ¿Por qué se rajó? Estuve tratando de entender el por qué por mucho tiempo. De hecho mientras escribo estas palabras me pregunto el por qué de su desición de borrar su blog si era un blog entéramente informativo. El tipo expone sus ideas sobre la Watchtower y no era un practicante, entonces, no tenía que temer a la censura. Quizás, y esto lo digo yo reflexionando, no quería comprometer a parte de su familia en lo que estaba exponiéndo debido a las consecuencias que trae. Sabemos que los Testigos de Jehova no son la Gestapo ni te van a suicidar por salir de tus deberes religiosos pero puede complicarte la vida con cosas que puede ser que consideras importante en la vida, y que lo es lo más seguro.

No obstante me da pena que esto complique la vida y desempeño del compañero Coqui Loco puesto que me pone a pensar en que a veces la presión de grupo y el choque a los problemas causa que personas sean moralmente o idiológicamente censuradas y para evitar problemas recurran a morir en el anonimato. Y sí, se que el anonimato puede ser una herramienta para poder decir lo que sientes sin la nececidad de temer por ningún tipo de repercución y cuando es desvelada es como si fueras Batman y el Guazón, El Pingüino , Two Face te tienen fichao”  por ser Bruce Wayne. Ya no es lo mismo. Pierde el sentido de lucha y de exponer si se revela tu identidad. Yo por eso recomiendo a este bloggero que pal’ carajo, le de pichón a eso. Si Coqui Loco murió, inventate otro nombre y a la mierda el mundo. Trabaja, postea y no te dejes de joder de nadie que si para algo sirve el internet es para poder llevar un mensaje, en tu caso un mensaje claro y real sobre el lado oscuro que puede traer una religión y como es que la gente tienen que tener ojo y saber donde se meten puesto que en tiempos de crisis de valores y de ansiedad económica muchos se pueden reguindar de un clavo caliente. Ya la censura te identificó, pero no dejes que eso detenga tu mensaje. Usted ante todo y marchando delante haciéndole un favor a la comunidad bloggera y del ciber-espacio. Quizás le evites arruinar una vida a alguien.

Sigue mi consejo. ¿Qué esperas? Tu tienes la respuesta.