Archivo de la etiqueta: tripa

El Arte del Buen Cagar

Hola. Me levanté en la madrugada con unos monchis bien cabrones y tuve deseos de satisfacer la tripa con un sándwich de pan de Los Cidrines, con una raja de queso Borden y salsa Tabasco. Una hora después decidí mientras dinamitaba el culo de la gran cagada que dí escribir un pequeño blog referente al tema.

Todo el mundo ha escuchado que lo mejor de éste mundo son las Tres C: comer, cagar y chichar. Nada más cierto pues es más que todo La Santísima Trinidad de la biología humana. Eso sí, muchos quizás desconocen que cagar no es solo excretar o botar mierda del culo; no señor, cagar es un estilo de vida y los estilos de vida evolucionan al punto que se vuelve simplemente un arte y cagar, mis amigos es eso mismo. Cagar es un arte.

Cristo levantó a los muertos y curó a los enfermos. Yo, en mi caso, les daré unos tips precisos para que aprendan a cagar pero de forma artesanal cosa que el mojón que expida su culo lo venda por ebay aunque sea una mierda.

 

¿Cuál es tu spot?

macgrill

Nosotros somos parte del reino animal y  de la misma forma que el perro gusta de alzar la pata y mearte el sofá por más que te jodes diciéndole que no, que ahí no se puede, nosotros somos iguales. Tenemos la facultad de razonar, pensar y de biológicamente cagar donde nos salga los cojones pero también es cierto que preferimos hacerlo en un mismo lugar: el retrete o inodoro de tu casa o en el caso de otros, como el mío, los baños de Macaroni Grill de Plaza del Sol. Cago y aprendo italiano. ¡Todo un sueño pedagógico! Atesora ese lugar y hazlo tuyo. Aduéñate del mismo. Ese momento es tuyo.

 

Conoce tu culo

whatanass

No todo culo es igual. El culo es algo más que un rotito. ¿Cuándo fue la última vez que te paraste frente al espejo y te viste el ano? ¿Te haz visto las nalgas? La experiencia de cagar varia de persona a persona y aflojar los gluteos y evitar embarrarte los mismos con tu mierda es un arte que debes de aprender. Yo en este tipo de cosas soy un poco ortodoxo pues nada me pone más simpático que la cremosa sensación de tener el culo cagao. Pero esas son pendejases íntimas las cuales no dejaré detalles. Lo que sí puedo decir a ojo cerrado es que me he visto el culo y lo conozco. Sé donde quedan los lunares, cada uno de los pelos que me lo cubren y puedo decir, sin temor a sonar pato, que amo mi ano, pues es mi hueco especial.

 

 

¿A qué huele tu tripa?

weleculo

El sentido del olfato es uno de las expresiones sensoriales que más activas están al cagar. Cuando hagas uso de ese culo y botes caca por el ano, no solo te limpias el culo y flocheas la mierda. Hay algo más, ponte a oler. Sí, oler. Recuerda que eso estuvo dentro de ti. Debes sacar un momento, por lo menos, para olfatear. Conocer. Entiéndede tu mierda. Tu mojón no tiene cuerdas vocales pero, ¿sabías que su aroma es su forma de poder expresar su cariño el mojón al cagar? Que no te dé repugnancia. ¡Al contrario! No seas descortés. Compréndelo oliéndolo.

 

La Psicocagada

shimind

 

El arte del buen cagar no solo se trata de pujar y hacerlo placentero, también se trata de interpretar al individuo de varias maneras y una de las formas más excitantes es hacerlo de forma visual y con ayuda de algo llamado papel de baño o conocido en otros países de habla hispana como “papel de culo”. El mundialmente reconocido doctor en psicología Hermann Rorschach fue uno de los primeros en investigar con éste método en donde según como dejas el papel de baño sucio con tu mierda puedes interpretar el estado de ánimo de la persona y sobre todo, que tipo de individuo es. Claro está, como no tienes en mente limpiarle el culo a otra persona límpiate el culo y conócete. Es como encontrarse a sí mismo.

 

El orgullo del buen cagar

expensiveshit

 

Cagar es una cosa natural y que no deberías sentirte tímido de tal acción. Cada cagada en una celebración de vida. Siempre que vayas al baño a depositar un mojón, no flochées el contenido pues todos merecen presenciar magno evento pujado. Invita a tus papás, a tus hijos y a tití. Que miren lo que cagaste y se sientan orgullosos de ti. ¡En hora buena! Eres papá (y un puerco).

 

Desde el ser humano primitivo hasta el más filántropo de los seres humanos han hecho uso de su culo pero muchos han vivido prohibidos de los mejores placeres del cagar. ¿Por qué la sociedad juzga a las personas sin conocerlas? Creo que es un asunto muy serio. Marthin Luther King Jr. luchó por los derechos del negro estadounidense y yo lucho por el arte del buen cagar. Cagar no debe verse jamás y nunca como un asunto “nasty” algo que se consideré un fó inmediatamente. Es tu cuerpo es parte de ti. La gente quiere ver la acción de cagar como algo obsceno de la misma forma que pasaba con la desnudez en el arte, en las protestas. El cuerpo es feo, es horrible es impuro… EL CULO ES IMPURO. ¿Puedes creerlo? ¡Hasta donde ha llegado la sociedad! Algo que no solo todo ser humano tiene, sino todo ser viviente tiene y todavía nos atrevemos a repudiarlo. La acción de cagar es universal. ¡Defiéndela! Es tu derecho… es tu deber.

 

 

Carta de Odio a La Mujer Caballo

Hola a todos y todos lo cabrones que me siguen en mi mierda de blog. Aquí como siempre el maldito de Merdócrata para hablar las cosas como son. Porque así las siento. Hoy es un día bastante especial para mí porque estaré disfrutando de los placeres carnales que solo una tremenda hembra te puede ofrecer. Ustedes saben, yo siempre chichando mucho. Ustedes ya conocen esa faceta de mí. Hombre boricua, rostro de mierda, bicho enorme, you know. Estoy cabrón. Un polvo jamás me falta porque yo siempre he sido así, con el bicho dulzón. Cuando camino por las calles de Bayamón a visitar a jugar briscas por casa de mi pana Manny Colón las mujeres se me quedan viendo la maceta por encima del pantalón y de reojo noto como se pellizcan los pezones las una a la otra. Tanta concentración de bicho dentro de mis pantalones les hace palpitar la crica.  Pero hay una cabrona que la crica no le ha dejado de palpitar desde que la dejé como la puta que es y me refiero a la Mujer Caballo.

¡Oh Mujer Caballo! Aún con ganas de joder. Resulta compañeros que la muy cabrona ahora anda en un mood de stalker que no la aguanto más nada. Te explico. desde que se enteró de que ya no soy el mismo tipo aquel que podía soportar una mujer horripilante que no supiera chichar y queme exija un polvo decente cuando darle un pingazo a ella era como una tortura tala Hola cabrona. ¿Cómo estás? Espero que bien hija de mil putas. Últimamente me la he pasado cabrón en la vida. He visto mucho porno, de enanas y viejas petardas, he gastado mi dinero en rellenos de papa por todo puto Comerío y me tiro peos y me arropo para darme el gusto de tener la primicia de olerlos yo mismo. Le he dedicado a pensar y reflexionar sobre la cabrona Mujer Caballo y mierda, qué puedo decir, les tengo que contar que es la más puta de las mujeres.

Pero no es una puta buena, sino una puta mala. De esas que no quisieras tener en tu vida por vergüenza ajena. Porque ser puta no es malo, malo es cuando eres puta, cabrona, perra, sucia, bicha etcétera, toda esa mierda dentro de una misma mujer. ¡Hay puñeta! No sé ni como escribo toda esta mierda mientras no golpeo una pared. La muy puta quiere regresar conmigo. Extraña este bicho. Porque mi bicho es grande, hermoso y venoso. La cabeza siempre colorá y tronco firme. Esto es el mayor placer que puedo darle a una mujer. Pero tu, Mujer Caballo, no lo podrás disfrutar más. Creo que te hice un favor más que otra cosa. Me siento como Bruce Willis en Armageddon, sacrificando el bicho contigo. Deja eso. Yo me merezco algo más que tu, perra enferma. Cabrona, tu lo que pasa es que te enchulaste de la maceta pero no del hombre. ¿Y sabes qué? Te pderdiste una cosa espectacular. Yo soy algo más que bicho, Mujer Caballo, yo tengo sentimientos. Yo soy un cabrón que no solo lo mete por meterlo ni te destrozo el intestino sol por sentir el placer de verlo sangrar. Ninguna mierda de esas. Yo empeño mi corazón.

Empeño mi corazón, mi cuerpo y mi alma para que puedas tener frente a ti un hombre especial. Un hombre que rompe la expectativa de lo que es un hombre cualquiera. Conmigo tienes el paquete completo: Bicho y corazón, más bicho que corazón pero aún así tienes mi lado sentimental. Porque yo soy un tipo así de cool y radical. Porque si por mi fuera tuviera todas la mujeres del mundo y todas las que me siguieran en los Twitter o Facebook estarían desnudas lambiéndose las cricas y agarrándose las tetas por tal de complaserme y verme totalmente satisfecho. Soy un cabrón, soy un bellaco  y la droga del bellaco es la bellaquera. Pero yo me auto-regulo. Estoy cabrón. Yo me sacrifico para no llegar a ser un “Sex Offender” de la Blogósfera Boricua. Me sacrifico para que tengas en mi un ser… irresistiblemente sensual. ¿Cuántas cabronas quieren un hombre como yo? Muchas. ¿Qué muchas? ¡Todas! Pendeja y tu, tu Mujer Caballo, no sé qué mierda pasó por tu mente que pensaste, o creías que yo soy como una de esos animales que cabalgas, de los que pones el culo encima de su lomo y diriges a gusto y gana. Pero te equivocaste. Lo único que pudiste cabalgar fue el bicho mío (y mal por cierto) y bicho dirigiste tu, YO TE DIRIGÍ y la mierda es que perjuras y juras que tuviste el control de esta relación. Por eso es que te boté como la bolsa de mierda que eres y siempre fuiste y gracias a Dios o al Diablo que caí en cuenta y no cometí el error de convivir contigo o de peor aún, casarme, wákala. Tendríamos uno de los nenes más horribles del mundo. Ya me lo imagino, mitad mierda, mitad caballo. Completamente espanto. ¡Uy deja eso!

Aparte de todo eso un sexo mierda, en donde yo tuve que estar haciendo de tripas corazones para poder lograr al orgasmo. Que si te lo metía te dolía mucho, que si te lo meto más de 2 veces en la noche llorabas y decías que “Yo no soy así” porque en tu poco seso piensas que más de un polvo en una noche te hacía sentir como una puta; el no tragar leche porque decías que solo las cueros hacen eso y el culo no te podía ni rozar por el meñique porque decías que era “contra-natura” fueron factores que me hacían sentir un asco de ser humano, porque dar el culo (si eres mujer) es una bendición. Pero tu pendeja, te empeñabas de que no, por ahí sale la mierda y más nada. Que se joda. Si es roto, se puede llenar. Pero cuando decidiste el no besarme, porque te daba cosa el besar mientras chichábamos… oh Dios… oh Dios… ¡Bésame no seas puta!  Un beso mató nuestra relación. Lo sabes. No pude soportar más el tener conmigo una muñeca de trapo por mujer. Hacerme la puñeta y venirme encima de una frisa al lado tuyo era más placentero que estar contigo. Te dejé pa la mierda. Lloraste, suplicaste, me pedías perdón, viajabas de tu pueblo a Bayamón a pedor cacao, pero bicho, es, contigo si que no.

Ahora me cuentan que jangueas con tus panas y te puteas. Te das 3 traguitos de güaynabicha de esas que ustedes se dan: perrier con alguna mierda y se quedan ajumás, y para qué, para ponerte a chonquear y hostigar hombres que janguean con sus novias. ¡Puta te van a dar! Ya me lo contaron todo y verguenza te debe de dar. Tienes suerte que no te partieron la madre porque el que te la hiba a partir es pana uña y carne de Merdócrata, el mismo que no le paras ya la tranca. Y por respeto a mí aún es que conservas tu inmundo, cochambroso y sucio rostro. No se si te negaron un favor. Quizás de esa manera tendrías un rostro más reluciente. Me lo dijeron todo y me lo negaste. “No que yo no intenté besar a nadie” no fue lo que escuche, sino que te refugiaste en un “no me acuerdo”, pendeja, eso tu ni te lo crees. Una amiga mía pasó un mal rato por tu culpa y casi le cuesta una relación. Deberían hacerte un Sho-Ryu-Ken al estilo Ken Masters y mandarte a la fukin Luna a ver si sales de mi vida para siempre.

Te confronté, lloraste, me mandaste mensajes de texto pidiendo perdón. Le suplicaste a mi amiga que no le dijera nada de ese contratiempo pero ya es tarde. Ya lo sabía todo. Bros Before Hoes tu lo sabes. Amigos primero que las putas y fuiste parte de la redada. Porque los panas se protegen de cabronas vividoras como tu. De vampiras de energía que lo que quieren es succionar el vivir de uno y tu, ni el bicho me succionaste bien.

Porque el corazón de un hombre se gana más que con símbolos de dólares, se gana con tener una buena hembra. Una hembra que te bellaquée todo el tiempo,que le demuestres interés, que te complazca en la cama, que te de disfrute, placer. Que dé el culo y gima y te mire a los ojos y te diga “Te Amo” mientras le partes el intestino y te le vienes adentro. ¡Apréndelo!

¿No que eras la más “guapa” de las mujeres? ¿Tienes miedo? ¿Estás cagá? ¿No quieres escuchar la realidad? ¡Se acabó! ¡No jodas más!

Puta, maricona, ¿Dónde estás metida coño!